About Taringa!

Popular channels

Venezuela: Cómo se dilapida un billón de dólares




Venezuela está sumida en la peor crisis económica de la historia reciente, pese a haber contado con ingresos que superan el billón de dólares (léase bien, un millón de millones de dólares) en los últimos 15 años. ¿Dónde están los resultados de esa danza de millones? ¿Acaso los vemos sembrados en el desarrollo de la industria? ¿Será que están en nuestros bolsillos, en la infraestructura vial, en los hospitales o en las escuelas? ¡Veamos los cerros, las calles! ¿Desaparecieron los ranchos, la indigencia, la marginalidad y la pobreza? ¡¿Dónde están los reales?! como dijo Luís Herrera…

De acuerdo a cifras del Banco Central de Venezuela, los ingresos petroleros 1999 – 2014 suman US$ 799 millardos, las exportaciones no petroleras arrojan otros US$ 108 millardos y el endeudamiento nuevo le agrega casi US$ 95 millardos que suman la bicoca de US$ 1,002 billones en divisas (pare usted de leer, amigo(a) lector(a), y léalo otra vez, un millón de millones de dólares. ¡Con ñapa!), con lo cual habría contado la revolución para verdaderamente cambiarle la cara al país. ¿Pero lo ha hecho? No, por el contrario, a pesar de la bonanza de divisas, se ha limitado la disposición de dólares a las aerolíneas que quizás fueron las primeras en armar el alboroto, a los laboratorios, a casi cualquier importador y a todo viajero, al punto tal que hay que ir a China más de 15 días para que le asignen al turista US$ 2,000, y para colmo les dicen que “son un beneficio”, como pa’ que no lloren mucho.
¿Y acaso esta riqueza se tradujo en ahorros, quedó en las reservas internacionales? No, tras el ballet rosado del billón de dólares, y decimos así porque se lo repartieron, quedaron ahí solo US$ 19,1 millardos. De US$ 14,7 millardos que encontró Chávez en las bóvedas del BCV, allá, a comienzos 1999, si acaso les sumó US$ 4,4 millardos. Pero, ojo, la deuda que consiguió en US$ 39,9 millardos la llevó a los US$ 134,5 millardos, o sea que aún ingresando un millón de millones de dólares, nos endeudó casi noventa y cinco “millarditos” más.
¿Pero cuánto valen las 700.000 viviendas que tanto cacarean haber entregado hasta ahora (valdría la pena contarlas)? Si comparamos con los estándares del proyecto “Minha Casa Minha Vida” de Brasil, cada unidad debería costar US$ 18,000, por lo cual “La Gran Misión Vivienda” debería significar, por ahora, una inversión de US$ 12,6 millardos, eso es 9% de la hipoteca que nos montaron, y 1% de los ingresos de la revolución. Debería sobrar el millón de millones de dólares enterito todavía. ¡¿Quién se llevó mi queso?! como dice el libro, porque de eso se trata, de un inmenso queso…
No se justifica la crisis, dadas las inmensas fortunas ingresadas por Chávez y Maduro. Hay que ser demasiado incapaz y dispendioso para –con tanto dinero– quedar pelando. ¡Ah! Pero quizás si lo reflejan las inmensas fortunas ingresadas por sus adláteres. Venezuela debió haberse catapultado en prosperidad y desarrollo. Sin embargo, la pobreza ahora alcanza el 48,4% de la población, según un estudio de cifras oficiales que realizaran la UCAB, UCV y la USB, y la economía deberá caer de nuevo este año un 7%, de acuerdo a las proyecciones del Fondo Monetario Internacional. Debimos haber quedado buchones en reservas, con un bolívar verdaderamente fuerte. Sin embargo, quedamos en la carraplana y terminamos pagando casi Bs. 280 por cada dólar que debemos procurar por debajo de la mesa, pues por arriba, no hay, como tantas cosas.
Y esto, solo viendo los billonarios ingresos en dólares. ¿Pero sabe usted a dónde van sus impuestos, si según Giordani, US$ 25.000 millones de Cadivi fueron a parar a las cuentas en la Banca Privada de Andorra, HSB en Suiza y el Banco Peravia de República Dominicana, por nombrar solo los casos sonados? Así que si le sumamos a todo lo ingresado por deuda y exportaciones lo que pagamos en IVA, una de las tasas de más altas del mundo, ISLR y aportes para-fiscales, lloramos, y debemos volver a preguntar ¡¿por Dios, dónde están los reales?!
Los faraones de Egipto dejaron sus pirámides, los griegos, la acrópolis, y los romanos, sus acueductos y grandes obras. Pero estos fanfarrones nos dejaron un Bolívar bembón, un caballito volteado, una estrella más y una “República Bolivariana” en ruinas.
0No comments yet