Check the new version here

Popular channels

Uno menos, peluquero le quitó el arma al chorro y lo mató

Sufrió una entradera en la noche de Año Nuevo, le quitó el arma al motochorro y lo mató
Sucedió en Longchamps, cuando un peluquero llegó a su casa para celebrar las Fiestas y lo sorprendieron dos ladrones. Uno de ellos entró con él y forcejearon en el living. El asaltante había salido de prisión hacía 4 meses.



Para la familia de Arsenio Miguel Duarte Aranda (30), lo que debía ser un festejo terminó convirtiéndose en una noche de terror. El hombre es peluquero y llegó a su casa de Bolívar al 3300, en Longchamps, al sur del conurbano bonaerense, alrededor de las 22 del 31 de diciembre. Un amigo lo llevó en su auto, para que llegara a cenar con su familia y recibiera el Año Nuevo. Pero mientras bajaban cosas del baúl dos motochorros los interceptaron. Uno de los ladrones lo metió a la fuerza adentro de la propiedad y forcejearon en medio del living hasta que Duarte Aranda le sacó el arma y le disparó en la cabeza. El asaltante, de 27 años, que había salido de prisión hacía 4 meses, cayó muerto en el jardín. Su cómplice escapó corriendo y dejó abandonada la moto en la que habían llegado.

El barrio Rayo de Sol, cerca del Arroyo del Rey y la Ruta 16, es de difícil acceso porque las calles son de tierra y están en mal estado. Según cuentan los vecinos, por eso no pasan los patrulleros haciendo recorridos preventivos y los robos “son moneda corriente”.

El sábado, mientras la mayoría de la gente empezaba su cena de fin de año, el peluquero volvía a su hogar. Un amigo lo acercó para que llegara a la reunión familiar. Bajaron un microondas y algunas cosas del baúl. Mientras se despedían dejaron la puerta de entrada de la casa entreabierta, confiados en la tranquilidad de la noche. Fue allí que aparecieron en escena los dos motochorros.

“Estaban armados. Al dueño de casa lo agarraron del cuello y lo metieron a la fuerza. En el living forcejearon, hubo una pelea y Duarte Aranda logró sacarle el arma 9 milímetros. El asaltante quiso escapar por el fondo, pero la víctima le disparó antes de que pudiera hacerlo”, explicaron fuentes policiales de Almirante Brown, a cargo de la investigación.


Adentro había unas ocho personas reunidas por el Año Nuevo, lo que -creen los investigadores- impulsó al dueño de casa a resistirse al robo para intentar evitar que el asaltante llegara al sector donde se encontraban. Durante el forcejeo hubo “varios disparos”, aclararon los policías, aunque esperaban las pruebas balísticas para confirmar que todas hayan salido del mismo arma. “Por milagro no hubo más heridos”, reconocieron.


El asaltante de 27 años, identificado como Javier Eduardo Loza, murió en el acto y quedó tendido en el piso, a metros de la casa. Según informaron fuentes de la Fiscalía N° 14, a cargo de Lorena González, tenía antecedentes delictivos. “Ya había estado preso, salió en libertad hace cuatro meses”, confirmaron. La causa previa también habría sido por robo.

Ayer, al cierre de esta edición, la Policía buscaba a su cómplice, que escapó corriendo del lugar del hecho y dejó abandonada la moto. Sería mayor de edad y de un barrio cercano. Además, la Honda era robada y tenía pedido de captura desde 2012.

Por ahora la causa quedó caratulada como “homicidio” hasta que “se reúnan las pruebas necesarias para cambiarla, ya que por el momento se entiende que fue en ‘legítima defensa’”, explicaron a Clarín en los Tribunales de Lomas de Zamora.


Longchamps había sido epicentro de un reclamo por “más seguridad” cuando, en una persecución que empezó en Banfield y terminó allí, murieron un policía y un bombero dueño de un comercio en el Centro. César Mateos, de 53 años, tenía una cerrajería en Longchamps y prestaba servicio como bombero voluntario en el cuartel de Guernica. El 16 de mayo pasado estaba en su Renault Kangoo cuando un ladrón que escapaba de la Policía intentó robarle la camioneta para huir. Mateos se resistió y el asaltante le disparó dos veces en la cabeza: agonizó dos semanas.


Ese hecho despertó la indignación de los vecinos, que hicieron varias manifestaciones en la plaza principal de Longchamps. “Ninguna de todas las promesas que nos hicieron se cumplió. En las calles de la estación de trenes pusieron un poco más de vigilancia, pero te alejás dos cuadras y ya es tierra de nadie. Vamos a insistir para pedir más seguridad porque no se puede seguir así”, confirmaron a Clarín los organizadores de las marchas, canalizados a través de la página de Facebook “Vecinos Unidos de Longchamps”.

El 2016 estuvo atravesado por la polémica tras varios hechos de “justicia por mano propia”. El 27 de agosto, el médico Lino Villar Cataldo (61) mató de cuatro balazos a un hombre que intentó robarle el auto en la puerta de su casa de Loma Hermosa.


Días después, Daniel “Billy” Oyarzún (37), un carnicero de Zárate, persiguió al ladrón Brian Emanuel González (24) y lo mató con su auto tras aplastarlo contra una columna de alumbrado.
0
48
0
1
48Comments
      GIF
      New