Un bebé sufrió la amputación de cuatro dedos por mala praxis


La provincia de San Juan se convirtió en escenario de un caso horroroso: la falta de precaución médica provocó que un bebé sufriera la amputación de cuatro falanges de los dedos de una mano.
Liam Valentino nació en la Clínica Mayor y su familia decidió realizar una denuncia policial contra el nosocomio porque está totalmente asegura de que allí el niño fue víctima de mala praxis.
Los abuelos del menor se presentaron en la Comisaría 2° y denunciaron que todo comenzó cuando el bebé nació: en sus primeras horas de vida, el pequeño fue trasladado a una incubadora; allí sufrió una quemadura y lo que en principio parecía algo menor, finalmente desembocó en una mutilación forzada.
"El pediatra me dijo que tenía una ampollita en el dedo índice, que a lo mejor se había quemado con alguna parte de la incubadora y que le iban a hacer unas curaciones", contó Mónica, abuela de Liam Valentino, que se presentó ante las autoridades en representación de su hija, que es menor de edad.
"A los dos días pedí que me dejaran verle la manito y tenía todos los dedos quemados. El miércoles 25 el doctor nos dijo que le iban a sacar el tejido lesionado, que con los antibióticos en 20 días iba a estar muy bien", apuntó en declaraciones que reproduce Diario de Cuyo. Sin embargo, el cuadro clínico no mejoró y un médico le informó que el bebé debía ser sometido a una cirugía.
"Del dedo índice le amputaron una falange, del mayor le cortaron casi todas y del índice y el pulgar le faltan las puntas de los dedos. Del anular le sacaron la piel y la carne y nos dijeron que le van a tener que hacer injertos', contó Daniel, abuelo del pequeño. La clínica aún no se expresó.