Check the new version here

Popular channels

Venezuela por lo menos ellos no mienten

El gobierno de Chávez-Maduro es, dentro de todo, más sincero que el de los Kirchner. Prueba de esto son las estadísticas oficiales de inflación, pobreza, indigencia



e habla de la relación entre las políticas implementadas por Venezuela y Argentina, por las ideologías predominantes, por lo fuerte de las figuras presidenciales y por la forma de expresar sus visiones de geo-política, pero no todo es igual y, en las diferencias, salimos perdiendo.

Cierto es que hay muchas similitudes: Ambos son gobiernos que dependen mucho de los precios internacionales de commodities (materia prima agropecuaria en el caso argentino, petróleo en el caso venezolano). Segundo, ambos países idolatran a sus presidentes y, a partir de estas figuras, generan un sistema político verticalista. Tercero, en el último tiempo, ambos países han sufrido de muy mala performance económica, con devaluaciones bruscas, tipos de cambio paralelos y caída de la actividad. Venezuela, que empezó con este proceso unos años antes, sufre todos estos problemas antes que Argentina, pero siempre los alcanzamos. Cuarto, el contexto social es bastante complejo, con pobreza e indigencia en niveles altísimos, colas en los supermercados y racionamiento de alimentos, en el caso venezolano, y desabastecimiento de algunos bienes en el caso argentino ya que, como dije, estamos siempre un paso atrás, pero firmes en el recorrido.

En el plano macroeconómico, ambos países son los que tienen peor performance de la región. Vale aclarar que la región es una de las que tuvo mejor performance, en promedio, en el último tiempo. Países como Perú, Chile, Paraguay y Uruguay han crecido y mejorado sus situaciones sociales en los últimos años. Lamentablemente, no fue el caso de los países liderados por los gobiernos de Chávez-Maduro y Kirchner. Estos últimos dos han escalado hasta la cima del ranking mundial de inflación, problema que ya casi fue olvidado en Latinoamérica.

Sin embargo, y aquí es donde salimos perdiendo, el gobierno de Chávez-Maduro es, dentro de todo, más sincero que el de los Kirchner. Prueba de esto son las estadísticas oficiales de inflación, pobreza, indigencia.

Mientras que la inflación en Venezuela esta asumida como un problema, aunque las causas traten de buscarse en conspiraciones y no se vean soluciones en el corto plazo, en Argentina se trata de ocultar ese flagelo, el cual sobre todo afecta a los que menos tienen, debido a la imposibilidad de estos de resguardarse en activos que no sufran del deterioro de su valor, sino que solo pueden acceder a moneda local o bienes denominados en moneda local. Ante la falta de acceso al sistema financiero, tampoco podrían resguardarse en un plazo fijo, por ejemplo, que ayudaría a reducir la perdida, aunque no toda. En Argentina se llevaron a cabo varias maniobras para ocultar la inflación: Intervención del INDEC, multas y persecución de las consultoras privadas que trataban de calcularla, eliminación de muchos de los institutos de estadísticas proviniciales o, al menos, del cálculo provincial de inflación y, por último, se trato de renovar la imagen del IPC anterior con el nuevo IPCnu que, como se vió en 2014, sigue siendo un cálculo imperfecto, ya que midió una inflación 14 puntos menor que la de los privados e institutos provinciales remanentes.

Por otro lado, el tema más grave es el ocultamiento de los datos de pobreza e indigencia. Mientras que en años anteriores, en Argentina, se trataban de “dibujar” estos datos, hace ya más de un año que el problema se eliminó de la agenda oficial. No hay cálculos oficiales de estas dos variables. Los últimos datos eran irrisorios, ya que seguían la lógica de la intervención del INDEC: embarrar la cancha, modificar datos y calcular según el IPC INDEC. Por lo insostenible que era, cuando se empezó a calcular el IPCnu, se dejaron de publicar las estadísticas de pobreza e indigencia. En Venezuela, al menos, se publican estos datos, por más altos y preocupantes que sean. Venezuela, por su parte, acepta su nivel de inflación y está feliz siendo el primero a nivel mundial.

Según datos de CEPAL, de los 18 países de la región que ellos analizan, solo 6 no publican datos para 2013: Argentina es uno de estos. De los 12 países restantes, en 11 de ellos la pobreza disminuyo y uno solo, Venezuela, experimentó un aumento. En el país gobernado por Maduro, la pobreza pasó de 25,4% a 32,1% en tan solo un año (2012-13). A su vez, la indigencia aumentó de 7,1% a 9,8%.

Tanto Venezuela como Argentina sufren los mismos problemas auto-infligidos. Caída del nivel de actividad, inflación, desabastecimiento, crisis política, pobreza, indigencia, crisis cambiarias, etc. Pero, en un aspecto están mejor: No mienten ni ocultan datos, al menos no como el actual gobierno argentino.
0No comments yet
      GIF
      New