Canales populares

Tractorazos contra la política K

El campo sigue sintiendo las consecuencias de la crisis económica y las heridas nunca saldadas de la fallida Resolución 125. Federación Agraria anunció tractorazos en todo el país contra la política agropecuaria oficial



Una de las situaciones típicas de la mal llamada década ganada, es sin dudas el conflicto interminable que viene manteniendo el gobierno con el campo. Las consecuencias de la errada política agropecuaria implementada por el kirchnerismo, han sido catastróficas para el sector más dinámico de la economía local.

Ante la situación de crisis que vive la Argentina, y el campo en particular, Federación Agraria ha decidido lanzar una serie de tractorazos que comenzarán el próximo martes en la localidad chaqueña de Villa Angela y que culminará en 10 días con una fuerte manifestación frente a las puertas de la Casa Rosada.

La pelea interminable que viene atravesando el gobierno con el sector rural desde la fallida Resolución 125, ha llevado a los productores rurales a no detener su lucha contra la política ejecutada por el kirchnerismo y que viene generando amplios rechazos al interior del campo.

En diálogo con Hoy, Jorge Solmi, Secretario de Coordinación de Federación Agraria, expresó que “va a haber varios tractorazos en todo el país mostrando el profundo disgusto que hay en el productor ante la falta de créditos y la errada política llevada adelante por el gobierno”.

El exdiputado bonaerense aseguró que “el gobierno no escucha a los productores desde hace tiempo, no los escuchó casi nunca. Acá se tienen que hacer cargo de esta situación o las protestas van a seguir en el tiempo y van a ser más fuertes”.

“Los productores con los que hablamos están muy enojados por el precio del gasoil que no para de subir con un aumento de más del 60% en el último año, con la terrible presión fiscal que estamos sufriendo y con la caída de los precios internacionales que hace que tengamos enormes pérdidas de la cual el gobierno no se hace cargo”, remarcó Solmi.

El gobierno se encuentra empecinado en no cambiar su política con respecto al productor rural, lo que lo lleva enfrentarse inútilmente con el sector que más ayudó para salir de la terrible crisis sufrida en el 2001 y que ha sido clave para poder sostener las políticas realizadas durante la última década.



Mientras tanto, el oficialismo parece no darse cuenta de la situación por la que pasa el campo por estos tiempos, y sigue sumergido en su ambición de llevar adelante una política que ha demostrado su total ineficacia y que ha llevado a que se produzcan graves retrocesos cosecha tras cosecha.

Si esta sordera gubernamental continúa y se extiende en el tiempo, y no ejecuta con inmediatez un cambio profundo en su política, las protestas se acentuarán y un escenario parecido al del 2008 con los productores en las rutas será el paisaje que volverá a reinar en el país.

Preocupación por aumento del Inmobiliario Rural

Las versiones sobre que la provincia de Buenos Aires estaría analizando un aumento en el Impuesto inmobiliario Rural, comienza a levantar críticas desde los sectores agropecuarios.

Desde Carbap (Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aries y La Pampa) se señaló a través de un comunicado que es inaceptable hablar de aumentar tributos a vastos sectores de la provincia que están padeciendo las consecuencias de una grave inundación.

La entidad rural entiende que los anuncios y promesas del gobierno provincial, como el realizado acerca de los 4400 km de rutas, donde ni siquiera todavía han sido iniciadas las obras, “son una falta de respeto al contribuyente bonaerense que con sus tributos viene sosteniendo la administración provincial”.

Estas críticas de Carbap dan cuenta del escepticismo que reina hoy día entre los productores rurales, que ven como a las inclemencias climáticas que está arruinando sus cosechas, se les suman proyectos oficiales que no hacen más que perjudicar su ya debilitada situación.

Duro enfrentamiento al interior de Federación Agraria

La situación al interior de Federación Agraria dista de estar tranquila. Las elecciones que enfrentarán al oficialismo de Eduardo Buzzi con la oposición encabezada por Pablo Orsolini, calienta las aguas en la entidad rural.

La Inspección General de Personas Jurídicas de Santa Fe detectó irregularidades en el padrón y frenó el 102º Congreso de la entidad que debía elegir nuevas autoridades. Esta situación disparó la crisis a su interior y las acusaciones entre los sectores no se hizo esperar.

Desde el oficialismo acusan al gobierno de entrometerse en las elecciones de la entidad “El kirchnerismo se mete en la competencia interna de la FAA dándole en una semana 15 millones de pesos a una de las dos agrupaciones en disputa. Buscan quebrar a las entidades del campo, como ya se hizo con la CGT o la CTA, nos quieren poner un Yasky”, subraya Jorge Solmi por el lado del buzzismo.

La oposición, de la mano del referente ruralista de Entre Ríos, Atilio De Angeli, niega estas acusaciones, y en diálogo con Hoy asegura que “nosotros no tenemos ninguna relación con el kirchnerismo. Lo que tiene Buzzi es que se ha hecho dueño del poder y ha estado desprolijo y flojo de papeles. Se nos ha querido callar a todas las filiales que estamos en contra de su mandato multándonos y dándonos de baja. Queremos acabar con el manejo autoritario que ha tenido Buzzi”, recalcó el productor entrerriano.

Una interna que amenaza con quebrar a Federación Agraria y que puede marcar un antes y un después en una de las entidades más representativas del productor rural y que ha tenido una actitud contraria a la política oficial durante la última década.

0No hay comentarios