Check the new version here

Popular channels

Vzla: Aumentos de sueldo presionan alza del gasto público y

Aumentos de sueldo presionan alza del gasto público y la inflación




El Gobierno abre su cartera y continúa con los gastos desenfrenados. Durante 2014, el Ejecutivo ha autorizado un incremento de 68% en el salario mínimo -dividido en tres partes-, otro de 45% a los militares y uno de 43% a los trabajadores de la administración pública, que desembocan en un incremento para la liquidez monetaria.

El economista Luis Oliveros manifestó que los 28 aumentos salariales autorizados en 15 años no son motivo de celebración, sino que obedecen a un fracaso en la política antiinflacionaria, que anualizada hasta agosto alcanza el 63,4%, previo a los meses más costosos del año. “La incidencia de una medida de esta naturaleza sobre el gasto público está cantada. En los últimos años, la nómina estatal ha llegado a dos millones 600 mil empleados”.

Cómo financiar una erogación de tal magnitud, se cuestiona el economista. La respuesta es a través de la impresión de dinero por parte del BCV -liquidez monetaria-, pues difícilmente habrá recortes en otros rubros. “Al final, sólo se echa más gasolina al problema inflacionario”.

Hasta octubre, la liquidez monetaria supera el 60%, un nivel parecido al año 2013 cuando arribó a 70% por las elecciones presidenciales celebradas en abril. Tampoco hay perspectivas de que ese valor descienda durante 2015 por los comicios parlamentarios.


Salario mínimo

La más reciente de estas medidas es el aumento de 15% al salario mínimo, que viene a sumarse al 10% aplicado a partir de enero y 30% en mayo. Junto a estos se ajustó la base de cálculo de los cestatickets de alimentación de 0,5% a 0,75%.

Según Oliveros, el impacto real del incremento al salario mínimo, decretado por el presidente Nicolás Maduro, probablemente se medirá en 2015 cuando también se prevén los acostumbrados aumentos salariales. De momento, las estimaciones inflacionarias se mantienen alrededor de 75% para este año.

Aunque los cálculos inflacionarios de Gustavo Rojas, director de Polinomics, coinciden con los de Oliveros, sostiene sus dudas, pues el Banco Central de Venezuela (BCV) se encuentra en un proceso de revisión de su metodología, lo que podría incidir en una subestimación del alza de precios en el país.

Según Rojas, la mayoría de los empleados públicos no recibe salario mínimo, por lo que la medida afecta principalmente al sector privado. “La medida golpea con fuerza a las empresas, que están en una situación mucho más críticas, porque por un lado no consiguen acceso a las divisas, por el otro no pueden despedir a los empleados y están obligados a subir los sueldos, una vez más”.

Más que un incremento salarial sería un intento de compensación porque ya los precios subieron, sostuvo Rojas. “Ese aumento apenas indexa la pérdida en la capacidad adquisitiva experimentada en 2014”.


¿Para cuánto alcanza?

El salario mínimo subió 15% con el anuncio del presidente Nicolás Maduro, un ajuste que representa una diferencia de 637,71 bolívares, que al dividirse entre los 30 días promedio de un mes, da como resultado Bs. 21,25 diarios. Los economistas empiezan a catalogar al aumento como insuficiente, pues apenas alcanza para hora y media en un estacionamiento; es apenas suficiente también para un viaje de ida y vuelta en el transporte público o, a duras penas, para costear un café en una panadería. Los 21 bolívares diarios también alcanzan para comprar un agua mineral en cualquier comercio, aunque a pesar de estar regulada, a veces se consigue hasta en Bs. 25. También se pueden utilizar para comprar pan. Sin embargo, los tipos específicos son un poco más costosos. De acuerdo con Oliveros, la mejor medida para preservar el poder de comprar del salario es tener una eficaz política antiinflacionaria. “Algo que no existe en Venezuela”.
0
0
0
0
0No comments yet