Check the new version here

Popular channels

Un homosexual apareció muerto en su casa



Un pre­sun­to ho­mo­se­xual ase­si­nó bru­tal­men­te a gol­pes a su pa­re­ja sen­ti­men­tal, lue­go que lo sor­pren­dió en el in­te­rior de su do­mi­ci­lio con otro hom­bre, tam­bién de ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes.

Con­su­ma­do el ase­si­na­to, el pre­sun­to ho­mo­se­xual se dio a la fu­ga; sin em­bar­go, co­mo es­tá ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­do, ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial con­fia­ron en que de un mo­men­to a otro se­rá de­te­ni­do.

Los he­chos que cos­ta­ron la vi­da de quien fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Ale­jan­dro Ca­de­na Sal­ci­do, de 45 años de edad, se re­gis­tra­ron al fi­lo de la 1:00 ho­ras de hoy vier­nes, en el in­te­rior del do­mi­ci­lio, ubi­ca­do en Ron man­za­na 4 lo­te 14, Frac­cio­na­mien­to Rin­co­na­da de San Fe­li­pe, en es­te mu­ni­ci­pio.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que de acuer­do con las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes que se rea­li­za­ron y por los tes­ti­mo­nios que die­ron al­gu­nos de los ve­ci­nos, el aho­ra oc­ci­so, al pa­re­cer era ho­mo­se­xual y es­ta ma­dru­ga­da cuan­do su su­pues­ta pa­re­ja sen­ti­men­tal lle­gó a la ca­sa, pre­sun­ta­men­te lo en­con­tró en com­pa­ñía de otro hom­bre, tam­bién de ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes.

Ello, di­jo la po­li­cía, se­gún ver­sio­nes de los mis­mos ve­ci­nos, pro­vo­có que el pre­sun­to ho­mo­se­xual se en­fu­re­cie­ra y co­men­zó dis­cu­tir aca­lo­ra­da­men­te con su su­pues­ta pa­re­ja sen­ti­men­tal, a quien pos­te­rior­men­te ce­ga­do por los ce­los gol­peó sal­va­je­men­te.

De­bi­do a que del in­te­rior de la ca­sa se es­cu­cha­ban gri­tos y el aho­ra oc­ci­so pe­día de­ses­pe­ra­da­men­te ayu­da, di­je­ron los ve­ci­nos, de in­me­dia­to pi­die­ron la in­ter­ven­ción de la po­li­cía, pe­ro cuan­do los uni­for­ma­dos lle­ga­ron al in­mue­ble, el ce­lo­so ho­mo­se­xual ya se ha­bía da­do a la fu­ga y su pa­re­ja sen­ti­men­tal es­ta­ba ti­ra­da en el pi­so, sin sen­ti­do.

An­te tal si­tua­ción, los ele­men­tos po­li­cia­cos so­li­ci­ta­ron la in­ter­ven­ción de una am­bu­lan­cia de la Cruz Ro­ja; sin em­bar­go, cuan­do los pa­ra­mé­di­cos de la be­ne­mé­ri­ta ins­ti­tu­ción lle­ga­ron ya era de­ma­sia­do tar­de, pues quien fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Ale­jan­dro Ca­de­na, ya ha­bía muer­to a con­se­cuen­cia de los bru­ta­les gol­pes que re­ci­bió en va­rias par­tes de su cuer­po, prin­ci­pal­men­te en la ca­be­za.

Por tal mo­ti­vo, se pi­dió la in­ter­ven­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co, quien una vez que arri­bó al in­mue­ble y tras de que prac­ti­có las di­li­gen­cias mi­nis­te­ria­les y or­de­nó el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver dio ini­cio a la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción co­rres­pon­dien­te por el de­li­to de ho­mi­ci­dio.

Po­li­cías mi­nis­te­ria­les in­for­ma­ron que ya ini­cia­ron las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes, a fin de ubi­car y de­te­ner al pre­sun­to ho­mi­ci­da, lo cual, co­mo ya se di­jo, con­fia­ron su­ce­da de un mo­men­to a otro, pues lo tie­nen ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­do.
0No comments yet