Un argentino busca volver a Sierra Leona para luchar contra




Musica para ambientar ♫♪ 
(Katy Perry -Dark Horse)




a epidemia que azota a Africa OccidentalSalió de allí en agosto. Ahora intenta introducir la soja para atenuar una crisis alimentaria.


TAGSEdición Impresa
17opiná75shares 15 60
Alejandra Pataro
Él lo llama “una pequeña buena noticia en medio de la crisis” del ébola. El argentino Emiliano Mroue, que en agosto tuvo que abandonar de manera dramática sus cultivos de arroz en Sierra Leona por la devastadora epidemia que azota a ese país africano, hoy quiere volver. Busca “el mejor momento posible”. Y lleva bajo el brazo una propuesta para mitigar lo que parece inevitable: una crisis alimentaria que se cierne pesadamente sobre 4 millones de personas.
Durante el World Food Prize, que se desarrolla en Des Moines, Iowa, Emiliano fue seleccionado el jueves por la Tony Blair Foundation, Howard Buffet Foundation y WFP por una propuesta innovadora basada en un concepto de Negocio Inclusivo, para disminuir pobreza, hambre y conflictos sociales en Sierra Leona. Son 150.000 dólares que Mroue busca invertir en la introducción del cultivo de soja “para incrementar el consumo de proteínas” en un país con uno de los consumos más bajos del planeta, explica a Clarín.
Cuando en agosto Emiliano –CEO de The West African Rice Company, junto con su socio, Patricio Imerito– quiso emprender unas vacaciones tomando en Freetown un vuelo de British Airways con destino final Buenos Aires, la epidemia de ébola se le cruzó en el camino. El personal de a bordo se negó a bajar a tierra por temor al contagio y el avión se fue vacío. El argentino se quedó con el pasaje en la mano buscando alguna aerolínea que lo sacara de allí antes de que todas decidieran dejar de volar a Sierra Leona, uno de los tres países más afectados por el mortal virus en Africa Occidental.
“Finalmente pudimos salir a mediados de agosto. Se hizo complicada la salida, porque las aerolíneas comenzaron a cancelar sus vuelos. Se generó una estampida para tratar de salir del país. Al final conseguimos pasajes en una de las aerolíneas que no suspendieron sus vuelos. Yo pasé por Europa y EE.UU. y volví a Argentina. Y desde entonces estamos trabajando para ver cómo podemos contribuir con Sierra Leona”, cuenta.
La manera es introduciendo soja, “aplicar un sistema de rotación con los cultivos de arroz y fomentar el consumo de proteínas”, dice Emiliano, que busca la mejor manera de llevarlo adelante. Pero admite que “la situación con el ébola en el país es cada vez más complicada”.
Conocedor de esas tierras, luego de vivir allí tres años, pinta un cuadro desolador: “El sistema de salud ha colapsado. Está enfocado en mitigar y tratar a pacientes de ébola y esto significa que hay mayor mortalidad infantil porque los niños con malaria no acuden al hospital por miedo a contraer ébola. Las madres que tienen que dar a luz no lo hacen en los centros médicos sino en sus casas, incrementado la mortalidad en los nacimientos”.
Sigue: “También colapsó el sistema logístico, que está enfocado en movilizar todos los recursos humanitarios en detrimento de la cadena de suministros de los pequeños productores. Tememos que se genere una crisis alimentaria que afecte a 3 ó 4 millones de personas que hoy son cosechadores de subsistencia, que si no cosechan no comen, y que van a tener un gran riesgo de desnutrición”.
Es cierto que existe el programa mundial de alimentos de la ONU y de otras organizaciones en Sierra Leona. Pero “una a cosa es movilizar recursos para alimentar a algunos miles de personas y otra, a casi toda la población”, explica en un esfuerzo por “generar atención” sobre la pesadilla que se asoma.