Check the new version here

Popular channels

Un escándalo salpica al antivirus más descargado

Descubren que Avast espiaba la navegación de sus usuarios para vender publicidad





Avast ha sido tradicionalmente uno de los antivirus más populares entre los que más saben de informática. Que sea gratuito, que consuma pocos recursos del sistema y que se actualice continuamente son tres características que han seducido a millones de personas. Pero tener a los clientes más exigentes supone que estos te pueden pillar en cualquier renuncio gracias a su sabiduría. Y esto justo es lo que le ha pasado la semana pasada.

Un artículo publicado en How to Geek acusaba a la compañía de espiar a sus usuarios mediante adware, un tipo de programa que en teoría el antivirus debería estar combatiendo. En concreto, Avast habría estado recopilando información sobre las páginas que visitaban los usuarios que tenían instalada su extensión en el navegador Chrome para alimentar un sistema de ofertas publicitarias contextuales.




Por ejemplo, si estamos buscando información sobre el videojuego Fifa 15, en la barra de Avast de nuestro navegador aparecerán ofertas de tiendas online con los mejores precios. Pero el problema no solo está en recibir ofertas en un antivirus, sino en la forma en la que Avast recopilaba la información.

Avast recopila el historial de navegación




El programa enviaba la dirección de cada página que se visitaba en el navegador a los servidores de Avast, junto con un identificador único que representaba cada petición e identificaba al usuario. Es decir, la compañía sabía todo el historial de navegación de sus clientes una vulneración grave de su privacidad.

El problema no estaba en el antivirus sino en el complemento SafePrice, que venía unido a él. Precisamente ese programa se dedica a eso, a evaluar los precios de diferentes productos para hacernos saber en qué tienda están más baratos.

Avast se ha defendido asegurando que no hay otra manera de saber los mejores precios que enviando información sobre la navegación de cada usuario a sus servidores. “No esperaréis que sepamos automáticamente los precios de todos los productos de Internet, ¿verdad?” defiende un portavoz de la compañía en los foros de ayuda de Avast. Es decir, que SafePrice recopila todas las ofertas gracias a los datos que aportan la navegación de sus usuarios: si uno visita Amazon, lo manda; si otro visita eBay, hace lo mismo. Todo para que un tercero lo reciba en su navegador.

El mismo trabajador asume que ‘colocar’ SafePrice justo con el antivirus no es la mejor opción, así que han separado los dos productos en la página de extensiones de Chrome: ahora, quien quiera tener solo Avast lo podrá descargar de forma individual; y quien quiera tener SafePrice, lo podrá tener por otro lado. Pero parece que el daño ya está hecho: parece que el lobo ha estado protegiendo el corral.





0
0
0
0No comments yet