Popular channels

Yanina Latorre y Karina Jelinek, fantasías y trios

Yanina Latorre y Karina Jelinek, entre piropos y fantasías de trío
Yanina Latorre confesó en radio que elegiría a Karina Jelinek para concretar una fantasía erótica. Y la ex de Fariña le siguió el juego: "le contesto que me parece una mujer muy sexy, muy linda".

La sexualidad de Yanina Latorre da un título cada 15 días. Sus fantasías, pero también sus historias. Ya contó en Lanata sin filtro que debutó con una mujer, y ahora acaba de confesar (busquemos un sinónimo menos religioso, que no le queda) en el programa radial De caño vale doble que no se morirá sin hacer un trío. "Elijo dos mujeres, me parecen re eróticas y a los hombres los recalientan las minas", disparó. ¿Estaba pensando en ella o en su marido, Diego Latorre? No lo dijo. Lo que sí avisó fue a quién tenía en mente, al tercer participante: "Elegiría a Karina Jelinek, me encanta", admitió. Y la definió como "morocha pulposa".

Rápidos de reflejos, en el programa pusieron al aire a Jelinek. "A Yanina Latorre yo le contesto que me parece una mujer muy sexy, muy linda, y lo demás lo dejo a tu criterio", coqueteó Karina, aunque dijo sentirse un poco intimidada. ¿En qué terminará esta propuesta?

"A Yanina Latorre yo le contesto que me parece una mujer muy sexy, muy linda, y lo demás lo dejo a tu criterio", respondió Jelinek.

Lo cierto es que la menage a trois es un práctica tan vieja como fantasiosa. Y también es cierto que Yanina se ha vuelto una confirmadora de mitos eróticos. En aquél programa con Lanata contó su iniciación sexual a los 15 o 16 años en un colegio de monjas. Dijo que todas sus compañeritas pasaron por lo mismo: "La que te diga que no, miente", insistió.

Ahora no hizo más referencias que la suya, pero ya dijimos, los tríos no son exclusivos del mundo mediático. Ya contamos aquí el festejo de cumpleaños que la mujer de Jason Biggs le regaló al actor de American Pie, pero podríamos viajar al libertino mundo del arte, y contar historias como las de los pintores surrealistas Max Ernst, Paul Éluard y su entonces mujer Gala. O la del poeta l Ezra Pound, su esposa Dorothy Shakespear y su amante, la concertista de violín Olga Rudge.

Una historia milenaria que tal vez deje a Gambetita Latorre sin dormir.


LA YAPA.

0
0
0
0No comments yet