Check the new version here

Popular channels

Un país con investigación y desarrollo. Diferencias



abcenlinea.com.ar




Un país con investigación y desarrollo vs. Un país en retracción y dependiente

Con el propósito de dar un primer paso en la coordinación de las diferentes iniciativas de tecnología y ciencia impulsadas mediante los planes estratégicos ministeriales, representantes de las carteras nacionales de Ciencia, Industria, Agricultura, Salud y Planificación expusieron sobre sus planes estratégicos y dificultades para ponerlos en práctica en un encuentro convocado por el Programa de Estudios sobre el Pensamiento Latinoamericano en Ciencia, Tecnología y Desarrollo (PLACTED) del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación (MINCyT).

El economista del Programa de Desarrollo de Naciones Unidas (UNDP), Rubén Mercado, abrió el encuentro presentando diferentes herramientas de planificación y una breve historia sobre cómo se hicieron los planes estratégicos a lo largo del siglo XX. Con este marco que le dio una entusiasta impronta a la reunión de trabajo para la búsqueda de articulaciones de planes estratégicos con miras a una mejor complementación, cada ministerio expuso luego sus experiencias, dificultades y expectativas.
Hasta el 2003 los científicos tenían una agenda propia en base a la necesidad de conseguir financiamiento de organismos internacionales, lo que era una salida lógica de supervivencia de los investigadores frente a un Estado ausente.

Por parte del Plan Argentina Innovadora 2020, Ladenheim remarcó los éxitos alcanzados en la última década con el aumento del financiamiento al sistema nacional de ciencia y tecnología y destacó que hasta el 2003 los científicos tenían una agenda propia en base a la necesidad de conseguir financiamiento de organismos internacionales, lo que era una salida lógica de supervivencia de los investigadores frente a un Estado ausente. Desde ese año, guiado por el Plan Argentina Innovadora 2020, el Estado es el encargado de orientar las investigaciones. A partir de ello, un siguiente paso es que los diversos sectores de la industria puedan integrar tecnologías a sus procesos productivos y que se puedan coordinar los planes estratégicos de todos los ministerios.

Con el mismo espíritu de articulación y coordinación para el hallazgo de soluciones que mejoren el desarrollo social y productivo, representantes del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca resaltaron las dificultades que tuvieron para delinear su plan debido a la heterogeneidad de actores con que se encuentran en su campo y a los desafíos que implica poner en práctica el mismo debido a la importancia que tienen los actores privados en el área, algunos con culturas muy diferentes.

Otro análisis que contribuyó a esta reflexión colectiva fue la del director de Monitoreo y Supervisión del Ministerio de Salud de la Nación, Pedro Kremer, quien presentó el plan estratégico del organismo. Dado que las políticas de salud son potestad de las provincias, la cartera suele dar recomendaciones generales. Sin embargo, dado que los establecimientos nacionales son autónomos, fue necesario trabajar articuladamente con sus autoridades para poner en primer plano la importancia del plan estratégico. Con la ausencia de un planeamiento central, los establecimientos nacionales funcionaban igual que cualquier hospital provincial y atendían población local sin la especialización que un plan federal podría brindarles.

Por parte del Ministerio de Industria de la Nación, Enrique Hurtado y Nicolás Stern remarcaron la importancia de la estandarización de piezas y de alcanzar una mayor asociación entre empresas a fin de mejorar la rentabilidad y la competencia con actores externos.

Como representantes del plan del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Hernán Seiguer y Luna Miguens manifestaron que el Plan Estratégico Territorial de su ministerio incluye los conflictos de intereses respecto al territorio y la importancia de la interrelación entre los ámbitos rural y urbano.

Las experiencias previas de intercambio entre ministerios, por ejemplo entre el de Agricultura y el MINCyT para el análisis de los cuellos de botella en la cadena de valor de los lácteos que resultó en la financiación de proyectos de investigación que derivaron en consorcios público-privados para la mejora productiva, fueron parte del cierre del encuentro.

Las reflexiones finales también resaltaron que los planes expuestos presentan diferentes perspectivas con respecto a la capacidad de financiar directamente proyectos de cada ministerio y en cuanto a la relación que mantienen con el territorio sobre el cual se aplican.

Los representantes del proyecto de país en retracción y dependiente

Está claro que para el desarrollo social y productivo de un país son necesarias políticas de estado de inversión y planeamiento que lo garanticen. La articulación entre la investigación científica planificada desde el MINCyT y el resto de los ministerios es una de las claves para ese desarrollo y es uno de los pilares del modelo de país impulsado desde el 2003 por el kirchnerismo con resultados que vienen demostrando los beneficios sociales de ese camino. Un histórico ejemplo es el ARSAT-1, satélite geoestacionario diseñado y fabricado en Argentina, ya enviado desde Bariloche a la Guayana francesa para ser lanzado al espacio en el corriente mes que brindará servicios de telefonía y datos, Internet y TV a usuarios en todo el territorio nacional y Cono Sur.
La inversión y los logros en ciencia y tecnología son dos de los pilares del desarrollo de las sociedades modernas y del bienestar de sus poblaciones, pero no todas las fuerzas políticas están dispuestas a llevarlos adelante.

La inversión y el planeamiento orientados al desarrollo social y productivo que permiten ganar soberanía nacional, sin embargo, no son políticas de estado que la oposición estaría dispuesta a llevar a adelante, precisamente porque sus propuestas buscan direcciones contrarias a la autonomía y soberanía nacional y la democratización de oportunidades que favorecen el desarrollo social. Recientemente se conocieron alarmantes declaraciones de los candidatos a presidente Mauricio Macri y Sergio Massa respecto al ARSAT-1 como un hecho de despilfarro por parte del Estado Nacional.

El lunes 1 de septiembre, en una jornada organizada por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), el jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), el ingeniero Mauricio Macri, manifestó “Hay mucho despilfarro. Nunca vi un gobierno que malgaste tanto los recursos. Hacen empresas tecnológicas que no hacen falta, se generan empresas satelitales que no funcionan…”. Se refería a las empresas INVAP y ARSAT, históricos logros nacionales.

Otro precandidato a la Presidencia de la Nación en 2015, el ex intendente del Municipio de Tigre, y actual diputado nacional, Sergio Massa, no se había quedado atrás en la carrera por denostar la ciencia y la tecnología argentina. En un mensaje enviando desde su cuenta de Twitter, el 31 de agosto de 2014, había exclamado: “Pagarle el 82% móvil a los jubilados No, poner una heladera en órbita Sí”.

Días después, ante el aluvión de críticas a las palabras de Macri, éste se retractó tácitamente de sus dichos, alabando la trayectoria de INVAP y destacando la inversión en ciencia y tecnología como un “motor fundamental del país”. Massa simplemente borró el twit a los pocos minutos de haberlo publicado. Ninguna de las dos reacciones puede evitar la consternación que causan las palabras dichas por dos precandidatos a la Presidencia de la Nación sobre una cuestión central para el futuro de Argentina. La inversión y los logros en ciencia y tecnología son dos de los pilares del desarrollo de las sociedades modernas y del bienestar de sus poblaciones, pero no todas las fuerzas políticas están dispuestas a llevarlos adelante.

http://abcenlinea.com.ar/un-pais-con-investigacion-y-desarrollo-vs-un-pais-en-retraccion-y-dependiente/
0
0
0
0
0No comments yet