Check the new version here

Popular channels

Vinculan a opositores con eventuales saqueos

Vinculan a opositores con eventuales saqueos




Larroque opinó que quien recurre a los piquetes “no es peronista”, poniendo en duda la filiación política de Moyano y Barrionuevo. Randazzo atacó a los ferroviarios Capitanich atacó al sindicalismo que protestó el jueves y los acusó de promover hechos similares a los que ocurrieron a fin del año pasado







El Gobierno nacional, a través de varios de sus referentes políticos, salió ayer con fuerza a minimizar el impacto que tuvo el paro nacional que, el jueves último, motorizaron las dos CGT opositores (Azopardo y Azul y Blanca) y la CTA opositora.

Como ya es costumbre, y en su habitual conferencia de prensa en Casa Rosada, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, afirmó que “no tuvo ningún impacto” el paro nacional del sindicalismo opositor, y desde el kirchnerismo denunciaron que quienes impulsaron a la protesta “son los mismos dirigentes que van a promover saqueos a fin de año”.

“No fue ni un paro general ni un paro nacional, y el sistema productivo funcionó normalmente en la Argentina”, insistió Capitanich para quitar peso a la huelga que convocaron el jefe de la CGT opositora, Hugo Moyano; su par de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, y el titular de la CTA disidente, Pablo Micheli.

Capitanich indicó que Moyano “debería preocuparse” porque el paro “no tuvo ningún impacto” y ejemplificó que en Santiago del Estero, adonde él viajó el jueves, “fue inexistente”.

Agregó que la mayoría de los empleados “no” adhirió a la huelga, porque “saben que este es el Gobierno que más defiende a los trabajadores”, y sentenció que “no fue ni un paro general ni un paro nacional”.

“El 75% de los gremios no participó de la medida de fuerza, y ese es un dato objetivo de la realidad”, indicó el jefe de ministros al citar los gremios que no adhirieron, entre los que figuró la Unión Tranviarios Automotor (UTA), por lo cual hubo colectivos para trasladar a los trabajadores.

El diputado del Frente para la Victoria, Eduardo Depetri, denunció que los referentes que impulsaron el paro nacional “son los mismos dirigentes que van a promover saqueos a fin de año”.

El dirigente consideró, en declaraciones a radio Nacional Rock, que el reclamo para modificar el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias “no justifica” la medida de fuerza que se realizó el jueves. En tal sentido, el legislador kirchnerista indicó que “sólo el 10 % de la clase trabajadora es alcanzada” por ese canon.


No fue gran cosa

En línea, el referente de la agrupación kirchnerista “La Cámpora” y también diputado nacional por el Frente para la Victoria, Andrés “El Cuervo” Larroque afirmó que el paro no fue una “gran cosa” y remarcó que “el peronismo está en el Gobierno” y no en Moyano o Barrionuevo. “No lo vi como una gran cosa, lo vi como un día más bien normal; desde el día anterior se intentó sembrar gran inquietud sobre la población y después fue un día más bien normal”, opinó. “Recurrir a los piquetes, expresa que ahí no hay nada de peronismo”, dijo.

Faltan a la verdad

El ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, acusó a los delegados gremiales del ferrocarril Sarmiento denunciados por tirar basura en vagones de “mentir”, al ratificar que “están filmados” en momentos que producían daños en las formaciones durante el paro general que realizó el sindicalismo opositor. Randazzo ratificó que solicitará a la Justicia el “desafuero” de los gremialistas que responden al delegado de la lista Bordó de la Unión Ferroviaria, Rubén “Pollo” Sobrero para que “se determinen las responsabilidades”. “No se puede convivir con este tipo de actitudes, que ni siquiera tienen una cuota de arrepentimiento. Mienten descaradamente con la complacencia e impunidad que le dan algunos periodistas y medios”, apuntó el funcionario en diálogo con radio La Red.

Sobre la huelga, Randazzo remarcó que hay que “ser respetuoso de todas las posiciones, inclusive en los reclamos, pero un paro no es una solución”.


0
0
0
0
0No comments yet