Check the new version here

Popular channels

Yo me la banco, los chinos no tienen huevos

'El Gobierno chino nos tiene miedo, no sabe qué hacer'

- Este adolescente se ha convertido en el héroe de la 'Revolución de los paraguas'

- Recuerda a Wael Ghonim, quién inspiró la sublevación en Egipto en la Primavera Árabe



Pese a la diferencia de edad, Joshua Wong y el egipcio Wael Ghonim mantienen un enorme paralelismo. Como Ghonim lo fue en la revuelta del país árabe, Wong se ha convertido en el rostro más representativo de la llamada 'Revolución de los paraguas'.

Los dos comparten una explícita devoción por el activismo social y la no violencia, y han demostrado un profundo conocimiento del impacto de las nuevas tecnologías e internet, que en la presente era pueden revelarse como un arma imbatible.

Ghonim animó a los egipcios a sublevarse desde una página de Facebook, la misma plataforma que utiliza Wong -que atesora más de 200.000 "me gusta"- para aleccionar a sus seguidores.

Pero lo más curioso es que la detención de ambos -la de Ghonim en Egipto y la de Wong en Hong Kong- se convirtió en uno de los elementos catalizadores de ambas algaradas populares.

En el caso de la ciudad china, fue el pasado fin de semana, cuando el joven de 17 años pidió de forma imprevista a los opositores que ocuparan la llamada Plaza Cívica. Algunos centenares obedecieron su consigna. Wong fue arrestado pero la imagen de la intervención policial generó una oleada de adhesiones imprevista. Miles y miles se lanzaron a las calles.

Wong nació nueve meses antes de que Inglaterra entregara el control de Hong Kong a China en 1997. Cuando sólo tenía 14 años estableció un grupo estudiantil llamado Scholarism, que muy pronto le catapultaría a la primera línea de la confrontación política con las autoridades hongkonesas, ya que ese mismo movimiento fue el adalid de las protestas del 2012 contra el intento de Pekín por imponer en la ex colonia la llamada 'educación patriótica'.

Desde esa fecha, Scholarim junto a Occupy Central ejercen como los principales referentes de la sociedad civil hongkonesa que pelea por conseguir unas elecciones libres y no restrictivas para designar en el 2017 al jefe de su ejecutivo local

-¿No le pesa la responsabilidad de haberse convertido en todo un símbolo para decenas de miles de personas? ¿Se considera el heredero de la generación que peleó por la democracia en Tiananmen?
No me siento heredero de la generación de Tiananmen. Pero si la historia ha elegido a mi generación para luchar por un futuro mejor tenemos que asumir nuestras responsabilidades. Llevamos 20 años luchando por el sufragio universal y no quiero que mi hijo, dentro de 20 años, siga organizando la ocupación de edificios gubernamentales.

-¿Pero se considera el líder de estas manifestaciones?
No puedo asumir esa responsabilidad. Tengo una gran confianza en los ciudadanos de Hong Kong, en su valor y en su conciencia política. Todo el mundo pensaba que nuestra detención marcaría el final de estas protestas. Pero no fue así. Precisamente cuando me detuvieron junto a Alex Chow y Lester Shum (jefes de filas de la Federación de Estudiantes de Hong Kong) y nos metieron en la cárcel, la gente se organizó por sí misma. Estamos hablando de que 200.000 personas salieron a las calles. Creo que es algo sin precedentes en la historia de los movimientos civiles que luchan por la democracia.

-¿Le sorprendió esta reacción?
Sí, muchísimo. Estaba en la comisaría de policía (donde pasó 40 horas) y uno de mis abogados vino y me dijo: ya han ocupado Central (el corazón financiero de Hong Kong). Dije: Uauu. Superaba todas mis expectativas.

-¿Cree que el Gobierno esta intentando ganar tiempo, esperando que los manifestantes abandonen las sentadas por cansancio?
Hay mucha gente cansada. Yo mismo. Si fuera por mí me marcharía a casa. Pero la gente sigue regresando. El Gobierno no sabe qué hacer. Nos tiene miedo. Soy optimista y creo que conseguiremos que CY (se refiere al jefe del ejecutivo local Leung Chun-ying) se vaya y que nos concedan el sufragio universal.

-¿Cuánto tiempo piensa que puede durar esta protesta?
Hace dos años mi movimiento (la agrupación Scholarism) organizó la ocupación de las oficinas del Gobierno durante 10 días para obligarles a retirar una materia de educación secundaria con la que nos pretendía lavar el cerebro. ¡Diez días sólo para retirar una materia del currículum educativo!. Pienso que serán necesarios muchos más días para incrementar la presión sobre el gobierno. Pero seguro que al menos seguiremos aquí toda esta semana.

-¿Tiene miedo de que las autoridades intenten disolver las concentraciones por la fuerza como hicieron el pasado fin de semana?
No lo sé, realmente. Espero que todos los participantes sigan apegados a los principios de la no violencia.

-¿Cree que Pekín está preocupado porque estas manifestaciones pidiendo democracia se puedan extender a otras regiones de China?
No, porque ya han bloqueado todas las noticias procedentes de Hong Kong. La información sobre lo que pasa en Hong Kong no se puede ver en el resto de China. Están más preocupados por la repercusión en Taiwán y por eso (las protestas hongkonesas) sigue siendo un asunto muy problemático y un gran motivo de presión para el Partido Comunista chino.

-¿De dónde ha sacado la inspiración para lanzarse a la política tan joven?
¿Sabe de quién? De la violencia que utilizó CY (el jefe del ejecutivo de Hong Kong). Podríamos decir que CY es el padre de la democracia de Hong Kong (habla con ironía). En realidad, no me he inspirado en nadie. Sólo en el hecho de querer un mejor futuro para Hong Kong.

-¿Es usted consciente del simbolismo de estas concentraciones?
Sí, claro. Podemos hacer historia. Queremos que Hong Kong sea la primera ciudad bajo el control de un partido comunista que adopte el sufragio universal. Estoy muy orgulloso de todos los ciudadanos que están participando en estas sentadas. Ustedes han visto como han respondido de forma pacífica a la violencia.
Pero la posible ocupación de edificios oficiales sería en última instancia un acto que obligaría a reaccionar a la policía...
No se trata de ocupar las instalaciones sino de bloquear las calles de acceso. Impedir que CY pueda entrar a trabajar.
0No comments yet