About Taringa!

Popular channels

Una sola fe Querido Niño

Una sola fe
Querido Niño



Existen en el mundo dos imágenes que presentan al Santo Niño Jesús con grandes similitudes, la primera de ella se encuentra en la Tierra de Nubes, Escuque estado Trujillo, Venezuela y la segunda en Praga, capital de Checoslovaquia, continente europeo. A pesar de las distancia, el fervor y amor es el mismo hacia el hijo del Santo Padre, por eso hoy celebramos con profunda fe la fiesta religiosa en honor al Santo Niño Jesús

Juan Carlos Barreto Balza.-
Las imágenes de dos niños que representan a Cristo Jesús en sus años de infancia, veneradas en diferentes partes del mundo, una en Escuque, Trujillo - Venezuela - Continente Americano y otra en Praga, capital de Checoslovaquia - Continente Europeo nos revelan grandes semejanzas.

La primera de ellas se refiere a su origen, pues ambas probablemente fueron adquiridas a finales del siglo XVI o comienzos del siglo XVII en algún convento de la congregación de los Carmelitas Descalzos, en la región de España comprendida entre Córdoba y Sevilla.

Para el año de 1591 ocurre en Venezuela la fundación de una villa española en las costas del Lago de Maracaibo, por parte de Gonzalo de Piña Lidueña con el nombre de San Antonio de Gibraltar, convirtiéndose este asentamiento por su ubicación en un importantísimo puerto de enlace entre los habitantes de la Cordillera andina y las poblaciones costeñas a esta laguna.

A Gibraltar comenzaron a llegar familias españolas interesadas en la explotación comercial, pues el envidiable progreso del puerto era conocido por todos; fue así como procedente de León, España, llegó la familia Guánchez y Cerrada a fin de establecerse en el lugar; en su equipaje traían como pertenencia familiar, la imagen de un pequeño Niño Jesús, tallado en madera, con unas características muy particulares. El día 22 de julio de 1600 siendo encomendero y Justicia Mayor del puerto Rodrigo de Argüelles, irrumpen por primera vez los aborígenes quiriquires y aliles en la villa de San Antonio de Gibraltar en represalias por los extremos castigos y “yugo de servidumbre” a que eran sometidos. Estos ataques por parte de los aborígenes se fueron haciendo constantes hasta el año de 1618; la comunidad varias veces fue reedificada y arrasada nuevamente por los saqueos y las llamas.

Para el año de 1610 la familia Guánchez y Cerrada se ve en la obligación de huir de Gibraltar, pues en uno de estos atentados la vivienda donde residían fue incendiada y era necesario favorecerse de las constantes acechanzas de los bravíos aborígenes; fue así como emprendieron camino hacia la población de Escuque, llevando en su equipaje la pequeña imagen de su Niño Jesús, con una significación muy especial para ellos y la cual ya se conocía entre sus allegados como muy milagrosa. Luego de permanecer unos años en Escuque, probablemente hasta el año 1622 al marcharse la familia Guánchez, palpando el amor prodigado a su niño, y en un gesto de extremo desprendimiento, deciden dejarlo y continuar su camino, quedando así para siempre sembrado en el pueblo y en el corazón de infinidad de generaciones el eterno patrón de Escuque, donde le han sido dedicados dos templos, el primer con características coloniales construido a partir de 1650, y el actual, edificado sobre los muros del anterior, con gran esplendidez al estilo greco romano, hoy convertido en Santuario Diocesano.

En el caso del Niño Jesús de Praga, su propietaria inicial fue doña Isabel Manrique de Lara y Mendoza quien se encontraba de visita en un monasterio situado entre Córdoba y Sevilla, donde adquirió esta estatuilla tallada en madera que representaba al Niño Jesús, con el fin de obsequiárselo a su hija María Polixema Manrique de Lara, en ocasión de su boda con un caballero perteneciente a la nobleza del Reino de Bohemia. Tiempo después, al casarse la hija de María Polixema, con otro noble praguense de nombre Vilem de Rozmberk, en 1587, la imagen del niño volvió a servir de regalo de bodas, estos la conservaron hasta sus años de ancianidad, tiempo después tomaron la determinación de obsequiarla al Monasterio de los Carmelitas Descalzos, luego al concluir la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, el niño fue llevado hasta allí donde se le destinó un hermoso altar diseñado para su veneración.

La imagen del Niño Jesús bajo la custodia de los padres Carmelitas Descalzos pasó a ser un entrañable símbolo para los católicos de Praga, al transmitir a la población del Reino, una deslumbrante llama espiritual. La misma llama que habían encendido en España los renovadores del Carmelo, Santa Teresa y San Juan de la Cruz.

Semejanzas

La segunda semejanza nos revela que ambos niños fueron adquiridos por familias católicas, destinadas al culto privado, y luego fueron donados a instituciones religiosas con el encargo de que fuesen expuestos para el culto de la colectividad.

La tercera tiene que ver con la fecha en la cual se realiza la festividad de estos niños. En el caso del Niño Jesús de Escuque, desde tiempos inmemoriales se le festeja en el mes de enero, inicialmente en fecha movible, sin embargo, no es sino hasta el año de 1912 cuando por disposición, mediante Bula del Papa Pío X instituyó el 14 de enero de cada año como la fecha para la solemne celebración de su festividad patronal, y al igual el día en que la imagen del Niño Jesús en multitudinaria procesión recorre los terrenos del centro de la población de Escuque, los cuales legalmente le pertenecen, por donación que le hiciera el Pbro. Martín Juárez para el año de 1775.

Una de las grandes manifestaciones en honor al Niño Jesús de Praga fue la realización precisamente a partir del 14 de enero del año 1651, de una gigantesca procesión, llevando la milagrosa imagen desde la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria hasta todos los demás templos de la ciudad de Praga.

La cuarta semejanza alude a la postura de la estatuilla que los representa, ambos niños están de pie erigidos sobre una peana. El Niño Jesús de Escuque representa a Cristo de unos 5 a 6 años de edad, el de Praga le representa de aproximadamente 10 años. El Niño Jesús de Escuque mide 56 centímetros, 35 cm. sólo la talla, y 21 cm. la peana. El Niño Jesús de Praga mide 47 centímetros incluyendo la peana de 2 cm. El niño de Escuque y el de Praga tienen los brazos levantados hasta la altura del pecho. En la mano izquierda soportan una esfera que simboliza al mundo, coronado con una cruz. La mano derecha con la palma al frente y los dedos levantados en posición de impartir la bendición. Ambos portan sobre su cabeza una flamante corona, igualmente tienen semejanza en cuánto al traje que visten, el cual es lujosamente bordado así como llevan una capa al estilo de la nobleza del período barroco, representándonos así al Cristo hecho niño como Rey del Universo.

Si existen similitudes en cuánto a su origen y a su representación física, también las hay en cuánto a las vicisitudes que han padecido estas imágenes a lo largo del tiempo. El Niño Jesús de Escuque corrió el peligro de desaparecer entre las llamas en el incendio del Puerto de Gibraltar ocurrido el año de 1610. También recientemente, en junio de 2004 y diciembre de 2011, fue profanado por malhechores que lo despojaron en las dos oportunidades de su corona y las demás joyas que portaba.

El Niño Jesús de Praga, cierta vez que los enemigos de la ciudad asaltaron su iglesia, fue arrojado detrás del altar y le rompieron los dos brazos. También fue asaltado por unos bandidos y despojado de la esfera que representa al mundo, y de las demás joyas valiosas que lucía.

A lo largo de más de cuatro centurias, la imagen del niño escuqueño ha tenido la protección de varios mecenas, quienes se han preocupado por preservar la imagen, brindarle la más digna estancia y divulgar su devoción, entre éstos debemos mencionar a Don Germán del Gallego, las Hermanas Uzcátegui Chipía, los hermanos Juan Bautista y Carlos Rivas, el Pbro. Rafael Ernesto Monsalve y sus hermanas, al igual el Pbro. Felipe Santiago Jerez y la señorita Consuelo Barrios Viloria.

El Niño de Praga, tomando en consideración las características de la nación Checoslovaca, desde siempre estuvo bajo el cuidado de personas pertenecientes a la nobleza de ese país, al igual de diferentes misiones diplomáticas, quienes han afanado por resguardar tan bella imagen.

Amor y fe

He aquí pues la devoción que dos pueblos con una separación de miles de kilómetros, y ubicados en diferentes latitudes del globo terráqueo han manifestado por más de cuatrocientos años, indudablemente nos ha unido el mismo lazo espiritual de fe y amor a estas dos reliquias del catolicismo universal, queda para el futuro dilucidar si ambas imágenes fueron elaboradas por el mismo artista español.
0No comments yet
      GIF