Check the new version here

Popular channels

Vladimir Putin "Argentina seguí participando"

La Argentina sueña con los Brics, pero la puerta sigue cerrada

Cistina Kirchner sueña con la palabra "Bricsa". La idea de sumar a la Argentina al grupo de países emergentes que conforman Rusia, Brasil, la India, China y Sudáfrica (Brics) no es un capricho de la Presidenta. Es un proyecto que construyó desde que recibió señales de algunos países que integran ese bloque de grandes mercados para incorporarse en lo inmediato y disfrutar de los beneficios de ese club.

En la Casa Rosada se entusiasmaron con la idea de sumarse a los Brics, luego de la invitación del presidente de Rusia, Vladimir Putin, a Cristina Kirchner para concurrir la semana que viene a la cumbre de esos países en Brasil. El optimismo oficial se potenció con algunos gestos o mensajes informales que la Argentina recibió de China y de la India.

Varios motivos movilizan al Gobierno para soñarse en el podio de este bloque de países emergentes, que hoy concentra el 25% del PBI mundial, maneja el 18% del comercio, conforma el 45% de la población mundial y ocupa la tercera parte del territorio del planeta.

En primer lugar, la inclusión de la Argentina en los Brics le daría mayor reputación al país y le abriría la puerta a nuevas inversiones.

En segundo término, Cristina Kirchner cree que el acceso a este grupo de países le permitirá recibir eventuales préstamos del Banco de Fomento que se espera conformar en la cumbre de Brasil.

No es casual que antes de esa cumbre de presidentes la Casa Rosada encomendara a sus legisladores aprobar la ley que establece la inmunidad de "los bancos centrales extranjeros a la jurisdicción de los tribunales argentinos". Esto le permitirá a la Argentina suscribir convenios internacionales para que los activos del Banco Central de nuestro país gocen de la misma inmunidad frente a eventuales embargos de tribunales foráneos.

"Si contamos con una herramienta legal para que el Banco de Fomento de los Brics nos preste dinero sin problemas, éste será un requisito más que estemos cumpliendo para sumarnos al grupo", dijo a LA NACION un funcionario de la Cancillería.

Es obvio que la eventual incorporación de la Argentina a los Brics le abrirá al país muchas puertas. "Estar en los Brics no sólo mejorará la reputación de la Argentina, sino que habría un beneficio amplio por recibir más inversiones extranjeras", expresó a LA NACION Marcelo Elizondo, titular de la consultora Dirección de Negocios Internacionales.

Claro que no toda la realidad responde a los sueños de Cristina Kirchner. La invitación de Putin a la cumbre de los Brics no se extendió sólo a la Argentina. También irán a Brasil los presidentes de la Unasur. Y no hay seguridad plena hasta ahora de que los Brics quieran sumar algún país en estos momentos. El último que se sumó fue Sudáfrica y generó bastante polémica porque sus dimensiones de población y mercado no se ajustaban a los parámetros originales del Bric.

Según analistas internacionales, la idea de la cumbre de los Brics será consolidar una estructura financiera y comercial para darle mayor empuje al que hoy tiene este grupo.

De hecho, el presidente Putin expresó que vería con agrado una alianza estratégica de Rusia con la Argentina, pero aclaró que, "por ahora", el bloque de los Brics no tiene previsto aumentar.

Juan Gabriel Tokatlian, profesor máster en derecho internacional de la Universidad Di Tella, fue determinante: "Nada insinúa que haya una invitación especial para que la Argentina se asocie al grupo Brics.

Más allá del incremento de vínculos comerciales, financieros, energéticos y militares de la Argentina con China y Rusia, cualquier decisión de Brics de incrementar sus participantes activos depende, en el caso regional, de Brasil. Y no hay indicación alguna de que Brasil promueva tal iniciativa". Hay, incluso, quienes creen que esa decisión dependerá del resultado de las elecciones previstas para octubre en ese país.

Para el embajador Miguel Velloso, que integra el Consejo Académico Argentino-Chino, la estrategia de Pekín parecería estar más encaminada en ampliar sus lazos estratégicos en América latina que en ampliar los Brics.

Es probable que haya un gesto formal hacia la Argentina en la cumbre de Brasil. Pero no será su incorporación al bloque. En las declaraciones políticas de los encuentros con presidentes de la Unasur, se prevé un apoyo a Cristina Kirchner en su embestida contra los holdouts.

Pero estos posicionamientos se encuadran en los objetivos ocultos de China y Rusia: su búsqueda por lograr una mayor presencia en América latina para contrarrestar el poder de Estados Unidos.


0
0
0
0No comments yet