Valeria Archimó, madrina del básquet de San Nicolás

El sábado se desarrolló la tercera edición del San Nicolás Basketball Fest y la bailarina amadrinó el evento.



El sábado se desarrolló la tercera edición del San Nicolás Basketball Fest, evento que se realiza anualmente en la ciudad del norte bonaerense para cerrar la actividad de ese deporte. Viejas glorias de cuatro clubes de la ciudad (Somisa, La Emilia, Regatas y Belgrano) se reunieron para volver a ponerse los cortos y brindarle al público una noche atractiva y emotiva.

Entre los protagonistas, estuvo el conocido empresario Guillermo Marín. El promotor de la llegada de Roger Federer a la Argentina viajó especialmente a San Nicolás para participar ya que en 1990 fue el base de Regatas de esa localidad. En la cancha del club Del Acuerdo (ex Somisa), Marín se reencontró con viejos compañeros y dirigentes.

Obviamente que Marín no viajó solo. A su lado, estuvo su novia y futura esposa Valeria Archimo, que conmovió a todos los presentes con su impactante presencia. La organización del evento recibió con muchísima cordialidad a Valeria, quien fue designada "Madrina de la Asociación Nicoleña de Básquet" y por eso, le entregaron un ramo de flores por su distinguida presencia.

Pese al calor y la humedad, la pareja se sintió muy cómoda en la ciudad de la Virgen María. Luego del evento, donde Marín recibió de regalo las camisetas de Regatas y de la Selección de San Nicolás en agradecimiento a su visita, la pareja se marchó a cenar con amigos nicoleños y luegola organización les reservó habitación en el hotel más bonito de la zona (Hotel Colonial).

"Me trataron muy bien acá en San Nicolás. Dejé gente conocida, gente amiga y gente muy querida como la familia Bengolea, que sé que están en un momento especial y quise venir a darles un abrazo", le contó el empresario al diario El Norte. No venía a la ciudad desde que dejó de jugar al básquet. "Paso por acá porque vengo mucho a Rosario a visitar a la familia Messi, pero hacía años que no entraba", señaló el hombre que trajo nada menos que a Roger Federer a jugar las exhibiciones en Tigre ante Del Potro, y además representa en latinoamérica al mejor jugador del mundo. Lejos de relajarse tras la partida de Federer, aseguró que "Ahora empiezo con la producción de una obra de teatro y con las exhibiciones con Andy Roddick (jugará con Del Potro en enero en Punta del Este y Junín), así que sigo trabajando, no paramos", concluyó.