Check the new version here

Popular channels

Uruguay - El susto del Frente Amplio es grande





¿Y el giro a la izquierda?





El susto del Frente Amplio es grande y la estrategia electoral de cara a octubre anda a los bandazos. Le cuesta encontrar una fórmula para contrarrestar el crecimiento del Partido Nacional y consecuentemente, el descenso en la intención de votos para su conglomerado político.

Hasta hace bien poco, cuando las encuestas lo daban vencedor y pensaban que su candidato era número puesto, muchos de sus connotados capitostes hablaban un día sí y otro también, del "giro a la izquierda" que iba a caracterizar a su tercer mandato. Sin embargo, en cuanto los vientos electorales comenzaron a soplarle de proa, el tal "giro" desapareció repentinamente de sus propuestas.

¿Qué ocurrió? Sencillamente que el anuncio fue una de las causas de la pendiente por la que viene deslizándose.

No es la única, por supuesto: cualquier análisis medianamente razonado puede enumerar el desbarrancamiento de la actual gestión frenteamplista (en la enseñanza, la seguridad, la salud, la agobiante tributación, el manejo del Plunagate, la deuda de Ancap, la atroz gestión municipal montevideana, el incremento del clientelismo en la función pública y la escasa previsión para ahorrar los dineros públicos) a lo que puede sumarse la corruptela en episodios conocidos por todos (casinos municipales, viviendas sindicales, ASSE) y la prepotencia de sus socios del Pit-Cnt torciéndole el brazo a sus parlamentarios, para que aprueben leyes discutibles cuando no, francamente inconstitucionales.

El asunto es que en la interna frenteamplista se percataron que el famoso "giro a la izquierda" también oficiaba de "colador" en la intención de votos, sobre todo entre aquellos que integran la masa mayor de votantes en el Uruguay, que es de centro, que no comulga con extremos de ninguna naturaleza, que desconfía de un exagerado paternalismo estatal y que no quiere para su país una cubanización ni un "chavismo".

Pero cuidado, porque el ocultamiento en esta nueva etapa de la campaña, de la intención de maniobrar hacia ese "giro", no significa que se haya abandonado. Simplemente se quitó del tema electoral por una cuestión de estrategia: porque no conviene a sus circunstanciales intereses. En las últimas semanas, ya nadie en el Frente Amplio se refiere al mismo. Es más: se sustituyó con lo opuesto, es decir, pidiéndole otra vez a Danilo Astori que salga con mayor vigor al ruedo, sabedores que es considerado un hombre moderado e ideológicamente está bastante lejos de ese "giro".

Pero no hay que engañarse: la intención está viva, palpita en muchos de los que realmente mandan en el Frente y en caso de volver a obtener el gobierno intentarán cumplir con esa premisa. ¿Quiénes son esos que empujan? Obviamente no se trata de Astori ni sus huestes "asambleístas". Tampoco de Tabaré Vázquez, al parecer, aunque ha demostrado ser hombre de dos caras, que le habla al auditorio según lo que este piensa. O así él lo cree.

Los que sí son probados creyentes del "giro a la izquierda" son los que integran el Partido Comunista, la mayor parte del MPP, la dirigencia del Pit-Cnt (dominada a su antojo por el Partido Comunista), Constanza Moreira y sus aliados y gran parte del "Grupo de los 8", incluido seguramente Raúl Sendic.

Dada la inconsistencia en la cohesión interna con que esta vez Vázquez llegaría al gobierno (en el eventual caso de vencer), es lógico esperar que esos que integran la izquierda "pesada" lo intimen a pegar el tal "giro". Van a encontrar a un hombre desgastado, sin la hegemonía que tuvo en su primer gobierno, fácil de doblegar porque su poder de aglutinar a todos detrás de su mandato se ha desvanecido, así que no les resultará difícil imponerse.

¿Qué puede entonces esperarse de un escenario en esas condiciones? Un panorama preocupante, donde el Uruguay vería en peligro su esencia histórica, y sería arrastrado a replicar experiencias fracasadas y polarizantes, como las que vemos muy cerca de nuestras fronteras. ¿Es eso lo que quiere la mayoría de los uruguayos? Por supuesto que no. Tendrá entonces que estar alerta y observar atentamente qué se oculta debajo de la piedra. Aprender a mirar al trasluz al huevo que oculta la serpiente, que sólo podrá desaparecer con el voto a dar en octubre.




0
0
0
0No comments yet