Check the new version here

Popular channels

Triple A: Luis Rubeo presidente legislatura Santa Fe complic

EN LA JUSTICIA
Ratifican acusaciones contra Rubeo y su hijo
Las refrendó en la justicia el ex-represor condenado Eduardo “Tucu” Costanzo. Dijo que el ex senador nacional formó parte de la Triple A y ordenó la muerte del dirigente peronista Constantino Razzetti. Vinculó ademas a su hijo, el actual diputado K presidente de la legislatura santafesina, con un atentado ocurrido en 1986.



NOTICIA PARA TODOS LOS ELECTORALISTAS QUE SE PRESUMEN CANDIDATOS: PARA ACABAR CON EL NARCOTRAFICO Y LA CORRUPCION, HAY QUE ACABAR CON LA DEPENDENCIA Y EL LATIFUNDIO.
HAY QUE HACER UNA REVOLUCION..

POR QUE AL NO HABER DESTRUIDO EL SISTEMA REPRESIVO-JUDICIAL-ECONOMICO DE LA DICTADURA NO HAY PAZ POSIBLE, NI MUCHO MENOS JUSTICIA SOCIAL.

LO QUE HAY ES PURO VERSO Y CHOREO DESCARADO. GERENCIAR LA DEPENDENCIA NO ES NI NAK, NI POP.

LA NOTICIA:

Carlos Razzeti, hijo de Constantino, el histórico dirigente del peronismo de izquierda en la provincia que fuera asesinado por la Triple A en 1973, aportó un elemento de prueba más en la larga búsqueda de los asesinos de su padre y los cómplices. El viernes pasado logró que el Fiscal Federal Nº 1 de Rosario le tome una ampliación de indagatoria al ex represor Eduardo “Tucu” Costanzo, quien aparece en una entrevista en cinta de video grabada en 1993 en la que incrimina al ex senador nacional Luis Rubeo y a su hijo Luis Daniel (actual Diputado K en la provincia), y los acusa de haber cometidos hechos de violencia en democracia.

Razzeti busca sin descanso que la justicia federal santafesina castigue penalmente a quienes mataron a su padre en 1973 y, en ese derrotero, recibió amenazas, motes de “loquito” y escollos, pero también logró reunir elementos de prueba que comprometen a ex dirigentes del Sindicato de la Carne, quienes habrían conformado la Triple A en Santa Fe. Su búsqueda también permitió hacerse de elementos desconocidos que salpican a quienes forman parte de la vida política santafesina en el presente, por ejemplo, el diputado Luis Daniel Rubeo, que aspira a renovar su banca por un período más en la Cámara Baja de la Legislatura de la mano del Frente Santa Fe Para Todo, cuya cabeza de lista es María Eugenia Bielsa.

Qué muestra el video

En los primeros días de mayo de este año, Carlos Razzeti presentó un video y un escrito de tres páginas en la Justicia rosarina. En la cinta puede verse al represor Eduardo Costanzo. Es la única figura que se identifica. Un hombre, presumiblemente joven, pregunta con un micrófono de mano, pero no entra en el plano de la cámara, está de incógnito. Alguien marca el comienzo de la nota y el Tucu dice: “declaro por voluntad propia” contra el –entonces- Senador de la Nación Luis Rubeo, porque estaba cansado de los aprietes que el ex hombre del peronismo provincial le propinaba. El entrevistado dijo que “fue ñoqui de Rubeo en el Senado y que luego lo fue su mujer". Señaló que “lo conocía a Rubeo desde los años setenta, porque nos presentó un coronel retirado y además yo trabajaba en el Servicio de Informaciones del Ejército y lo tuve a Rubeo como confidente”. El represor contó que, a mediados de los años ochenta, el ex senador nacional lo fue a ver a su casa porque necesitaba algunos votos para ser ungido senador mediante elección de la Asamblea Legislativa –entonces los elegía la Legislatura- pero me contó “que varios dirigentes le pidieron 50 mil dólares para votarlo y que luego bajaron las pretensiones a la mitad. Pero luego me dijo que había que ponerle una bomba al diputado Carlos Perreta, a quien no conocía. Como le dije que no tenía una bomba, su hijo Luis fue hasta el auto y trajo una, que tenía una mecha con una duración de tres minutos. La bomba se colocó, detonó y el sábado siguiente en la Asamblea Legislativa Rubeo fue elegido senador”.
Costanzo agrega que “los aprietes” de Rubeo eran porque le pedía hacer trabajaos non sanctos. Como por ejemplo “una vez me dio una ametralladora y me pidió que atentara contra (Horacio) Usandizaga en el cierre de campaña (a gobernador) en el Teatro El Círculo de Rosario, en 1991”. En la grabación en video se observa como “El Tucu” se tuerce sobre su silla, baja la parte alta de su cuerpo y al levantarse trae consigo y exhibe una ametralladora.

Cómo, dónde, cuándo

Costanzo llegó a la Fiscalía Federal el viernes pasado a las 10 horas. La parte querellante, representada por Carlos Razzeti y su abogado, había presentado un pliego de preguntas para el condenado por delitos de lesa humanidad que fue respetado en gran parte por el Ministerio Público. “Quiero aclarar que el video que se me exhibe yo no se lo entregué al señor Carlos Razzeti, yo lo ví en un programa de (el periodista) Carlos del Frade en Televisión Regional”, dijo Costanzo que además solicitó al Fiscal que le conceda la posibilidad de preguntarle a Razzetti cómo lo obtuvo y el querellante señaló que “se lo enviaron a su domicilio hace dos años y en forma anónima”. El represor condenado aclaró que “todo lo que dice el video es verdad y fue confeccionado en la oficina que tenía el periodista Armando Cabrera, ubicada en Rosario, en la bajada Sargento Cabral, frente al Bar Magestic”.

Cuando el fiscal le formuló la quinta pregunta del pliego elaborado por la parte querellante, y que hace mención a la visita que hicieron los Rubeo en su casa a mediados de los años ochenta, Costanzo fue categórico: “ellos me trajeron a mi casa un explosivo de trotyl para atentar contra la vida del entonces Vicepresidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe, Carlos Perreta. Vinieron a verme esa vez Luis Rubeo padre y su hijo, también llamado Luis y Orlando Vignatti, actual dueño del diario La Capital”, señaló.

La misma historia, frente al Fiscal

El 4 de dieimbre de 2009 el Fiscal Federal Marcelo Degiovanni había indagado a Costanzo en el marco de la causa por el asesinato a tiros del dirigente peronista Constantino Razzetti.

-Me puede decir todo lo que sabe del crimen de Constantino Razzetti, ocurrio el 14 de octubre de 1973, propuso el Fiscal

-Yo me remito a lo que declaré en la Causa Pascual Guerrieri y otros, que tramita el Tribunal Oral N º 1 de esta ciudad. En esa oportunidad denuncié la desaparición de un cadáver y lo relaté de esta forma: yo tengo dos nietos mellizos que fueron bautizados y fueron sus padrinos el senador Luis Rubeo y su esposa de entonces Marta Martino. La fiesta la hice en el Club Provincial a la que asistieron unas 90 parejas, sin hijos. En altas horas de la noche, Rubeo se retira del lugar con su mujer y yo lo acompaño con unas de mis hijas. Nos cruza un grupo de 4 o 5 personas y una de ellos dice “asesino hijo de puta me la vas a pagar”. Yo creía que me lo decía a mí. Le pregunto a Rubeo ¿Y éste quien es?, me dice: - este es el hijo de Razzeti, un zurdito que yo hice bajar. Tiempo después, en el Senado, le pregunté a Rubeo porqué hizo bajar a ese zurdito y lo único que me dijo fue “son órdenes de arriba”.

- ¿Rubeo en alguna oportunidad le propuso amedrentar al diputado Perreta?

-A mí me fue a ver el entonces diputado nacional Rubeo tres días antes que sesione la Asamblea Legislativa. Vino él con su hijo Luis y con Orlando Vignatti y me llevaron un pan de trotyl con su correspondiente mecha y detonante y me pidieron que la colocara en la casa del diputado y Vicepresidente de la Cámara de Diputados Carlos Perreta. Ello fue así porque un grupo de cinco diputados, encabezados por Perreta, le pedían –segín sus dichos- a Luis Rubeo padre plata para votarlo en la Asamblea. Lo hice para evitar víctimas, solo para amedrentar. Eso fue en 1986. Finalmente la Asamblea voto el pliego de Rubeo como senador.

Testigo clave, testigo en peligro

Costanzo le contó por primera vez a un juez sobre el incidente de la bomba 20 años después del violento hecho. En 2006, y en el marco de la “Causa Guerrieri”, que condeno a un grupo de represores pesados que operaron en Rosario, el “Tucu” relató en una ampliación de indagatoria que se arrepentía de haber puesto una bomba en la casa del ex diputado Perreta. Allí el hecho por vez primera quedó plasmado en un expediente judicial.

Costanzo fue condenado el año pasado por la justicia federal rosarina a la pena de reclusión perpetua por haber cometido delitos de lesa humanidad en la dictadura. Sin embargo, jueces, fiscales, querellantes y hasta los propios organismo de Derechos Humanos reconocen que varios de sus aportes, como testigo o como imputado, fueron vitales para esclarecer hechos de la época. Por ejemplo, contó como trasladaron a la militante peronista Raquel Negro en forma clandestina hasta la maternidad del Hospital Militar de Paraná y quiénes fueron los que la trasladaron. También hace cinco años declaró que “ sabía que a un grupo de militantes los mataron en cercanía a Rosario y los enterraron en fosas clandestinas en un campo “del Coronel (Juan Orlando) Rolón –ya fallecido- cercano a Laguna Paiva”. No estaba muy errado: en 2009 se halló una fosa común en un predio del Ejército en San Pedro, una localidad cercana a la que Costanzo había mencionado.

Cuando el TOF Nº 1 de Rosario juzgó al “Tucu” era sobresaliente ver en la galería de acusados a todos juntos, separados de Costanzo. Para la patota del Ejército que se amparó en la impunidad del Proceso, el ex PCI es un traidor, un quebrado. Muchos de sus viejos camaradas lo odian tan profundamente como a las víctimas que mataron en la Quinta de Funes, en la casa de campo “La Intermedia” y en los operativos de calle en los años de plomo. Hace treinta años espiaba para el Ejército, como “buchón civil”, y ahora sus ex compañeros lo aborrecen por devolver en su contra la delación. El mismo “Tucu” alertó apenas quedó preso: “si me mandan a una cárcel común me matan”.

Bueno los K que braman por justicia, bueno, estamos esperando todabia que los golpistas del 76 civiles empresarios sindicalistas y terroristas de todo pelaje, vayan presos.

No hay justicia sin memoria.
que anden bien
Danuschi.
0
0
0
0
0No comments yet