Check the new version here

Popular channels

Unidad nacional, visita a la ONU y búsqueda de una reina par

INCUMPLIMIENTO 2014

Unidad nacional, visita a la ONU y búsqueda de una reina para Escocia


Frivolidad extrema tanto en la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kircher, como en el ministro de Economía, Axel Kicillof, rostros visibles de una irresponsabilidad que debe alcanzar también a Carlos Zannini, Angelina Abbona, y otros. Ahora hablan de Unidad Nacional ante la catástrofe próxima. Al respecto, algunas precisiones:
02/08/2014|08:57

 
Idi Amin Dada, pretendiente al trono de Escocia; y Cristina Fernández de Kirchner, aspirante a la reforma del sistema judicial estadounidense.


por EDGAR MAINHARD




CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). La Unidad Nacional es el objetivo del discurso de Cristina Fernández de Kirchner ahora que ella vive su etapa declinante y ni siquiera cuenta con dinero suficiente para mantener disciplinados a todos los suyos.


Esa supuesta Unidad Nacional, ella pretende exhibirla públicamente, en ocasión de su visita a New York, donde vive el juez Thomas Griesa. Ella estará en septiembre en USA para el inicio del 69° período de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas, que presidirá el uganés Sam Kahamba Kutesa.
La Presidenta de la Nación afirma haber iniciado una cruzada global que apunta a cuestionar no sólo a Griesa -al fin de cuentas, la Cámara de Apelaciones y la Corte Suprema de Justicia de USA le dieron la razón al magistrado-, sino a la jurisprudencia estadounidense aplicada a la emisión de deuda pública.
Sin duda, el Sr. Kutesa podrá recordar cuando en su país, Idi Amin Dada le declaró la guerra a la reina Isabel II de Inglaterra, y se proclamó rey de Escocia.


En el pasado, las visitas de Cristina a la Asamblea General de Naciones Unidas llevaban como temas centrales un doble reclamo: una investigación internacional por la bomba contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina, y el reconocimiento de parte del Reino Unido de la soberanía de la Argentina sobre el archipiélago Malvinas/Falkland.


Luego, lo de la AMIA fue dejado de lado porque, desde Naciones Unidas, Cristina expuso el inicio el diálogo con Irán, expresado en un memorandum de entendimiento que refrendó el Legislativo argentino. Fue un golpe a la timorata dirigencia judía argentina, a la que tanto se asemeja hoy día la oposición política.
Ahora, Cristina insistirá en la reivindicación de la soberanía sobre las islas Malvinas y le agregará la causa contra los acreedores que le ganaron un juicio a la Argentina en 3 instancias, y ella llama "fondos buitres".
El combo, entonces, es Malvinas + Buitres/Griesa = Unidad Nacional.


Hay un dato importante que surge de tanta adrenalina: es evidente que no aparece en la agenda presidencial la hipótesis de un acuerdo entre privados que permita salir del incumplimiento en que incurrió la Argentina, y acerca del que hay una advertencia del juez Griesa de que el desacato es la etapa que viene.


Es cierto que nunca hay plan B en la Argentina K. Por eso no se trabajó en una alternativa a un fallo que ocurrió 2 años y medio antes del flamante default... Sin embargo, esa es la realidad al día de la fecha en una Administración tan volátil e imprevisible que cuando había decidido bloquear la oferta de la Asociación de Bancos Argentinos en New York City, todavía había funcionarios públicos llamando a empresas para que se sumaran a la colecta en marcha...


La cuestión de la Unidad Nacional es muy interesante, no sólo por lo tardío de la convocatoria de parte de una Presidenta de la Nación en el poder desde el 10/12/2007 (aunque hubo una efímera llamada similar luego de la derrota electoral de Néstor Kirchner, en 2009), sino que nunca ocurrió un llamado a la Unidad Nacional en ocasión de la elaboración de la propuesta de reprogramación de la deuda, en 2005, pese a que Kirchner gobernaba desde el 25/05/2003, y que el Congreso de la Nación debía ser el ámbito de una tarea como esa.


Es importante recordar acerca de esta idea de Unidad Nacional, que nunca hubo una convocatoria en días de abundancia y sí sucede en ocasión de una casi bancarrota del Tesoro Nacional.


La situación de las finanzas públicas en la Administración Cristina es más que preocupante desde hace meses, y es el motivo del déficit fiscal abrumador que provoca una gran expansión monetaria por emisión desenfrenada, todo previo a la declaración del default argentino. Las consecuencias venideras del incumplimiento pueden multiplicar las desventuras de la economía argentina, y ese contexto Cristina convoca a una Unidad Nacional que, de ocurrir, sólo legitimaría una sucesión de erradas decisiones de política económica, la impericia de Axel Kicillof y la ilegalidad del incumplimiento.


Es importante recordar que el Estado argentino se encuentra incumpliendo un fallo que ocurrió en una jurisdicción elegida por el propio Estado argentino para la emisión de su deuda. Resultaría muy interesante que todos aquellos quienes se considerasen damnificados por un fallo judicial adverso en los tribunales argentinos, se declarasen en rebeldía. El caos consumiría a la República.


Así, con su acción de desacato en lo del juez Griesa, Cristina está obligando a la Justicia estadounidense a estrechar filas detrás de Griesa y de las decisiones que en días venideros se difundan desde ese tribunal acerca de embargos y otras cuestiones.


Hay algo más en el aquelarre en curso: la Administración K se exhibió entusiasmada con una recuperacion de entre 4 y 5 puntos porcentuales de la imagen positiva de Cristina, consecuencia directa de la disputa judicial en lo de Griesa. El concepto "fondos buitres" parece ejercer una seducción engañosa sobre una porción de la población que no tiene ni la menor idea sobre las consecuencias de una situación que está muy lejos de ser un juego y que afectará su cotidianeidad.


Entonces, la idea de una Presidenta 'reconciliada' con la opinión pública y liderando una Unidad Nacional por una causa nacional que consistiría en defender la soberanía ante los 'buitres', es tan atractiva para ella como lo fue para el general Leopoldo Fortunato Galtieri en 1982, cuando se desmoronaba el Proceso de Reorganización Nacional.


Pero la Presidenta no podrá mantener su supuesta 'popularidad recuperada' cuando la opinión pública comprenda que default equivale a menos trabajo, más suspensiones y despidos y menos actividad económica. El bolsillo siempre manda. Si lo sabrán los Kirchner...


Ahora, ¿por qué Cristina creería que hay una posibilidad de convocar a la Unidad Nacional a sus opositores? Por una única razón: ninguno de ellos ha exhibido hasta ahora un reclamo tajante acerca de la irresponsabilidad cometida por el Ejecutivo Nacional.


En general, el rol de la oposición ha sido entre mesurado y timorato. Le faltó enjundia, coraje, audacia para defender, en definitiva, la legalidad, el buen nombre de un país, la racionalidad de las decisiones de los gobernantes y el futuro de la economía de cada compatriota.


No puede haber Unidad Nacional -un concepto idílico y hasta incongruente con la idea misma de la democracia representativa, que legitima el disenso- en torno a una estupidez como el incumplimiento cometido.


En tanto, va siendo hora que los líderes opositores comprendan que la reivindicación de soberanía nacional en estas circunstancias es una trampa de alcance breve, y lo que viene es muy complicado para todos ellos. En especial porque ella se va en poco más de 490 días. Y habrá que ver qué es lo que deja en pie... ante una opinión pública que reclamará mucho.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New