Check the new version here

Popular channels

Vnla: Cerremos las universidades autonomas

Todos los millones de dólares que se pierden en esas universidades que educan para odiar al país, para despreciarlo, para desear todos los males de la tierra, para maldecir a los venezolanos que según esa clase académica somos bárbaros, bestias, feos, incivilizados.
Cada vez que hay un acto de graduación, los rectores de esas universidades autónomas les dicen a sus profesionales que ahora les ha llegado la hora de emigrar: irse para Estados Unidos o Europa, que aquí no hay nada que hacer. Que aquí no hay futuro, que el futuro está allá afuera, allende los mares, entre los catires, entre la gente que viven entre rascacielos, entre la bomba de las virguerías tecnológicas, y las creaciones incesantes de la última moda.
Entonces el gobierno nacional mantiene a millones de estudiantes, les paga profesores, alimentaciones, pasajes, tabletas, les da becas, y luego cuando se gradúan se van para el carajo, porque el país que les ha dado todo no sirve para una mierda. Y yo veos a esos profesionales en los aeropuertos soñando con esos países sublimes a donde quisieran ir a dar con sus ilusiones. Una sarta de verdaderos hijos de puta, malagradecidos, imbéciles y sin alma, sin tierra, sin país, sin padres, sin historia, muñecos imbéciles que andarán por el mundo como prostitutas de baja estofa. El otro día me encontré con tres jóvenes con esa quimera pintada en la frente y les dije: “Váyanse que ustedes aquí verdaderamente no hacen falta. Váyanse, coño y por el amor a Dios no vuelvan más. Es que no los queremos para nada. Aquí no hacen falta”.
En las Facultades de Ciencias, casi todos los profesores jubilados con doctorados que adquirieron en otros países “avanzados” se han ido como asquerosas rameras a Colombia. Y allá maldicen a nuestro país. Allá desean que llegue a Venezuela un gobernante como Álvaro Uribe Velez. Allá aspiran a que nos volvamos narcotraficantes y dominados por los paramilitares. De modo pues, que esas universidades autónomas en nuestros países se han convertidos en horribles antros de perdición, de ruina humana total: allí todo se derrocha y se pierde, y que si se cerraran para siempre el país más bien saldría ganando. Ojalá llegue un gobierno que todas los testículos necesarios diga: “¡Basta. Se acabó esta vagabundería, no hay más plata para esta desbocada producción de canallas y degenerados!”
 
0
0
0
0
0No comments yet