Check the new version here

Popular channels

Un pueblo con mucho odio a la humanidad...

Publicacion de La Nacion:

Entre los escombros, Siniora denunció "actos criminales"

El premier libanés dijo que Israel atentó contra la humanidad





BEIRUT.- La enormidad de las ruinas era más grande que todos ellos. Sobre una pila de ceniza gris y acompañado por sus ministros, el premier Fouad Siniora acusó a Israel de haber cometido "crímenes contra la humanidad" durante los 33 días que duró su ofensiva sobre este devastado país.

"Lo que ha sucedido aquí es un acto criminal que refleja el odio de Israel para destruir el Líbano y su unidad como país", añadió el gobernante.

En un silencio conmovedor, todas las fuerzas políticas, incluido Hezbollah, estuvieron en el homenaje que consistió, básicamente, en recorrer cuadras y cuadras y cuadras de edificios convertidos en nada por el indiscriminado bombardeo israelí.

Muchos de ellos tienen la particularidad de haberse quedado sin fachada, de modo que es fácil comprobar las huellas de la vida que hubo allí: colchones atrapados entre los escombros, afiches de grupos de rock, banderines de equipos de fútbol, pantuflas

Por lo menos 342 chicos menores de 12 años murieron durante la ofensiva israelí "contra el terrorismo de Hezbollah". Hasta ahora, el gobierno de Ehud Olmert expresó pesar por los 20 que fueron bombardeados cuando buscaban refugio en la sureña ciudad de Caná; algunos de ellos, discapacitados.

En estos siete días de precaria paz se desarrolló en la sociedad libanesa, junto con la pena, una sensación de injusticia no del todo nueva, pero sí agudizada por la magnitud de la pérdida; una incómoda sospecha de que, fuera de sus fronteras, no existe conciencia de la dimensión del daño.

Imágenes del horror

Algo de eso expresó ayer Siniora al hacer un llamado a la prensa internacional. "Pido especialmente a los representantes de medios del exterior que muestren las imágenes de este horror en todo el mundo; para que se conozca este acto criminal, este crimen contra la humanidad", imploró.

Lo hizo desde el suburbio sur de esta ciudad, uno de los blancos favoritos de Israel, contra el que llegó a cargar al ritmo de 20 misiles en cinco minutos, tal como ocurrió en la noche del domingo 13.

En ese afán, sus misiles arrasaron con farmacias, colegios, hospitales, agencias de autos, ortopedias, estaciones de servicio y miles de viviendas, a las que, según puede constatarse a simple vista, hizo polvo.

Seis veces reconstruido, el Líbano parece estar curtido en la desgracia. Pero esta vez "fue peor que todas", según confirmaron ayer directivos del -otra vez creado- Consejo Estatal de la Reconstrucción. "Lo ocurrido supera incluso el destrozo sufrido durante la guerra civil", dijo su director, Al Fald Shalaq. Habló así del sangriento conflicto interno -mechado con intervenciones del exterior- que entre 1975 y 1992 se cargó buena parte del país y de su capital.

Este país, que asiste a una interminable ceremonia entre fosas comunes y familiares que buscan cuerpos depositados con la urgencia del bombardeo, rellena como puede el sarampión que le dejaron en su red caminera y pega, con precaria ingeniería, puentes rotos, caños de servicios y cables de electricidad.

Aún no da resultado: tras siete días de frágil paz, todas las noches se sigue cortando la luz y la ciudad queda como boca de lobo; sobre todo, en el suburbio arrasado, donde, por mucho que se enciendan generadores, no hay cableado para distribuir su energía.

La estadística oficial habla de más de 4000 millones de dólares en pérdidas y de 1278 muertos, de los cuales sólo 138 eran combatientes. Los otros 1140 eran civiles y, de ellos, la tercera parte, menores de 12 años.

No hay cómputo para lo demás. Cuando esto ocurrió, el Líbano crecía al seis por ciento anual y su gente soñaba con el futuro.

Por Silvia Pisani
Enviada especial

Link corto: http://www.lanacion.com.ar/833328
0
27
0
1
27Comments
      GIF
      New