Check the new version here

Popular channels

Uruguay avanza: Nueva Pastera de color verde

El empalme de la ruta 21 con la 55 brinda la primera pauta de lo que se observará después. Una gran rotonda, un puente, un intercambio de sendas y carreteras bien diagramadas, y un camino de hormigón en impecable estado, señalan la importancia de lo que se levanta 12 kilómetros más adelante. Montes del Planta, de capitales suecofinlandeses y chilenos, entendió que ya estaba pronta para mostrarle al país su capacidad de desarrollo y producción, y su amigabilidad con lo verde.





El retraso en su puesta en marcha quizás no haya sido tan negativo para la economía uruguaya. Con el dato de un primer trimestre de caída y un segundo donde a los analistas privados no les sorprendería ver un nuevo descenso, la puesta en marcha de la pastera asegura un espaldarazo importante a la economía en la segunda mitad del año.






El proyecto tuvo una inversión de US$ 2.270 millones para la planta, y de US$ 230 millones para la infraestructura portuaria, que incluye un muelle oceánico y otro para barcazas. Su puesta en funcionamiento, desde junio de este año, le aportará a la economía US$ 844 millones anuales, equivalente a 1,7% del PIB. El mayor proyecto industrial y comercial del país, celebró ayer su inauguración oficial con la apuesta, planteada desde el comienzo de los primeros planes de construcción en 2009, de congeniar una producción fabril a gran escala con la particularidad medioambiental del departamento de Colonia, una zona que tradicionalmente no produce eucaliptus, la materia prima para generar pasta de celulosa.El presidente José Mujica y el intendente de Colonia, Walter Zimmer, destacaron este punto durante sus disertaciones en la enorme carpa que la planta de Montes del Plata dispuso para la ocasión, y en la que asistieron unos 1.500 invitados.






Mujica, quien confesó que creía que el eucaliptus era un árbol imperialista, indicó que es posible reconstruir zonas donde el hombre hizo desastre, en alusión a las plantaciones pasadas en el departamento. “Es un clavo remachado plantar eucaliptus en Colonia” aseveró, para luego destacar cómo se ha erigido una planta en un área con esas características.En la misma línea se expresó Zimmer, quien señaló que su primera preocupación era mantener a Colonia como departamento agrícola, ganadero, lechero y turístico. La idea era que “convivieran la empresa con el resto del departamento”, punto sobre el que se mostró satisfecho.Por su parte, el gerente general de Montes del Plata, Luis María Rodríguez, hizo un repaso de los hitos del proceso de construcción y no olvidó recalcar la sustentabilidad ecológica del megaproyecto que se ubica en Punta Pereira, cercano a Conchillas. “Se aplican las mejores técnicas disponibles siguiendo los parámetros de la Unión Europea”, aseveró. Además, recordó que Montes del Plata se autoabastece energéticamente, a través de energía en base a biomasa y que ésta genera un excedente de 80 megawatts capaz de alimentar a una ciudad de 200 mil habitantes.





El color verde


Montes del Plata impresiona por la extensión de la planta, por la zona de acopio de madera, donde miles de rolos se acumulan bien ordenados. Por los caños y tuberías que se entrecruzan en sus edificios. En lo nuevo y limpio que aparenta todo, a excepción de algunas zonas de pasto y tosca, que faltan retocar y finalizar. Luego de la entrada, que se asemeja a unos arcos de fútbol grandes de hormigón del estilo de los pasos de frontera o peajes, se extiende una zona de estacionamiento y de área sin edificar, de unos 300 metros. Luego, comienza la planta, que se extiende amplia hasta casi el río y los muelles construidos por la empresa.El patio de madera ubicado a un costado tiene capacidad para 250 mil metros cúbicos, equivalente a 15 días de producción. Los responsables de la empresa destacan el sistema bimodal de arribo de la madera: por tierra y en camión, la que viene del sur, por río y en barcazas, la que proviene del norte. Con esto, apuntan a disminuir el tráfico vial y los accidentes de tránsito.Desde la zona de madera sale un puente de tuberías de 1.400 metros que transporta la madera para iniciar el proceso. Desde ahí se suceden edificios, siempre rodeados de tubos y grandes tanques, que destinan al tratamiento del agua, al ciclo de recuperación, al secado de celulosa, a las cuatro etapas de blanqueo de la pasta, a las turbinas, a la evaporación, a la cauterización, al tratamiento de efluentes y al mantenimiento de las máquinas pesadas, ubicado al lado del comedor de los operarios. En tanto, destacados, se ubican los edificios pintados de diferentes tonos de verde de las oficinas de administración y de las salas de control.


0
0
0
0
0No comments yet