Check the new version here

Popular channels

Uruguay - Jueces en la mira de los delincuentes




investigan nexo de amenazas a jueza con grupos mafiosos
El sospechoso de haber efectuado amenazas de muerte a la jueza Staricco es indagado por presuntos vínculos con grupos criminales organizados. Existen versiones contradictorias sobre la balacera ocurrida el martes en la casa de la magistrada.




Staricco aseguró que no siente miedo y que trabajará como siempre. Foto: L.Carreño.

"Sin miedo, mi vida sigue normal"



La jueza penal Julia Staricco tiene desde fines de junio custodia policial especial, ya que en ese momento se tomó conocimiento de una posible amenaza contra la magistrada de parte de un policía que procesó en el año 2008 en el departamento de Florida por violencia doméstica.

La Dirección General de Información e Inteligencia comenzó a investigar el caso, al tiempo que se radicó una denuncia en una sede penal de Florida, que delegó competencia hacia el juzgado especializado en crimen organizado a cargo de Néstor Valetti.

La indagatoria, de la que tomó conocimiento en forma directa el director nacional de Policía, Julio Guarteche, apunta a determinar el posible vínculo entre el policía supuesto responsable de las amenazas (que ya está identificado) con grupos de criminalidad organizada.

De hecho, y según pudo saber El País, en la investigación realizada por la Dirección General de Información e Inteligencia surgieron "indicios" que apuntan en ese sentido.

Por otra parte, en forma independiente pero coordinada, el juez penal Nelson Dos Santos investiga el incidente registrado en la noche del martes frente a la casa de la magistrada Staricco, en Pocitos.

Según informó el Ministerio del Interior, a la hora 19.40 del martes dos funcionarios policiales realizaban tareas de custodia en la puerta de la casa de la jueza Staricco desde un vehículo con vidrios polarizados cuando "se acerca un individuo de estatura alta, vistiendo campera de nylon, quien se aproxima a la ventanilla del acompañante y coloca ambas manos sobre la misma para mirar hacia el interior del coche".

El desconocido "al percibir la presencia de los ocupantes, retoma su marcha pasando por detrás del vehículo hacia la vereda. Cuando el acompañante desciende del vehículo, observa que el individuo porta un arma de fuego, por lo que le da la voz de alto", indicó el Ministerio del Interior en un comunicado.

"Concomitantemente y por la calle Charrúa de oeste a este, se acerca una moto de color blanco de alta cilindrada, que rebaja la velocidad para que el involucrado ascienda, y al pasar por donde se encuentra el custodia, le dispara con el arma de fuego, agresión que fue repelida por el policía, con su arma de reglamento. Ninguno de los policías resultó herido. Acto seguido se inicia una persecución por varias cuadras, logrando evadir la acción policial", informó el comunicado emitido por la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior.

Sin embargo, la investigación judicial sobre el episodio de la noche del martes frente a la casa de la jueza Staricco tiene versiones contradictorias, ya que según lo que sostienen los policías, ellos repelieron una agresión previa de los desconocidos. No obstante, en función de los testimonios recabados por el juez Dos Santos (entre ellos el de su colega Staricco y otros vecinos) hubo solamente dos detonaciones de armas de fuego.

La investigación sobre lo ocurrido frente a la casa de la magistrada no determinó todavía el móvil de la agresión ni tampoco hay personas identificadas co-mo posibles responsables, aunque la Policía está realizando una serie de medidas indagatorias dispuestas por el juez Dos Santos, dijeron a El País fuentes judiciales.

Robo de auto.
En el comunicado que emitió el Ministerio del Interior ayer por la mañana (antes de que el juez Dos Santos realizara las primeras acciones indagatorias sobre lo ocurrido) señaló que el incidente frente a la casa de Staricco no tiene relación con su actividad como jueza penal.

"Se presume que los individuos son ladrones de autos y el incidente no tendría vinculación directa con la magistrada. No obstante ello, el Jefe de Policía dispuso que personal del Grupo de Reserva Táctica mantenga un puesto de vigilancia frente al domicilio de la misma", señaló el comunicado del Ministerio del Interior.

"Unir el hecho a una amenaza nos parece aventurado", dijo ayer el ministro Eduardo Bonomi. "Algo a realizar contra la persona, que sería el blanco, no tiene nada que ver con actuar contra la custodia que es la que está preparada para repeler una agresión. Entonces me parece difícil que una cosa lleve a la otra", agregó Bonomi.

Por su parte, el ministro de la Suprema Corte de Justicia, Ricardo Pérez Manrique, dijo a El País que la situación registrada en relación a Staricco "es absolutamente preocupante" pero señaló que se debe brindar una posición de "prudencia" hasta que se aclare lo ocurrido. De todos modos, remarcó que es algo "totalmente excepcional".

Mientras tanto, la Asociación de Magistrados emitió ayer un comunicado en el que se solidarizó con Staricco y repudió "enérgicamente el atentado" frente a su casa.

La gremial de los jueces reclamó al gobierno "el máximo esfuerzo" para asegurar la "protección" a los jueces y a sus familias, al tiempo que anunció que pedirá una reunión "urgente" al ministro Bonomi.





CASOS DE AMENAZAS A JUECES
El 16 de abril de 2006, el entonces juez penal Gustavo Mirabal (actual magistrado de familia) denunció haber sido víctima de un atentado mientras caminaba por la rambla del Buceo junto a su cuñado. El magistrado aseguró que en esa circunstancia percibió un zumbido de bala que pasó cerca de su cabeza. Mirabal había autorizado días antes la extradición a Chile de los militares Tomás Casella, Wellington Sarli y Eduardo Radaelli, para ser juzgados en ese país por la desaparición y posterior homicidio del químico Eugenio Berríos. Antes del incidente denunciado por Mirabal, un abogado le advirtió que era "un objetivo militar inminente", debido a su decisión de conceder las extradiciones. Por ese caso, que finalmente terminó archivado, fue indagado un oficial de la Armada.

En agosto de 2013, la Policía detectó un posible plan para atentar contra el juez penal Gabriel Ohanian. La posible amenaza contra el juez, que en su momento generó gran preocupación en las autoridades del Poder Judicial, fue vinculada con un grupo dedicado a la venta de drogas en Montevideo. Ante la eventualidad de la amenaza, que fue considerada como verosímil, las autoridades policiales dispusieron una custodia especial en relación a Ohanian. Incluso, por la aparente situación de riesgo que vivía el magistrado, el director de Policía, Julio Guarteche, se reunió con los ministros de la SCJ.





0
0
0
0No comments yet