About Taringa!

Popular channels

Un secretario manda más que el Presidente

La trastienda del boicot a cobos

Un secretario manda más que el Presidente

Finalmente se supo: Oscar Parrili fue quien dio la órden para que la Casa Militar le niegue a Cleto Cobos -presidente en ejercicio ese día- un avión para ir a Tartagal.





Cuando la Secretaría General de la Presidencia impidió que la Casa Militar, a cargo del coronel Alejandro Guillermo Graham, le facilitara esta semana el avión presidencial a Julio Cobos para dirigirse a Tartagal y recorrer la zona de desastre, puso al oficial en una situación delicada, no sólo por haberlo inducido a faltar a su deber sino por conferirle el dudoso honor de ser el primer jefe de la Casa Militar que, desde el retorno a la democracia en 1983, desoye las órdenes de su superior civil, el vicepresidente de la Nación, en ejercicio de la Presidencia y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

El abogado Ricardo Monner Sans entiende que estos hechos podrían configurar “incumplimiento de los deberes de funcionario público”, puesto que se daban las condiciones planteadas en el artículo 88 de la Constitución. Allí se establece que en caso de ausencia, enfermedad o muerte el vicepresidente sustituye al Presidente y toma a su cargo todas las atribuciones y funciones conferidas al Poder Ejecutivo, de acuerdo con lo que fija el artículo 99 de la Carta Magna.

Por otro lado, sucesivos decretos, incluso los firmados por la administración de Cristina Fernández, fijan no sólo que entre las responsabilidades de la Casa Militar se encuentra la de “planificar, ejecutar y supervisar las acciones de seguridad, coordinando los requerimientos de inteligencia y contrainteligencia necesarios para preservar en forma permanente la integridad física del señor Presidente y sus familiares directos”. Estipulan que la Casa Militar asume el compromiso de “planificar, coordinar, ejecutar y supervisar las actividades relacionadas con los traslados aéreos del señor presidente de la Nación”.

Lo cierto es que el lunes 2, ante la angustiosa situación de los pobladores afectados por el alud y apelando a los mecanismos habituales, la responsable de la Unidad Vicepresidente (que aún tiene sus oficinas en la Casa Rosada), Patricia Gutiérrez, solicitó a Oscar Parrilli que pusiera un avión oficial a disposición de Cobos, presidente en ejercicio, a causa del viaje de Cristina Fernández a España. La hora de partida, prevista en un principio para las 15.30, comenzó a sufrir postergaciones. Finalmente, a media tarde se informó que la máquina estaría lista para despegar a las 19. A las 18.30, Cobos llegó al sector militar del Aeroparque Jorge Newbery. Para su sorpresa, se le informó que el avión había despegado quince minutos antes llevando a bordo al ministro del Interior, Florencio Randazzo, y a la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner (por cierto funcionarios de rango inferior al que Cobos ostenta), y debería esperar hasta la hora 21. Quien por esas horas ejercía como primer mandatario desistió. Algo similar había sucedido en un vuelo con destino a Tucumán, cuando debió recurrir a un aparato cedido por la Fuerza Aérea, y también en un desplazamieno a Mendoza, que acabó realizando en auto. Pero en esas ocasiones no se hallaba en ejercicio de la presidencia. Eran desaires. Lo del lunes se asemeja más un agravio a la investidura, a una imperdonable falta institucional.


http://www.criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=19919
0No comments yet