Check the new version here

Popular channels

Uruguay- Si habla el de la derecha va en cana medio gobierno




Calvo Sánchez quedó emplazado por la Justicia de Uruguay

"El caballero de la derecha" declaró hoy por primera vez en calidad de indagado



Hernán Antonio Calvo Sánchez llegando a declarar al juzgado de Bartolomé Mitre y Buenos Aires

Hernán Antonio Calvo Sánchez, el representante de la empresa Cosmo en el remate de los aviones de Pluna, declaró esta tarde por primera vez en calidad de indagado en el juzgado y quedó emplazado por la Justicia, por lo que deberá presentarse en el juzgado cuando la magistrada Adriana de los Santos así lo requiera, informaron fuentes del caso a El Observador. El empresario, que vive en España, podrá salir del país, puesto que la Justicia no interpuso medidas cautelares. Hace dos años, en setiembre de 2012, el gobierno no tenía a quién venderle los aviones de Pluna, la aerolínea de bandera que había quebrado. “El gobierno me insistía que estábamos cada vez más cerca de la subasta y me dijo si no conocía a nadie en el mundo. Entonces se me ocurrió el señor Calvo, quien tiene muchos contactos en Europa. Hablé por teléfono y le pregunté si podía averiguar de una empresa que chartea aviones. A los tres días me llamó que había una empresa buena que alquilaba aviones que era Cosmo y le dije que le enviaba todos los pliegos. Le informé al gobierno de esta empresa, o sea al señor presidente y al ministro de Transporte y de Economía. De esto hablamos 10 días aproximadamente antes de la subasta”. Esto fue lo que declaró el empresario Juan Carlos López Mena, propietario de Buquebus y BQB Líneas Aéras, en el juzgado de Crimen Organizado el 27 de diciembre de 2012.

Su gestión, en principio, dio buenos frutos. Hernán Antonio Calvo Sánchez levantó la mano, ofertó US$ 137 millones como representante de la empresa Cosmo por los siete aviones y ganó la subasta. Pero el plan comenzó a derrumbarse a las pocas horas, cuando radio El Espectador r-eveló que el verdadero nombre del oferente no era Antonio C. Sánchez, como figuraba en el documento público firmado por el escribano de la subasta, Pablo Seitún, sino Hernán Calvo. Por este “error”, el escribano fue procesado por “falsificación de documento público”. La jueza Adriana de los Santos podría ahora apuntar a Calvo como cómplice de este delito.

“El caballero de la derecha”, como lo llamó el rematador al bajar el martillo, declarará hoy a la hora 13.30 por primera vez en calidad de indagado.




Además de ese documento público, hay otras pruebas que lo comprometen. Una serie de mails que intercambió con el presidente de Cosmo antes y después de la subasta revelan que podría haber actuado como testaferro de López Mena en un plan acordado con el gobierno. “Tal como hablamos por teléfono, voy a presentar la oferta por Cosmo de los aviones de Pluna. En cuanto termine te llamo y te cuento que tal salió. Obviamente que no implica ningún compromiso para Cosmo, quizás algo a nivel mediático. Te aviso por si algún periodista llamase a tu oficina (no creo), pero en tal caso diles que tienes un funcionario en la subasta (no des nombres tampoco), y si preguntan no digas que tienes relación con Buquebus. Estamos en contacto. Te aviso apenas salga”, dice el mail que envió el 1º de octubre de 2012 a las 15:49 horas. “Acaba de terminar la subasta. Hemos ganado, Cosmo se ha quedado con los aviones por US$ 137 millones. No te preocupes, que estoy negociando para que los recompre el Estado en este mismo momento… Y se los alquilará `seguramente` a BQB”, dice otro correo, difundido por el diario El País, enviado al presidente de Cosmo ese mismo día a las 16:11 horas.





El fiscal Juan Gómez solicitó verificar si estos mails fueron enviados por Calvo. Fuentes allegadas al caso informaron a El Observador que el indagado admitirá su autoría.

En sintonía con estos mails, el presidente de Cosmo, Antonio Álvarez Hernández, envió un correo al fiscal del caso confirmando esta supuesta trama oculta tras la subasta. Sin embargo, la declaración del presidente de Cosmo aún no integra el expediente porque no ha llegado desde España, donde vive y declarará por exhorto.

Tres días después del remate, el 3 de octubre de 2012, Calvo, López Mena y el entonces ministro de Economía, Fernando Lorenzo, almorzaron en el restaurante Lindolfo, como registró un fotógrafo de El Observador. “Estábamos preocupados porque los aviones se iban, entonces me dicen que no se lleven todos. Yo hablé con el señor Calvo para que dejara unos aviones y yo se los alquilaba”, declaró López Mena. Esto, con algún matiz, era el plan inicial de Calvo al salir de la subasta. Al menos, lo que le propuso al presidente de Cosmo en un mail.

Hay, finalmente, una nueva prueba que se agregó semanas atrás sobre el vínculo entre Calvo y el dueño de Buquebus. El exabogado de López Mena, Daniel Rocca, recordó en una demanda civil y reiteró en el juzgado que el abogado de Buquebus en Buenos Aires, Horacio Martire, le dijo el 23 de mayo de 2014 que Calvo le había admitido que los correos electrónicos publicados en la prensa “eran ciertos”.

El exabogado de López Mena también declaró que ocho meses antes de la subasta, en febrero de 2012, Calvo pretendió comprar Colonia Express y solicitó abrir una nueva empresa fluvial que alquilaría barcos a Busquebus.

Sin embargo, en su única declaración en el juzgado, en mayo de 2013, Calvo negó haber operado para López Mena.



0
0
0
0No comments yet