Check the new version here

Popular channels

Villa 31: más del 60% de los residentes son inmigrantes





La población de las villas porteñas creció un 70% en 4 años, en la Villa 31 más del 60 son inmigrantes de países limítrofes




Los datos surgen de comparar las cifras del Censo de Población Nacional del 2010 con la actualidad. Unas 270 mil personas habitan en esos asentamientos precarios. Por caso, en la Villa 31, más del 60% de los residentes son inmigrantes de países limítrofes.

















En las villas porteñas viven hoy 275 mil personas, casi un 70 por ciento más de gente que hace cuatro años, 163 mil.

El Censo Nacional de Población y Vivienda de 2010 daba cuenta de 163.000 personas viviendo en asentamientos de emergencia que se encuentran en la ciudad.

Un estudio de la Secretaría de Hábitat e Inclusión del gobierno porteño actualizó la cifra mostrando que, en la actualidad, las casi 300 villas son habitadas por unas 275.000 personas.

Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires, dijo a Cadena 3 que el incremento “tiene que ver con la migración interna: población que migra para tener cerca los puntos de referencia como el trabajo, la educación y la salud”.

“La situación se ha hecho muy crítica. Una persona que migraba en la década del 40 migraba porque iba a trabajar en una automotriz, hoy no consigue trabajo y sólo puede hacer algunas changas”, explicó.

Por caso, en la Villa 31, el 60% de los residentes son inmigrantes. “El nivel va variando, también, respecto al tema de las remesas. En este momento, el tipo de cambio no le es favorable a un inmigrante, porque el dinero que puede enviar a su familia es poco. Casi que le conviene quedarse en su país”, afirmó Arroyo.

Para el especialista en temas de hábitat, el problema es la falta de infraestructura de la Argentina. “En el 1% vive un tercio de la población del país. El desequilibrio es permanente y sigue consolidándose por falta de oportunidades”.

Arroyo opinó, además, que no ha habido políticas de estado que ayuden a solucionar el problema. “No se urbaniza, no se abren calles. Es un problema difícil, porque hay más gente que las posibilidades de organizarla. Hay que tener un banco social de tierras en Argentina, evitar la construcción donde no se puede, como en lugano, y sobre todo, reglas claras”, afirmó.

“Eso requiere recursos, pero si no lo hacemos vamos camino a un conflicto urbano cada vez mayor”, concluyó.


Delincuencia



Consultado respecto a ciertos grupos de inmigrantes que vienen al país para delinquir, Arroyo opinó: “Es un fenómeno de los últimos tiempos. La migración es un fenómeno histórico que tiene que ver con la búsqueda de la calidad de vida. Pero en los últimos tiempos hay bandas que empiezan a constituirse al rededor de la droga. La violencia y la droga son un problema social. El que vende droga no trabaja y gana más que el que lo hace”, agregó.








0No comments yet