Check the new version here

Popular channels

Víctimas de asaltos realizan “justicia por mano propia”

En los últimos 12 días hubo al menos 10 casos en los que los sospechosos de un robo fueron golpeados por los vecinos que los atraparon. La reacción de las personas que sufren un delito preocupa a las autoridades judiciales. Dos crímenes abrieron el debate.



Rubén “Bebo” Rivadeneira cayó tendido en Alfredo Palacios y Amadeo Jacques el domingo de la semana pasada, luego de recibir un disparo cuando estaba asaltando a una pareja. La persona que lo mató recuperó la libertad al día siguiente, porque la fiscala Adriana Giannoni consideró que podría tratarse de un caso de legítima defensa.

Tres días más tarde falleció Walter Maximiliano Sierra. Había ingresado al predio de un comerciante en Villa Mariano Moreno, quien declaró que tiró hacia la oscuridad al ver “un bulto” que se acercaba. La suerte del que disparó, en este caso, fue distinta. Quedó detenido acusado por homicidio simple. Esta vez, Giannoni consideró que existiría un exceso en la legítima defensa.

Ambos casos guardan similitudes, no sólo porque las víctimas eran supuestos ladrones y porque los homicidas trataron de evitar un robo. El sentimiento de “justicia por mano propia” sobrevoló durante los últimos 12 días, en el que unas 10 causas se caracterizaron por la golpiza que sufrieron los sospechosos de robos, de parte de vecinos o víctimas.

Así surge del relevamiento que realizó la Fiscalía de Instrucción de la VIII° Nominación, que estuvo de turno entre el 5 de agosto y ayer. Fuentes judiciales comentaron que hubo una decena de casos, sin contar los dos homicidios, en los que los acusados de un robo declararon que habían sido agredidos por las personas que los atraparon, quienes luego los entregaron a la Policía. En ningún caso, contaron las fuentes, hubo heridas de consideración.

“Fue llamativo el número de aprehensiones privadas, cuyos vecinos llamaron al 911 luego de golpear a los sospechosos, según contaron los aprehendidos cuando los llevaron a la fiscalía”, expresó Giannoni.

La reacción violenta de las personas que sufren algún robo preocupó a las autoridades judiciales. El miércoles a las 13, un hombre estaba siendo víctima de la sustracción de su vehículo cuando sorprendió a los ladrones, que escaparon. La respuesta del damnificado fue sacar un arma y dispararles. Una bala hirió a un hombre que circunstancialmente estaba en la zona. Afortunadamente, la herida no fue de gravedad, confirmaron fuentes judiciales. Este es uno de los casos registrados en el relevamiento de la Fiscalía VIII°.

La legítima defensa

La fiscala Giannoni explicó que no todos los casos pueden ser considerados de legítima defensa. “El Código Penal establece que tiene que haber una agresión ilegítima, una necesidad racional del medio empleado y no debe haber provocación suficiente por parte de quien se defiende”, describió la representante del Ministerio Público.

“La legítima defensa es una reacción ante una acción no provocada ni buscada (ilegítima) la cual surge de la necesidad de salvar la propia vida”, fundamentó la camarista Marta Cavallotti en un reciente fallo en el que Ramón René Medina fue condenado a nueve años de prisión por el homicidio de Daniel Eduardo Baaclini. El crimen había ocurrido el 31 de mayo de 2008 en una finca de Leales, y durante el juicio la defensora Oficial Rosario Nougués había manifestado que el imputado había actuado en legítima defensa. La sentencia contra Medina fue dividida (el juez Eduardo Romero Lascano votó en igual sentido que Cavallotti, en tanto que Carlos Caramuti consideró que había existido legítima defensa).

Por mano propia

“Desde lo humano entiendo a quienes defienden lo que es suyo y comprendo la impotencia que tienen ante estos casos. Pero como funcionario le pido a la sociedad que por favor no intervenga, sino que acuda a la Policía y que llame al 911 para denunciar cualquier tipo de amenaza o sospecha que tengan”, había manifestado esta semana el secretario de Seguridad, Paul Hofer.

Sin embargo, la reacción de las personas que son víctimas de un delito pareciera mostrar la decisión de hacer justicia “por mano propia”. Los familiares de José Antonio Peralta, el adolescente de 13 años que fue asesinado en una pelea en “Villa Vaca” el domingo pasado, no habríam querido declarar en la Policía ni en la Fiscalía. “Nos dijeron que ellos se van a ocupar de buscar justicia”, comentó una fuente de la Fiscalía de Instrucción.

En este sentido, Cavalloti definió en el fallo por el crimen de Baaclini que si no hay imposibilidad de recurrir al auxilio de la justicia pública, la “justicia por mano propia” no exime de responsabilidad penal.
0
0
0
0
0No comments yet