Canales populares

Ya Empezamos Con Las "Equivocaciones"

Denuncian al socialismo por Fraude en las PASO de Santa Fe.

Elecciones 2015. Presentación del PRO y el Frente para la Victoria.Es porque no se contó más del 10% de los votos. El gobernador lo admitió. Y dijo que los números pueden variar.



Tras las elecciones primarias a gobernador del domingo en Santa Fe, un verdadero escándalo se desató en torno al escrutinio provisorio que difundió el gobierno socialista. El PRO y el Frente para la Victoria, entre otras fuerzas opositoras, denunciaron la existencia de un fraude, porque no se contabilizó más del diez por ciento de las mesas en las que -estiman- el gobernante Frente Progresista habría sacado menos votos de los que esperaba.

El Tribunal Electoral Provincial convalidó las denuncias por irregularidades y habría comprobado que resta conocerse el resultado de 807 de las 7626 mesas en todo el territorio, de las cuales 657 no fueron informadas y otras 150 fueron desestimadas por diferentes anomalías. Fuentes de los partidos denunciantes estiman que alcanzaría a más de 200 mil votos.

El gobernador socialista Antonio Bonfatti admitió por la tarde que “los resultados podrían variar” si se cuentan esos votos durante el escrutinio definitivo, que el Tribunal iniciará hoy. Aunque minimizó el problema y lo atribuyó a “errores en los telegramas”.



El macrismo presentó la protesta por entender que podría estirar las cifras del triunfo de su candidato a gobernador en las PASO, Miguel del Sel. Y el kirchnerismo alega que puede pelearle el segundo lugar al socialista Miguel Lifschitz. Hasta protestó el radical Mario Barletta, derrotado por el socialista en la interna del gobernante Frente Progresista, al considerar que fue perjudicado para el reparto de legisladores locales. “Es un zafarrancho”, afirmó el diputado, que perdió 70% a 30% en la interna.

Todas las fuerzas opositoras advertían que se modificarían los resultados en distintas categorías: el orden en la lista de diputados y concejales, la pelea interna por alguna senaduría y hasta el número final en la compulsa por la Gobernación. Bonfatti reconoció que “no hay nada cerrado”.

También destacan que más de 400 mesas objetadas pertenecen a Rosario, bastión del socialismo, donde sus candidatos pensaban sacar amplia ventaja y el domingo no lograron el objetivo. Es el caso de Lifschitz, ex intendente, y el de su sucesora, Mónica Fein, quien ganó la interna a Pablo Javkin, de la Coalición Cívica, y con eso el Frente oficialista salió en primer lugar. Pero sacó muchos menos votos que la macrista Anita Martínez en la votación individual: perdió por 105 mil votos a 81 mil.



En el Frente Renovador, Oscar Martínez se impuso a Eduardo Buzzi por apenas 11.401 votos en el escrutinio provisorio. El ex dirigente rural cree que los números de Rosario pueden ayudarlo a revertir esa derrota. “Esto es grotesco. Ahora todo está bajo sospecha”, le dijo Buzzi a Clarín.

La semana previa a las elecciones ya había surgido una puja entre las autoridades del PRO y el gobierno local para controlar el recuento de votos. El macrismo había presentado un escrito para ser veedor en el escrutinio. En un primer momento fue aceptada la propuesta, pero 24 horas antes de las elecciones le comunicaron que no iban a poder ingresar al control. Ante esta respuesta, los dirigentes del PRO concurrieron al Tribunal Electoral con un escribano que labró un acta por la situación. A este antecedente se le sumó la rapidez del ministro de Gobierno, Rubén Galassi, para instalar el domingo a la noche que Lifchitz le había ganado 70% a 30% a Barletta y que el Fente Progresista se imponía por 1,2% al PRO.
0
0
0
0No hay comentarios