"Tuvimos sexo dos veces"

Según el acusado de abusar de Magaly, tuvieron sexo dos veces

La defensa del detenido por ahora no pedirá la excarcelación Ayer pudo hablar con su abogada y aseguró que la nena “miente”. Además reveló que él la engañó con su edad.



-¿Cuántos años tenés, Magaly?

-17.

-Yo también. ¿Me dejás que te bese?

La chica bajó la cabeza. Volvió a levantar la mirada, la bajó otra vez.

-Dale, ¿me dejás que te bese? –insistió David.

-No, no...

-Dale.

“Que sí, que no, que qué se yo”, habrían sido las palabras que siguieron aquella noche del martes 22 de julio en la casa de La Cava, según la abogada de José David Benítez. Después hubo sexo. Pero en verdad él tiene 24 años, y lo acusan de abusar de una nena de 12.

“No entiendo por qué miente. Así como mintió con la edad también miente sobre lo que ocurrió entre nosotros. Tuvimos sexo primero antes de cenar, sobre un colchón, y después durante la noche, en el baño, pero ahí paramos porque era incómodo”, le relató ayer el acusado a su abogada, quien aseguró que por ahora no pedirá la excarcelación de su defendido porque su situación “es complicada”.

La estrategia de la defensa, por estas horas, no es lograr una libertad inmediata, sino acumular la mayor cantidad de detalles útiles para un eventual juicio. El objetivo es, por un lado, demostrar que Benítez actuó sin conocer la verdadera edad de Magaly; por el otro, poner en evidencia supuestas contradicciones del relato de la nena en la Cámara Gesell.

“Me levanté para ir al baño a mitad de la noche y él me agarró de atrás”, declaró Magaly el lunes pasado ante una psicóloga. Allí también aseguró que le había dicho a Benítez que no quería tener sexo porque estaba cansada. Y que le había avisado que tenía 12 años.

¿Sabía el acusado que al tener sexo con una menor estaba cometiendo un delito? En este punto las respuestas difieren entre la defensa y la acusación. “El no era consciente. Tiene sexto grado y vive en La Cava. Para ellos es normal tener una sexualidad precoz. De hecho, una hermana suya tiene 15 años y ya es mamá, es decir que quedó embarazada a los 13”, argumentó González. Desde la Fiscalía, en cambio, aseguran que “el acusado sabía muy bien lo que estaba haciendo, es un joven bien despierto”. Por eso, y por el resto de los elementos que reunió hasta ahora, el fiscal Marcelo Fuenzalida pediría en los próximos días la prisión preventiva de Benítez y su procesamiento por “abuso sexual con acceso carnal”, delito que prevé entre 6 y 15 años de prisión.

La familia del acusado está quebrada y lo demostró ayer al visitar por primera vez al joven en la DDI de San Isidro, donde está preso hace más de una semana (ver aparte). Además, organizaron una marcha para hoy a las 10 en San Isidro.

Otra pista que se sigue investigando es la posibilidad de que haya existido una “entregadora”. Aquí, otra vez, la defensa y la acusación dan versiones diferentes. El relato sí coincide desde que Magaly desaparece de su casa y llega a La Cava (la encontrarían 17 horas después en una parada de colectivo). Pero el rol que habría jugado una prima de Benítez difiere según quien lo cuente: el que la complica dice que el acusado le habría pedido que le entretuviera a la chica porque le había gustado, y que él enseguida volvía. El que la eximiría de responsabilidad apunta a que Benítez sólo la consultó sobre si le parecía que había “onda” con Magaly, para luego pedirle que le hiciera “gancho” y le preguntara a la adolescente si él le gustaba.

Como sea, para el fiscal ahora sólo cuenta que la víctima es menor y que, además, de aquel encuentro sexual le quedaron dos desgarramientos en la zona genital, lo que se interpretaría como un signo de violencia y posible forzamiento. Según su abogada, Benítez ya asumió la situación. Y hasta cree que, hoy por hoy, “está más protegido adentro de la cárcel que afuera”.