Check the new version here

Popular channels

Umbral de pobreza para una familia tipo se elevó a $5.262

Subió 1,4%, muy por debajo del 2,3% del índice de precios al consumidor de la Ciudad. El límite de indigencia se elevó 0,4%, a 2.881 pesos por la baja de precios de las frutas y verduras. En un año acumulan sendas alzas de 44,7 y 46,5 por ciento, respectivamente



La Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas estimó que en el último mes el costo de la Canasta Básica Alimentaria de la Ciudad de Buenos Aires por adulto equivalente, el cual determina la línea de indigencia‐ alcanzó a $932 en tanto que el de la Canasta Básica Total –que determina la línea de pobreza‐ ascendió a 1.703 pesos, acusando sendas alzas de 0,4 y 1,7%, respectivamente en comparación con julio.

"Si se considera una familia tipo de cuatro miembros, dos adultos y dos menores con escolaridad primaria, en agosto la CBA se valuó en $2.882 y el de la CBT en $5.262. Niveles de ingreso inferiores a estos montos convierten a ese hogar en 'indigente' o 'pobre'", en cada caso.

Respecto a agosto del año pasado, una familia tipo requirió reunir recursos monetarios adicionales en $1.668 adicionales para poder comprar la misma canasta de pobreza y 891 pesos la de indigencia, mucho más que el aumento de apenas 300 pesos del salario mínimo vital y móvil, aunque menos que el incremento medio del salario de la economía que se elevó en unos 2.340 pesos en esos doce meses.

Según FIEL el aumento de la canasta de indigencia fue menor que la inflación de alimentos y bebidas en la Ciudad que se calculó en 1,7%, como consecuencia a la gravitación en esa cesta de las frutas y verduras, las cuales se caracterizaron en agosto por experimentar una notable baja de precios.

"Dados los cambios de precios relativos, la canasta de pobreza tuvo un crecimiento de sólo 1,4% en el mes, por debajo del 2,3% observado en el índice de precios para la Ciudad de Buenos Aires", indican los técnicos de la Fundación.
Fuerte pérdida de ingresos respecto de la inflación

De todas formas, en el análisis retrospectivo de doce meses FIEL detectó "un aumento en un año de ambas canastas mayor que la inflación general. Mientras la canasta de indigencia creció 44,7% frente a agosto de 2013 y la canasta de pobreza 46,4%, mientras que en ese período la inflación fue del 42,1 por ciento".

En ese período, el salario medio de la economía que alcanzó a 9.837 pesos exhibió una suba nominal de 33,9%, mientras que el salario mínimo vital y móvil de 3.600 pesos fue ajustado en 9,1%, y desde septiembre, con 4.400 pesos, se equipara con 33,3% de mejora. En ambos casos, marcan un apreciable rezago respecto del encarecimiento del costo de vida.

De ahí el receso que muestran los indicadores de consumo, más de bienes durables que de los no durables, junto a la pérdida de capacidad de ahorro de la mayoría de las familias. Pero los más afectados son los hogares indigentes y pobres que se consolidan en niveles de dos dígitos porcentuales altos.
0
0
0
0No comments yet