Y las provincias con más femicidios son...

Buenos Aires, Salta y Córdoba, las provincias con más femicidios
La violencia de género en el 2014 se cobró la vida de 277 mujeres y más de 330 niños quedaron huérfanos, según el último informe de la ONG La casa del encuentro.




Las cifras del último informe anual de femicidios 2014 de la asociación civil La Casa del Encuentro no sólo contextualizan el drama de la violencia de género en nuestro país, sino que le agregan nombre y apellido a cientos de historias de vida de mujeres que perdieron su vida ante la ferocidad de un femicidio.

Un marco de precisión necesario que invita a profundizar el debate de las cuestiones pendientes que aún tiene el tema en el mes internacional de la mujer.

El informe actual establece que durante el año 2014 en todo el país hubo 277 femicidios en la Argentina a causa de la violencia de género más extrema y 330 niños involucrados quedaron huérfanos de madre.

Si bien estas cifras "principales" sobre femicidio son relativamente inferiores a las del año 2013, cuando se registraron 295 casos, vale decir que aquellas fueron las peores cifras desde el 2008.

Y si ahondamos en las cifras de los últimos siete años, Argentina acumuló 1.808 casos de femicidio, desde que en el 2008 "La Casa del Encuentro" comenzó con los relevamientos sistematizados sobre violencia de género y creó el observatorio de femicidios.

En diálogo con Paulino Rodrigues en Infobae TV, Fabiana Tuñez, titular de la ONG La Casa del Encuentro, destacó que estos informes se elaboran "por aquellas mujeres que quedaron sin voz" y enfatizó que "el tema ocupe un lugar destacado en la agenda pública y de la política para alcanzar una sociedad libre de violencia".

Durmiendo con el enemigo

De los datos más relevantes del informe anual de la ONG La Casa del Encuentro se desprende que, en el 56 por ciento de los casos, el presunto femicida era pareja o ex pareja de la víctima. Y que en el 20 por ciento de los casos el agresor no tiene un vínculo aparente con la víctima; mientras que en el 7 por ciento son otros familiares. Y en el 80 por ciento de los casos, las víctimas tenían un vínculo conocido con el femicida.

Según el informe, la provincia de Buenos Aires encabeza la lista con más crímenes de mujeres, con 91 casos. Completan la lista Salta, con 21 casos, y posterioremente Córdoba.

En la ciudad

Al conocerse las últimas cifras de femicidios a nivel nacional, Carolina Stanley, ministra de Desarrollo Social de la ciudad de Buenos Aires, declaró: "Tenemos que seguir trabajando y tomando conciencia de este flagelo. Como sociedad debemos hacernos cargo del grave problema que enfrentamos y de los dramáticos daños colaterales que conlleva, como los hijos e hijas que quedan sin madre y a merced de un padre violento".

Agregó Stanley: "El derecho a vivir una vida libre de violencia es fundamental para acceder a todos los derechos de la mujer".

En la ciudad de Buenos Aires la línea telefónica gratuita de asistencia social 0800-666-8537 funciona las 24 horas, todos los días del año, y brinda ayuda especializada, orientación y derivación tanto a las mujeres víctimas de violencia de género como a los niños y niñas víctimas de maltrato y abuso infantil. Y la Dirección General de la Mujer ofrece servicios de asistencia psicológica y asesoramiento jurídico las 24 horas.

Contra el femicida

Un punto pendiente que aún pesa sobre los femicidios en la Argentina es el tratamiento y sanción de una ley para quitarles la patria potestad a los femicidas. En muchos casos en los que existen hijos en común con la víctima, los huérfanos son obligados por la Justicia a establecer visitas con su "padre asesino".

Y en pos de no olvidar los "pendientes", La Casa del Encuentro nombró a su Observatorio de femicidios "Adriana Marisel Zambrano", víctima de un caso testigo que ocurrió en Jujuy en el 2008.

La Justicia jujeña condenó por ese hecho a la pareja de Zambrano, Juan Manuel Zerda, a sólo cinco años de prisión "por homicidio preterintencional". Ya con Zerda en libertad, la Justicia de Jujuy estableció un régimen de visitas de dos veces por semana para la hija que tuvieron ambos. Tanto horror sigue esperando reparación.