UNRWA presiona a desplazados gazatíes para que abandonen esc

UNRWA presiona a desplazados gazatíes para que abandonen escuelas



La ocupación y el bloqueo no dejaron trabajo en Gaza. Además, la agresión israelí acabó con sus casas. Muchas familias palestinas desplazadas sufren en este escenario y protestan para que haya una solución.

45 familias desplazadas del pueblo de Beit-Hanun, en el norte de la Franja de Gaza, que se encuentran en una escuela que pertenece a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Medio (UNRWA, por sus siglas en inglés) declaran una huelga indefinida de hambre. Protestan contra las presiones ejercidas por la UNRWA para que dejen la escuela.

Para solucionar el problema de los desplazados en dicha escuela, ha sido formado un comité especial con miembros de UNRWA, representantes locales y el ayuntamiento de Beit-Hanun cuya alcaldía la dirige el Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS).

La crisis financiera por la que pasa UNRWA debido a la falta de ayuda de la comunidad internacional, ha provocado el recorte de las indemnizaciones de alquiler. Esto ha creado incertidumbre entre las familias que son, en general, familias pobres y afectadas por las secuelas del bloqueo israelí. Como consecuencia, muchas familias desplazadas dependen enteramente de los servicios de las escuelas de UNRWA.

La continuación de la indiferencia de la comunidad internacional ante el sufrimiento de los desplazados, hace que la vulnerable situación de los gazaties este al borde del estallido.

Mussa’ab Bashir, Franja de Gaza.