About Taringa!

Popular channels

Venezuela se ahoga

El reciente drama que vive el diario “El Impulso” es solo un ejemplo más de la penuria generalizada que atraviesa el país.


En lo que es solo una muestra más de la debacle económica venezolana, la semana pasada, el diario venezolano “El Impulso” –diario regional que, con 110 años de fundado, es el más antiguo de ese país– anunció que hoy suspendería su circulación. Todos los esfuerzos del medio, como reducir sus páginas, no habrían rendido frutos: el periódico denunciaba no tener acceso a papel para imprimir.

El jueves, sin embargo, el diario consiguió un poco de aire: un cargamento de papel para dos semanas más. La situación de fondo, sin embargo, es la misma que tan gráficamente explicó su editor:
Nos tienen trabajando con el agua por encima de la nariz, nos dejan respirar un rato y volvemos abajo del agua.


El "Impulso” no es el único periódico que enfrenta serios problemas. Únicamente en el último mes, cuatro otros diarios regionales se han declarado en emergencia por la crisis de papel, que se origina en la dificultad de acceder a las divisas que permitirían su importación. Para la ONG Espacio Público, en el último año habrían dejado de circular más de 10 diarios y 18 estarían en riesgo de cerrar. Los únicos que parecerían estar pasando por un buen momento son los diarios oficialistas: el presidente Maduro acaba de anunciar la creación de dos periódicos más, que se suman a los cuatro que ya maneja el oficialismo. “La Vicepresidencia de Propaganda –ha dicho el mandatario mientras daba la noticia– va a activar un conjunto de brigadas propagandísticas que salgan a mover la calle, la opinión pública”.

Lamentablemente, los medios también se enfrentan a los continuos ataques a la libertad de prensa del Gobierno Venezolano. Este año, por ejemplo, el gobierno obligó a las radios y a los canales de televisión de señal abierta a transmitir más de 70 programaciones, que, con un contenido manifiestamente populista, duraron al menos 125 horas. Cuatro de ellas solo exaltaron a Chávez. Existen, peor aún, roces más “directos” entre el gobierno y los medios. En abril la SIP recogía datos del Colegio Nacional de Periodistas y del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, según los cuales desde la ola de protestas de febrero más de 100 periodistas habrían sido detenidos, amenazados, golpeados o heridos; la SIP también aseguraba que se habría ordenado el cierre de múltiples portales de Internet “lesivos a la revolución”. Nada muy diferente a lo que, el año pasado, ya alertaba la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión en las cuarenta páginas que le dedicaba a Venezuela: normas incompatibles con la libertad de expresión y numerosos periodistas detenidos y agredidos, que incluso han sido objeto de procedimientos judiciales.

El sufrimiento que viven los medios no acaba aquí. En lo que nos da una idea de la situación generalizada del país, “El Impulso” ha manifestado que otros elementos centrales de su crisis serían la dificultad de conseguir equipos y repuestos, y la caída de publicidad producto de la situación económica venezolana. Y esto, en un país con una inflación anual de más de 63%, no sorprende demasiado; no es difícil imaginarnos, pues, que los diarios también sufran los efectos del irresponsable modelo chavista.

Una de las pruebas más grandes del fracaso económico del país es probablemente la petrolera estatal PDVSA. El mal manejo de la empresa ha reducido su exportación –según cifras de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos– de 3,1 millones de barriles diarios en 1997 a 1,7 millones para el 2013. La situación de la compañía es tan grave que, por primera vez en su historia, está considerando importar petróleo ligero (insumo necesario para la exportación de su crudo). Como ha dicho la lideresa opositora María Corina Machado: “Lo lograron. El país con mayores reservas de petróleo del mundo ahora importa petróleo. Arruinaron el agro y la pesca, las industrias, la producción del café, de cemento, el turismo, el acero. Todo lo que toca este régimen colapsa. Solo quedaba el petróleo”.

Venezuela se ahoga. Y, frente al sufrimiento de millones de venezolanos causado por el gobierno, el resto de la región cierra los ojos. ¿Cómo explicar sino que el mes pasado Venezuela habría asegurado el respaldo unánime de los países de América Latina y el Caribe para lograr un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU, desde donde estaría encargado de ver temas de derechos humanos y del mantenimiento de la paz y seguridad internacional?
0No comments yet