Popular channels

Tres chicos argentinos en Sudafrica.

Con sus videos, tres chicos argentinos conmueven en una cumbre en Sudáfrica

“Somos parte de un equipo grande que trabaja en La Paloma, un grupo de jóvenes de La Matanza, y de Fiorito", contaron los tres, muy emocionados.

No aceptamos la imagen de delincuentes que los medios pintan de los chicos pobres y salimos a contar nuestras propias historias", le dijo Aníbal Obregón (18) a una platea emocionada de la Cumbre Mundial de los Medios para Niños y Adolescentes (SUMMIT), que sesiona desde el sábado en Sudáfrica.
Detrás suyo, en dos pantallas gigantes del Centro de Convenciones de Johannesburgo, iban pasando las imágenes de los cortos de su barrio y de “Negro y blanco", un documental electrizante hecho por Jonathan Castañeda (17), del barrio Los Pinos de La Matanza.
El compañero de Aníbal, Joaquín González (16), criado como él en la calles de Villa Fiorito de cuyo barro los dioses del fútbol crearon a Diego Maradona, se había quedado en la habitación por una lesión en la rodilla.
La tuvo en un partido que se jugó ayer a la mañana en Alexandra, una barriada pobre de “Joburg", como llaman los sudafricanos a esta ciudad vecina a Soweto, la patria chica de Nelson Mandela. Tatiana Merlo Flores, titular del Instituto de Investigación en Medios y representante argentina de SUMMIT, doblegó a duras penas su emoción para traducir al inglés la presentación de Aníbal y Jonathan.

“Somos parte de un equipo grande que trabaja en La Paloma, un grupo de jóvenes de La Matanza, y de Fiorito", contaron los tres, muy emocionados. No era para menos: los aplaudió el auditorio a pleno y la representante de la Unicef, Sara Crowe, propuso que sus trabajos circulen por el mundo y los invitó para la próxima reunión. Además, el canal sudafricano CBS anunció que incluirá los cortos en su programación.

Las imágenes que se vieron en la cumbre fueron además las de “Sacá, sacá", sobre la violencia policial y la discriminación que potencian los medios hacia ellos. Son producto de los talleres que lideran Sheila Pérez Giménez, de “Cine en Movimiento", y Gabriel Aquino, de “Desde abajo cine".

Los chicos aclararon que les tocó ser delegados, pero que detrás de ellos hay un grupo que los apoya.
“Por ejemplo, ‘Negro y Blanco’ lo filmamos en Los Pinos, mi barrio en La Matanza, junto a una amiga, Carola (18), mi novia Jacqueline Altamirano (16), Pablo Coria (19) y Catriel Velacagua (20). Mostramos lo bueno y lo malo, pero que también se puede salir", contó “Jona", que ahora volvió a la escuela y sueña con dirigir cine. Así le dicen en el barrio, aclaró, y recordó que el viaje a Sudáfrica lo vivió como un sueño.
No se olvida que en diciembre, cuando se estrenó su corto, en “La Paloma” hubo fiesta y su papá Miguel Angel llegó con toda la familia arriba de un carro cartonero tirado por Pocha, una yegua de pelo blanco que es parte del patrimonio de los Castañeda.

Gracias a SUMMIT, cuyo lema de esta cumbre es “Los medios como herramienta para la paz y la democracia", convivieron con más de mil chicos y especialistas de casi 90 países.

“La presentación de los chicos abrió un camino, porque la cumbre intenta que esto se haga en todo el mundo como un movimiento global, para lograr programas de calidad y que la tevé y los demás medios ayuden a la promoción humana", dijo Merlo Flores, titular de la cátedra de investigación en medios de la UBA.

Y el guante que tiraron los pibes de Fiorito y Matanza fue recogido enseguida por la productora italiana Antonella Della Nocera, quien propuso que Unicef realice documentales guionados y filmados por jóvenes de todo el mundo. “Es una buena idea y ya están invitados para la próxima cumbre", respondieron Crowe y Víctor Chinyama, también representante de Unicef. Della Nocera, cuyo proyecto se desarrolla en un barrio periférico de Nápoles les abrió además la puerta a los argentinos para realizar un proyecto común que vincule a esa ciudad con nuestro país.

Para Gabriel Aquino, de “Desde abajo cine", “el objetivo es demostrar que hay futuro y trabajamos con los chicos en programar, pensar, escuchar y escribir, para que tengan sentido de proyección hacia ese futuro". Y Aníbal Obregón, quien ya terminó el secundario y estudia cine, agregó: “Yo pensaba que los medios reflejan la realidad, pero nos cansamos de la forma en que nos reflejan y ahora trabajamos en nuestros mensajes". Sheila Pérez Giménez remarcó que “para ello ayuda el cine, que exige un trabajo en equipo".

Como al festival todavía le quedan dos días, a los argentinos se les recargó la agenda porque chicos que estaban en otros talleres les pidieron exhibiciones extras para hoy y mañana. En continuado, como en los viejos cines de barrio.

Patricio Downes JOHANNESBURGO


FUENTE: http://www.boletinargentino.com/index.php?p=1087
0
0
0
0No comments yet