Y aerolineas? Air France repatria marineros de la fragata




Aerolíneas Argentinas no repatrió a los marino de la Fragata por falta de aviones

Recalde aclaró que no se debió al temor de embargo de las aeronaves nacionales.



El presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, aseguró hoy que la evacuación de los cadetes de la Fragata Libertad, retenida en Ghana, no se realizó a través de la línea de bandera porque esos aviones están abocados a "vuelos regulares" y "no había disponibilidad para hacerlo en ese momento".



Se retrasa la llegada de los marineros de la fragata Libertad


Los 281 marinos ya están en camino a la Argentina. La Armada había informado que el vuelo de Air France desde Ghana llegaría a las 20.45 a Ezeiza, pero el despegue se retrasó y estaría llegando después de la medianoche.



Los tripulantes de la fragata "Libertad", retenida en Ghana desde el 2 de octubre por una demanda judicial de un fondo especulativo, salieron hoy del aeropuerto de Accra rumbo a Argentina, que sigue batallando por recuperar su buque escuela, todavía amarrado en el puerto ghanés de Tema.

La Armada había informado que el vuelo de Air France con los 281 marinos llegaría a las 20.45 a Ezeiza, pero el despegue se retrasó y estaría llegando después de la medianoche.

El avión de la compañía Air France despegó a las 18.15, hora local (15.15 de Argentina) desde el aeropuerto internacional de la capital ghanesa.

Unos 40 marinos de guerra se quedan a bordo para ocuparse del mantenimiento del buque en el puerto de Tema, en las afueras de Accra, mientras que Buenos Aires prosigue con una batalla diplomática y legal en contra de los tenedores de bonos que retuvieron la nave.

Efectivos navales, de seguridad portuaria y de la policía de Ghana restringieron el acceso al puerto el miércoles con fuertes medidas de seguridad y patrullas en la zona donde está amarrado el barco.

Durante su inesperada estadía en la costa occidental africana, los marinos salieron de compras, corrieron por la playa y jugaron al fútbol, pero el miércoles su principal tarea fue preparar el equipaje.

Los marineros cargaron sus maletas desde el buque hasta una docena de autobuses que esperaban para partir hacia el aeropuerto.

La mayor parte de los tripulantes evacuados son argentinos, pero en el grupo también hay marinos de Brasil, Chile, Ecuador, Paraguay y Venezuela. En los últimos días, varios han declarado estar ansiosos por volver a casa.

Buenos Aires se vio obligado a organizar la repatriación después de que un tribunal de Accra aceptase una demanda del fondo especulativo NML Capital, con sede en las Islas Caimán, que reclama más de 370 millones de dólares a Buenos Aires por el "default" de su deuda en 2001.

NML, una filial de Elliott Capital Management de Nueva York, compró bonos de Argentina con descuento cuando la economía del país estaba en caída libre en el año 2000. Buenos Aires entró luego en "default".

Argentina ha reprogramado y refinanciado parte de su deuda, pero los bonos en poder de los fondos especulativos se encuentran entre los asuntos sin resolver.

Según un abogado de NML, la fragata "Libertad" podría quedar liberada "mañana" si Argentina paga una fianza de 20 millones de dólares. Argentina sin embargo, no parece estar dispuesta a pagar o negociar con una empresa que considera un "fondo buitre".

El ministro de Exteriores argentino, Héctor Timerman, llamó el lunes al Consejo de Seguridad de la ONU a liberar la fragata, apelando directamente al secretario general del organismo, Ban Ki-moon.

El presidente en ejercicio del Consejo de Seguridad, el guatemalteco Gert Rosenthal, dijo sin embargo que el Consejo, formado por 15 miembros, no intervendrá dado que la disputa "no es exactamente un amenaza para la paz mundial".

Ban expresó su "esperanza de que ambos gobiernos encuentren la manera de atender el tema bilateralmente, en acuerdo con el derecho internacional, incluyendo la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, de la cual tanto Argentina como Ghana son parte".

La detención del buque, que forma parte de la flota naval de Argentina desde 1963, generó una gran controversia en Buenos Aires.

La jefa de la unidad de inteligencia militar estratégica, Lourdes Puente Olivera, presentó su dimisión por el incidente.

Su partida siguió a la del comandante de la Marina argentina, el almirante Carlos Alberto Paz. El gobierno de Cristina Kirchner también sancionó a dos altos oficiales de la Marina por la decisión de que la fragata hiciera escala en el puerto de Tema, en el este de Ghana.