Venezuela: 8 años de cárcel para dos manifestantes

DURA CONDENA
Se trata de dos estudiantes que participaron en las masivas marchas contra el gobierno ocurridas en febrero del 2014. Uno de ellos es hijo de un general que era chavista.




Un tribunal venezolano en el estado Aragua sentenció a 8 años de prisión a dos estudiantes detenidos hace un año durante protestas antigubernamentales. Se los acusa de haber "instigado a desobediencia de las leyes".
Se trata Raúl Emilio Baduel Caferelli y Alexander Tirado, quienes fueron detenidos en marzo de 2014 mientras protestaban en Maracay, capital del mismo estado.
El Ministerio Público, que confirmó la condena contra los dos estudiantes, difundió un comunicado donde señalaba que "los condenados lideraban una manifestación que se tornó violenta; minutos más tarde, Baduel y Tirado fueron aprehendidos y les fueron incautadas varias bombas molotov y objetos contundentes".
Sin embargo, el abogado de ambos, Mora Tosta, sostuvo que todo fue armado y que el fallo es “una vergüenza”. En el juicio, los testigos y videos de la detención de los jóvenes fueron presentados por la defensa. Estos demostraron que la versión policial estaba forjada, prueba que utilizó el fiscal del estado Aragua, Luis Verde, para imputarlos".
Uno de los detenidos, Raúl Emilio Baduel, es hijo del general Isaías Baduel, que fue ministro de Defensa de Hugo Chávez y luego opositor. Baduel había encabezado en 2002 la operación militar que rescató al líder venezolano en una base del caribe venezolano, tras el golpe de Estado.
Pero luego se desilusionó y pasó a ser un duro crítico del chavismo. Terminó encarcelado, bajo la
acusación de “sustraer de fondos públicos" pertenecientes a la Fuerza Armada. Cumple una condena de 8 años.
La manifestación por la que fue detenido su hijo y Tirado formó parte de la ola de protestas antigubernamentales que se iniciaron partir el 12 de febrero de 2014, con una marcha a la que se sumaron figuras de la oposición como Leopoldo López y que acabó ese día con tres muertos.
Los acontecimientos de aquel día marcaron el comienzo de una serie de protestas y levantamiento de barricadas en las calles en contra del Ejecutivo, que se extendieron por cerca de cuatro meses y que dejaron 43 muertos y cientos de heridos y detenidos.
Desde entonces, según la Fiscalía venezolana, aún permanecen en prisión más de 40 personas relacionadas con las manifestaciones.