“Tuve curiosidad de formar un trío muy especial”



Jees Fleitas es la Chica Crónica de la jornada. Modelo hace dos años, también juega al fútbol. "Quiero estar con un hombre y otra mujer. Ella tendría que ser de mi más absoluta confianza; y él, desaparecer después de esa noche", nos contó.

Edad: 20.
Estatura: 1,58.
Medidas: 92-68-90.
Signo: Acuario.

Lleva casi dos años transitando por el mundo del modelaje, pero está hace apenas cinco meses en Agen City, la agencia creada por Guido Álvarez y Federico Loreto.

-¿Cómo fueron tus primeros pasos?
-Arranqué presentándome a un casting para una elección de la reina de la primavera. Ahí quedé seleccionada como imagen de una peluquería y, en desfiles y presencias, conocí a gente que empezó a convocarme para otros eventos.

-¿En qué cambió ahora tu trabajo?
-Las 15 chicas que nos manejábamos por nuestra cuenta ahora estamos en Agen City y eso nos da la tranquilidad de tener a alguien que se ocupe de todo lo que rodea al desfile o al evento. Por ejemplo, ahora somos la cara visible de SLV Fashion, exhibiendo la ropa y los accesorios de la diseñadora Sandra Vitale.

-¿Adónde querrías llegar?
-A ser una modelo reconocida. De chica tomé clases de danzas, también me encantaría ser bailarina. Y no descarto la actuación: me acaban de proponer hacer una obra para chicos; la idea me fascinó.

-¿Un hobbie?
-Jugar al fútbol. Un día, en el Club Inmigrantes, de Lanús, donde hace baby fútbol mi hermanito menor, decidimos armar un equipo femenino. Nos juntamos madres, hermanas, primas y tías de los chicos, de distintas edades, y ahora competimos en torneos.

-¿Algo que te haga feliz?
-Ver a mi familia unida.

-¿Algo que te ponga triste?
-Me angustia ver a un anciano durmiendo en la calle.

-¿Novio?
-Aún no llegó mi "Príncipe Azul". Pero me gusta el hombre morocho, alto, con linda sonrisa, que me acepte tal cual soy.

-¿Una fantasía?
-Siempre tuve curiosidad de formar un trío muy especial: estar con un hombre y otra mujer. Ella tendría que ser de mi más absoluta confianza; y él, desaparecer después de esa noche de amor.