Check the new version here

Popular channels

Vzla: Automotrizes no fabrican para apoyar "Guerra economica

13.500 MM US$ para las Ensambladoras, y no han tocado un motor en Venezuela





En el 2013, La industria automotriz multinacional que esta instalada en nuestro país, ha recibido hasta el mes de Octubre del corriente, la astronómica suma de 13 mil 500 millones de $ estadounidenses, para ensamblar las marcas y modelos de autos y camiones, cuyos precios de venta al publico, son los mas altos de todo el planeta tierra. Dicha cifra representa más de un tercio del total de nuestras divisas, que han sido entregadas por Cadivi al universo de las empresas extranjeras, de la burguesía criolla y de las estatales (la minoría de ese total) para la adquisición de sus materias primas, materiales directos, maquinarias y repuestos, y otros renglones importados. Este hecho, debe ser revisado y corregido por nuestro Gobierno Bolivariano, en el menor tiempo posible, para evitar tan gigantesca salida de divisas, al centro de poder imperial.

Las ensambladoras de automóviles gringas, además de formar parte de la golpista Venancham (General Motors, Ford y Chysler), y de ser unas de las protagonistas principales de la guerra económica, contra el Gobierno Popular del camarada Nicolás Maduro, trasladan a sus países de origen una mil millonaria parte, de la renta obtenida por la venta de nuestro petróleo, sin dejar a cambio, ningún desarrollo de las fuerzas productivas para nuestra patria, ya que sus plantas son instaladas en nuestro país, bajo la premisa de "Fabricas llave en mano"; es decir, que todo su equipamiento industrial viene de sus casas matrices, y los procesos de fabricación respectivos, son definidos en los manuales corporativos, de cada una de dichas ensambladoras.

Durante los 60 años que algunas marcas, tienen ensamblando vehículos en venezuela, esas empresas nunca tuvieron la intención cierta, de pasar a la segunda fase de industrialización automotriz, como lo es, el ensamblaje de motores, de cajas y de otros componentes, y obviamente tampoco tuvieron el propósito, de ir a la tercera fase de esa industrialización, la que seria la fabricación de bienes de capital, lo que consistiría en la forja y fundición de las partes automotrices en nuestra nación; es decir, que nunca han fabricado ni un pequeño motor de cuatro cilindros, no obstante la fantástica suma de dólares, que se han llevado de nuestra patria.

El método utilizado desde hace mas de sesenta años, por las poderosas ensambladoras de vehículos, para apropiarse de una cantidad inmensa de nuestras divisas, es con la venta que les hace la casa matriz (por ejemplo, Toyota Corporation) a sus filiales en Venezuela, del material directo necesario para ensamblar sus autos y / o camiones, lo que es conocido como el "CKD" por sus iniciales en ingles (en castellano, completamente desarmado). El valor de ese material, es fijado unilateralmente por la Corporación a precios altísimos, con dos propósitos fundamentales: primero, para garantizar el retorno de su Inversión en un tiempo muy corto, y en segundo termino, para elevar sus costos de producción a niveles tales, que sus actividades en Venezuela reflejen perdidas económicas, para evadir el pago del impuesto sobre la renta al fisco nacional.

Esas empresas automotrices, además de haberse llevado de nuestra patria, una inmensurable cantidad de las divisas, que recibimos por concepto de la renta petrolera (es menester recordarlo siempre), gracias a la sobre-facturación, de sus materiales directos y otros renglones importados de sus países de origen; durante decenas de años, también se han apropiado de la colosal plusvalía, que han producido los miles de trabajadores y trabajadoras, que han laborado en sus fabricas, a quienes se les ha sometido a una enorme explotación del valor de su fuerza de trabajo, ya que los tiempos de trabajo excedentes en esas factorías son sumamente altos, como consecuencia de la avanzada tecnología conque cuenta la industria automotriz.

Las empresas automotrices gringas participaron directa y activamente, a través de la pitiyanqui y parásita burguesía criolla, en la elaboración y puesta en practica del "Plan de industrialización" conocido como Sustitución de Importaciones (SI), que consistía fundamentalmente en la instalación en Venezuela de parques industriales, solo para el ensamblaje de productos terminados, en su mayoría de origen estadounidense (vehículos, cauchos, baterías, entre otros) con el propósito de colocar en nuestro país, sus excedentes de producción, garantizarle empleo a los trabajadores gringos, y por supuesto adueñarse del mercado nacional.

Es vital que el Gobierno Bolivariano de Nicolás Maduro, tome las medidas necesarias, para evitar que nuestras divisas en la cantidad otorgada hasta ahora, y eventualmente en una cantidad menor, continúen fugándose a través de la costosísima industria automotriz, sobre todo de la gringa y de la japonesa. Creo que debe revisarse con el más alto sentido patriótico, la continuidad de esas empresas en Venezuela, ya que las mismas no contribuyen en gran medida al desarrollo del país.

Considero particularmente, que deberíamos tener sistemas de transporte masivo y eficiente en todas las ciudades del país, y destinar esa inmensa cantidad de divisas para apalancar, un gigantesco programa de siembra y de industrialización de empresas de propiedad social, que sirva de base para la construcción de la sociedad socialista.
0No comments yet