Vzla: Baja oferta podría potenciar el paralelo

Baja oferta podría potenciar el paralelo




Las medidas anunciadas por el ministro de Finanzas, Rodolfo Marco Torres, y el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes, más que detener o reducir los índices inflacionarios proyectados para 2015, acelerarán su crecimiento. Se estima que la cifra se ubique sobre el 100%.

Esta afirmación fue realizada por el economista y exdirector del BCV, José Guerra, quien refirió que dicho impacto se produciría a consecuencia de la devaluación de la moneda nacional.

"Los sectores ubicados en 6,30 pasaron a 12 bolívares, y los que estaban en Sicad II, ahora van a Simadi, que se ubicará por encima de los 160 bolívares... todo esto se verá reflejado en los costos”, comentó.

A juicio del especialista se trata de la misma jugada de 2014, año en el mantuvieron las tres tasas de cambio y migraron los sectores entre estas, lo cual, en lugar de mejorar la situación cambiaria, podría intensificar la situación, si el Estado no oferta la cantidad de divisas que requiere el sector productivo del país.

Considera que lo conveniente habría sido generar una unificación de bandas. Sin embargo, se trató de una medida política, más que económica.

Sobre la relación entre el oferente y demandante, planteada para el Sistema Marginal de Divisas (Simadi), reconoció que dicho esquema es capitalista y por tanto, no corresponde a la estructura socialista planteada por el actual gobierno.

"El socialismo no tiene que ver con mercado, pero no tuvieron otra alternativa, ya que el mercado negro registraba un precio muy elevado del dólar”. Asimismo, sostuvo que con esta propuesta de cálculo y estimación de su precio, el Gobierno nacional estaría aceptando y legalizando el mercado paralelo, a objeto de hacer que baje su precio.

Dependencia de Pdvsa

Guerra indicó que el Gobierno logrará que el precio del dólar negro disminuya, siempre que oferte la cantidad suficiente de divisas que respondan a la demanda, de lo contrario, los sectores migrarán al dólar paralelo y este aumentará su valor, generando un efecto contrario a la intención de la medida.

En este sentido, apuntó que Venezuela, como país dependiente de la renta petrolera, enfrenta un cruel panorama, ante la caída del precio del barril del crudo.

El economista hizo especial énfasis en lo reducida que podría ser el oferta para el Simadi.
Por tanto, apuntó que si Pdvsa no oferta una cantidad suficiente de dólares, no habrá entonces control cambiario.

Imposible hacer estimaciones

Ante el desconocimiento cierto de los montos, Guerra refirió que no existen bases para las estimaciones.

"Hay un dólar que se sabe iniciará en 12 bolívares, pero no su límite, y su valor lo dirá el Banco Central de Venezuela, de acuerdo al mercado y sus realidades”, comentó el analista.

Sobre este respecto indicó que Pdvsa no contará con muchos bolívares y por tanto el BCV aumentará el precio del dólar de Sicad, a fin de mejorar los ingresos de la petrolera y contar con flujo de caja menor.

Poco atractivo para la inversión

Si bien el ministro Torres refirió que con este planteamiento de oferta y demanda también se estimula la participación de inversionistas extranjeros, lo cual podría potenciar la economía venezolana, José Guerra presenta sus duda al respecto.

Sostiene que Venezuela sigue siendo un mercado de incertidumbres e inestabilidad, por lo cual difícilmente algún inversionista se atreva a traer sus dólares al país.