Check the new version here

Popular channels

Un periodista del Grupo Clarín confesó ser “espía” de los ru

Un periodista del Grupo Clarín confesó ser “espía” de los rusos y no podrá entrar a EEUU

Guillermo Lobo recibió el mismo trato que su colega Santoro pues los EEUU tambien le retiraron el permiso de ingresar al pais luego de que fuera sometido apenas pisó suelo norteamericano





BUENOS AIRES.- ¿Habrá agentes rusos trabajando en la Argentina? En principio el FBI cree que si y por eso le retiraron la visa para ingresar a EEUU al periodista de Clarín Daniel Santoro, quien ha sido considerado por los americanos como un agente al servicio de los servicios secretos rusos.



La historia del trabajo de los agentes rusos en el exterior es extensa e incluye episodios que marcaron la guerra fria.



El periodista de TN Guillermo Lobo recibió el mismo trato que su colega Santoro pues los EEUU tambien le retiraron el permiso de ingresar al pais luego de que fuera sometido apenas pisó suelo norteamericano, en agosto del 2010 a un extenso interrogatorio por parte de autoridades de ese país, ante la presunción de que su faceta laboral abarcaba algo más que el periodismo.
El día 9 de diciembre del año pasado, fue descubierta una placa conmemorativa de Harold “Kim” Philby en el cuartel general del SVR. Como se recuerda este doble agente inglés fue un importante funcionario del MI-6 y durante la década del cuarenta pasó información muy valiosa a los soviéticos.



Según publicó el portal InfoNews.com; el periodista del Grupo Clarín fue parcialmente descubierto, mejor dicho se sospechó fuertemente de él, por lo que en 1951 o 1952 tuvo que dejar el servicio, pero como no había pruebas concretas no se le pudo hacer nada. Consiguió trabajo en un diario londinense que muy pronto lo envió como su corresponsal a Beirut, donde pasó casi toda la década del cincuenta.



En 1963, a raíz de la fuga a Occidente de un importante oficial de inteligencia soviético o polaco, que estaba en condiciones de aportar evidencias concretas contra Philby, éste con ayuda de los rusos se escapó a Moscú, donde vivió hasta su muerte en 1988. Está considerado como uno de los “grandes espías” del siglo XX por lo que llama la atención que recién a 22 años de su muerte se realice esa ceremonia que tuvo alto voltaje político pues estuvieron presentes el Viceprimer Ministro Sergei Ivanov; el jefe del SVR, Mikhail Fradkov, y la viuda de Philby (ciudadana rusa). Se cree que el propósito de esta ceremonia fue enviar un mensaje claro de aliento y apoyo a todos los espías en el exterior, que de una u otra forma trabajan para Rusia.



El Coronel Shcherbacov era el responsable de la Dirección “S” -Inteligencia Ilegal- del Servicio de Inteligencia Exterior ruso (SVR). Dicha dirección comprende unos trece departamentos y es la responsable de la infiltración de agentes encubiertos en todo el mundo. El SVR invierte gran cantidad de recursos en el entrenamiento, documentación, apoyo y manejo de sus redes ilegales, y hasta la deserción del Coronel Shcherbacov la Dirección “S” tenía la reputación de ser un centro de excelencia operativa. Y ante esta situación, la duda de siempre: quién sabe cuántos agentes de inteligencia rusos (o de cualquier otra nación) andan subrepticiamente desperdigados por el mundo.



Pero Daniel Santoro no es el unico sospechado por el FBI de trabajar para los rusos. El periodista de TN Guillermo Lobo (cuyo alias era “El Halcón”) recibió el mismo trato que su colega Santoro pues los EE.UU. también le retiraron el permiso de ingresar al país luego de que fuera sometido apenas pisó suelo norteamericano, en agosto del 2010 a un extenso interrogatorio por parte de autoridades de ese país, ante la presunción de que su faceta laboral abarcaba algo más que el periodismo.



Después de numerosas preguntas, parece ser que Lobo confesó ser lo que los norteamericanos sospechaban: un espía ruso.



Guillermo Lobo quien esta casado con Karin Mila, se recibió de locutor en el ISER en 1993, año en el que ingresó al staff de TN para dedicarse al análisis y tratamiento de temas científicos, muchas veces ligados a la salud.



En ese mismo año comenzó a conducir el programa ‘TN Ciencia”. Según la investigación del FBI, esa cercanía al ámbito científico favorecía el contacto de Lobo y “ValeryJl, agente ruso quien en octubre de 1997 lo reclutó para trabajar como espía del servicio del SVR, por lo que ya lleva más de trece años en esa tarea. Esa continuidad en el tiempo derivó en el hecho de que sus ‘contactos’ rusos fueran cambiando, a “Valery” lo siguió “Alexander”, y así sucesivamente hasta nuestros días en los que es “Sergey” quién le suministra los requerimientos de información, y a su vez recibe el producido de su trabajo y le abona el correspondiente sueldo, gratificación que el periodista seguramente no declara ante la AFIP.



En el mes de abril de 2005, Lobo viajó con su familia a España. En territorio español, agentes de la Federación Rusa le entregaron un pasaporte español con otra identidad, documentación que fuera utilizada con el fin de viajar con destino a Moscú. En esa ciudad fue donde el especialista en periodismo científico recibió un curso intensivo de capacitación de inteligencia. Al término de este aprendizaje regresó a Madrid –siempre con pasaporte español-, para reunirse con su hija y volar – ya con identidad propia- a Buenos Aires.



Desde entonces los americanos siguen las actividades de Guillermo Lobo y su colega Daniel Santoro.



Para los americanos es una obsesión desbaratar las redes rusas en el exterior. En Junio de 2010 pusieron fin a lo que en su momento fue calificado como el caso de espionaje más grande y espectacular que Rusia llevó a cabo contra Estados Unidos desde el fin de la Guerra Fría. Se trataba de una vasta red rusa de los así llamados “agentes o residentes ilegales”, compuesta por once agentes, seis hombres y cinco mujeres. En forma escalonada, en un período que abarca desde mediados de la década del noventa hasta el año 2008, fueron ingresando en los Estados Unidos. Salvo dos, que no ocultaron la ciudadanía rusa y una peruana, los demás se hicieron pasara por ciudadanos estadounidenses, con documentación personal de ese país y se fueron mimetizando en la sociedad estadounidense.



Tuvieron hijos, trabajos y con el correr de los años fueron vinculándose con distintos sectores de la sociedad estadounidense. Es que la misión de esa red no era llevar a cabo el espionaje en sí sino detectar (talent spotters) aquellos ciudadanos en los Estados Unidos, (locales y/o extranjeros), susceptibles a ser “contactados” y luego reclutados, por otros agentes. Ya sea para que sirvan como espías, ya sea como “agentes de influencia”. O sea, en este último caso, influir sobre aquellas personas cerca del poder o del proceso de toma de decisiones. Y en este esfuerzo la red ya había logrado, mimetizando muy bien, desarrollar varios círculos de amigos y contactos en ambientes económicos, legales, científicos y académicos.



Todo iba bien, o “aparentemente bien”, para esa red cuando de golpe fue desbaratada en los Estados Unidos en el mes de junio del año 2010. Se decidió abruptamente arrestar a diez de los once agentes justo días después que el presidente ruso Dmitri Medvedev dejara Estados Unidos luego de una visita muy publicitada. El undécimo agente ruso pudo escapar a tiempo. Se trataba del “cajero y proveedor de equipos de la red”. Fue detenido en Chipre bajo el cargo de lavado de dinero, salió libre bajo fianza y con la promesa de presentarse días después a la policía. Cosa que no hizo, huyó y desde entonces no se sabe más de él.



Todos los diez agentes rusos comparecieron frente a un tribunal estadounidense bajo un cargo menor que el de espionaje. Es que ya habían comenzado las negociaciones entre Washington y Moscú para el “intercambio de espías”. Algo muy usual en la actividad der espionaje en tiempos de paz pero no en tiempos de guerra. Es por eso que al muy poco tiempo hubo un “intercambio” en la pista del aeropuerto de Viena.



Lamentablemente para Lobo y Santoro la Justicia argentina no prevee la conmutación de penas o el intercambio de espías como modo de evadir el cumplimiento de las condenas. Si el FBI y el Departamento de Estado tuvieron razón al sacarles la visa y restringirles el derecho a trabajar como periodistas en ese pais, a Lobo y Santoro no les espera el incondicional apoyo de sus colegas por este acto de ataque a la libertad de expresión sino el más amargo tránsito por los tribunales argentinos



Fuente: http://www.latvnosdomina.com.ar/noticias/val/17779-7/un-periodista-del-grupo-clarin-confeso-ser-espia-de-los-rusos-y-no-podra-entrar-a-eeuu.html


CONTACTO: ¿UN RUSO ARREPENTIDO?
Mensaje recibido en nuestra casilla de correos, [email protected], de ¿FERON?

El ciudadano ruso Alexey Ivanov, nombre código “Antares”, perteneciente al Servicio
de Inteligencia ruso, ingresó a Argentina el 20 de junio del 2008 desde Colonia, Uruguay, bajo la identidad de Andrey Semenov, munido de un pasaporte diplomático ruso. El 19 de setiembre del mismo año cruzó a Chile por el paso fronterizo ‘Cristo Redentor’ a bordo de un vehículo de representación diplomática rusa, acompañado por Sergei Chemendryakov y Sergei Degtev, ambos del servicio de inteligencia ruso.


Degtev, para esa época era el agente asignado al manejo de la red de “Halcón”(Guillermo Lobo). El 27 de junio del año 2010, el FBI desbarató la red de espías rusos en suelo norteamericano. En la ciudad de Nueva York es detenida la ‘mujer fatal’ Anne Chapman, entre otros. En Chile el agente “Antares” (Ivanov/Semenov) había adoptado una identidad falsa chilena a nombre de Andrés Vilches Carvacho, utilizando como cobertura tareas laborales de ‘asesor en informática’ y desde esa cobertura realizó varios viajes a los EE.UU. y Uruguay, pero por supuesto sin tocar territorio argentino. El mismo 27de junio de 2010 se dieron a publicidad los arrestos en los EE.UU., Ivanov (Semenov/Vilches Carvacho) toma conocimiento por las noticias periodísticas y
decide huir. El 28 de junio de 2010, bajo la identidad falsa chilena de Andrés Vilches Carvacho ingresó a la Argentina por el paso ‘Cristo Redentor’ dirigiéndose hacia Buenos Aires, comunicando al mismo tiempo su decisión de haber abandonado sus tareas ilegales en la República de Chile y poniendo en una situación incómoda a los agentes rusos destacados en Buenos Aires que rápidamente, con el apoyo logístico de la red de “Halcón” (Guillermo Lobo) lo mantienen oculto en suelo argentino hasta que el servicio de inteligencia ruso arregla los detalles de su salida de la Argentina, detalles que incluían el suministro de un pasaporte diplomático ruso a nombre de Alexey Prigodin. El 11 de julio de 2010,


“Antares” (Ivanov/Semenov/Vilches Carvacho) con su nueva identidad de Alexey
Prigodin egresa de la Argentina por el paso fronterizo de Colón-Paisandú con
destino a Uruguay, acompañado por los diplomáticos rusos Degtev y Kazarin. Ya en
Uruguay, los agentes rusos repiten el mismo procedimiento que en la Argentina, lo
ocultan en el domicilio de un colega argentino, también experto en informática,
quien tiene varias causas abiertas en los Tribunales Federales argentinos –quien
mantiene asiduos contactos con el agente “Satín”- hasta que logran trasladarlo a
Rusia. Desde Uruguay, Ivanov canceló todas las deudas comerciales que habían
quedado abiertas tras su huida para que la operación de infiltración no fuera
descubierta.


























/c0408a46f585632d2120a19f8ec33813434ee78a.swf?t=1336175300420

A TODOS MIS SEGUIDORES, LES DIGO: NO ES AL PEDO..GRACIAS POR ESTAR AHÍ!




"Si asumes que no existe esperanza, entonces garantizas que no habrá esperanza. Si asumes que existe un instinto hacia la libertad, entonces existen oportunidades de cambiar las cosas."
Noam Chomsky

CUALQUIER COMENTARIO QUE VIOLE EL PROTOCOLO, ATAQUE LA FUENTE O AL POSTEADOR SERÁ ELIMINADO.SE ACEPTAN COMENTARIOS CON EDUCACIÓN Y RESPETO.EVITE EL FOROBARDO.



Tenga en cuenta ...
La información que usted encuentre en este post puede, o no, estar en desacuerdo con su visión personal o religiosa de la realidad. Si usted encuentra que su visión de la realidad está siendo contradicha, desacreditada o atacada en cualquier forma posible, recuerde siempre que todo eso está en su cabeza y como tal, no es responsabilidad mia ni de nadie mas. Después de todo, yo no escogí su visión alternativa de la realidad, usted fue quien lo hizo.







0
1
0
1Comment