Popular channels

Trata de Personas

Primero les dejo la noticia de Clarín de ayer (tiene varios errores la nota)

INGRESARON POR LA FUERZA AL LOCAL "NEW LIZA", DE FLORES
Activistas y tres diputados en un "allanamiento" a un prostíbulo
Denuncian que allí esclavizan a menores. Hicieron una marcha, entraron e insultaron al encargado.

Dos estatuas de leones recostados custodian la puerta de la ochava, con vidrios polarizados. Adentro, luces negras, butacas de micros haciendo las veces de sillones, una mesa de pool y paredes espejadas. Apenas un cartelito fileteado le da a "New Liza", en el cruce de las avenidas Directorio y San Pedrito, un toque decorativo personal: "Acá vive el que tiene las bolas bien puestas". Por lo demás, cumple con los estándares que permiten a cualquier adulto reconocer a una whiskería como un lugar donde "trabajan" chicas. Un prostíbulo.

El martes a la noche "New Liza" fue escenario de una suerte de allanamiento que le hicieron organizaciones que luchan contra la trata de blancas, rufianes y proxenetas. El encargado, Ricardo, se salvó del linchamiento cuando los manifestantes descubieron en la terraza unos precarios y tristes habitáculos, apenas centímetros más grandes que una cama de una plaza ."Hijo de puta, ¿por qué no hacés laburar a tu hija ahí?", estallaba una mujer. Ricardo, cara de nada, zafó.

"La acción tendrá por fin el rescate de mujeres y niñas, argentinas y extranjeras, que se encuentran privadas de su libertad en un prostíbulo", decía el llamado que firmaban el Programa Esclavitud Cero de la Fundación El Otro, la Red Alto el Tráfico y la Trata, y el Programa Red Anti-trata del Centro de Derechos Adolescentes.

Esta acción, que terminó en el copamiento de "New Liza", fue el corolario público de un trabajo que comenzó cuando un militante de la cooperativa La Alameda, Jorge, filmó con una cámara oculta el interior del lugar y obtuvo testimonios. Con el resultado de la filmación fueron a la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, que la elevó al fuero federal. Ayer la defensora Alicia Pierini decía a Clarín: "Se denuncia que tienen encerradas a mujeres, algunas de 15, 16 años, que hay una modalidad de trabajo, que hay chicas de origen paraguayo, que las personas que regentean el lugar viven de ese dinero y tienen varios. De las filmaciones se corrobora que esto sería así".

A eso de las 20.30, los manifestantes, unas 70 personas, llegaron a la esquina. Acompañaban María Fernanda Gil Lozano -autora de un proyecto de trata apoyado por las ONG-, Silvia Storni y Rubén Lanceta, diputados que ayer denunciaron lo ocurrido en la Cámara. Colgaron un cartel que decía "No al proyecto trucho de la Ley de Trata". Pero no se quedaron con eso. A las patadas ingresaron al lugar. El encargado, Ricardo, resistió poco. Algunos cantaban "Qué cagada / la ley de Vilma Ibarra / no mete en nadie en cana", mientras otros revolvían el lugar, en busca de pruebas. Aparecieron un condón y una lencería blanca. Debajo del mostrador, los bolsos con las ropas de las chicas. De ellas, que cobrarían entre 40 y 100 pesos por cliente, sólo el perfume.

Los gritos iban de Vilma Ibarra, impulsora de la criticada ley oficialista, a la Policía. "Llamá a la cana que te brinda protección", cantaban. Gustavo Vera, de La Alameda, improvisaba un discurso. "Acá trabajan mujeres, las traen engañadas, con la connivencia de la 38". Afuera, el subcomisario de la 38ª decía que él también había hecho una denuncia en la Fiscalía Correccional N«ø 2, ante los hechos que estaban sucediendo. Pero no tenía orden de allanar. Y aconsejaba, serio: "Una ilegalidad no se soluciona con otra ilegalidad"

Se sospechaba que adentro había chicas. Se temía que salieran por puertas laterales, una en cada avenida. A las 22.15 una de ellas salió y corrió una cuadra y media. La alcanzaron en Directorio 3047 con la lengua afuera y mucho miedo. "Tranquila, no es con vos la cosa. Queremos protegerte", le decía un muchacho. Cinthia Belbussi, abogada del Programa Esclavitud Cero de la Fundación El Otro, habló luego con ella. "Dijo que entró engañada, respondiendo a un trabajo como camarera. De la plata que pagaban, llegaba a ver un tercio, y no se lo daban en efectivo. Le ofrecimos los programas que tiene la Organización Internacional de Migraciones".

Cerca de la medianoche, el encargado abrió la puerta de la avenida San Pedrito que lleva a las construcciones que indignaron. Unos cubículos de 1,20 por 2 metros, con un inodoro, un lavabo y poco más. Una mujer, docente, bajó con los ojos llorosos. No lo podía creer. "Cagón, sorete, hijo de puta, decí cómo se llama el dueño", lo apuraba al encargado. Rodeado, soltó: "Rubén Esteban Elizalde, celular 155 455...". Los patrulleros de la 38ª ya no estaban. Las chicas, tampoco.

******




Ahora les dejo un comunicado de las ONGs que participaron del allanamiento que aclara un poco más la situación:

La editorial del 10/04/08 acusa a la Alameda, la Fundación El Otro, Programa Esclavitud Cero, la RATT ARGENTINA ( Red Nacional Alto al Tráfico y la Trata de Niños, Niñas y Adolescentes) y el Centro de Derechos Humanos del Comahue que escracharon un prostíbulo de flores de «violar la ley en su propio nombre». Señala que rompimos la puerta a patadas a fin de rescatar a las mujeres y niñas que estaban privadas de su libertad, que hicimos un «allanamiento de facto» y subraya que «la moral no vuelve legítima la transgresión a la ley». También señala que «nos amparamos en la cultura extendida del escrache». La historia, así contada, está sacada de contexto y tergiversada.

En primer lugar no rompimos la puerta del local y tampoco es cierto que se quería linchar al regente del lugar que en ningún momento fue físicamente agredido por lo que dicha afirmación es pura imaginación del Editor.

Los hechos cronológicos son: La Alameda recibió denuncias de vecinos. Un compañero nuestro con la excusa de un trabajo de portero estuvo dos días dentro del cabaret-prostíbulo registrando imágenes con cámara oculta. Se constató que había niñas , adolescentes y mujeres mayores que fueron traídas mediante engaños y violadas para forzarlas a ejercer la prostitución. También se comprobó, dicho por los propios encargados, que pagaban coimas a la policía. Los videos y testimonios fueron inmediatamente llevados a la Defensoría del Pueblo. La Dra. Alicia Pierini, ante las evidencias, radicó una denuncia penal en el Juzgado Federal de Canicoba Corral solicitando la urgencia de su intervención por la situación de las víctimas. Pero el juez se excusó de actuar amparado en el horario en que se presentó la denuncia y la envió a sorteo, recayendo días después en Bonadío. También se excusó la comisaría 38, que por el contrario, desapareció del lugar alegando una urgencia, permitiendo así que mientras no había policías en el lugar, las mujeres fueran trasladadas en automóviles y por los techos, como vieron decenas de vecinos la noche del escrache y denunciaron en la Cámara de Diputados de la Nación los legisladores presentes.

Es cierto que desesperados por tamaña impunidad ingresamos por motus propio al local con el objeto de liberar a las víctimas. Y lo hicimos conforme a derecho, luego de realizar todas las denuncias pertinentes y sin que ninguna fuerza pública actuará para rescatar a las víctimas. Claramente el artículo 34 del CP en su inciso 3 y 7 establecen que no será penado aquella acción basada en un estado de necesidad y un deber de humanidad que cause un mal para evitar un mal mayor a un tercero. Nadie acusará de violar un domicilio a alguien que rompe un vidrio ajeno y saque un matafuego para apagar un incendio donde no intervienen los bomberos. Ese mismo deber de humanidad para ayudar a un tercero es el único que justifica la violación de domicilio según el artículo 152 del CP . Por tanto, hicimos lo que teníamos que hacer y lo hicimos ante la absoluta inacción de la fuerza pública ya que temíamos por la integridad física de las mujeres explotadas en el local.

Necesario es aclarar también que el delito de trata no se reduce a la explotación sexual sino que también involucra otras formas modernas de esclavitud como la explotación laboral y la extracción de órganos y tejidos humanos y que no perseguimos redes de "prostitución" sino "redes de tratantes de seres humanos", "redes de "esclavitud".
+1
0
0
0No comments yet