Check the new version here

Popular channels

YPF encabezaría una nueva suba en los Combustibles

Tras la aprobación de la Ley de Hidrocarburos, YPF encabezaría una nueva suba en los combustibles


Tras haber tomado como un triunfo propio la aprobación de la nueva Ley de Hidrocarburos –que fue apoyada solo por los representantes del oficialismo y rechazada por todos los bloques opositores– y a casi dos meses del último ajuste, la reestatizada YPF que comanda Miguel Galuccio tendría en las gateras la aplicación de una nueva suba en los precios de las naftas y el gasoil.



El aumento en juego será el octavo del año y oscilaría entre el 3% y 4%. Tal como ocurrió con los incrementos anteriores, las restantes petroleras que operan en el mercado doméstico –Shell, Petrobras, Axion y Oil– seguirían los pasos de YPF y también actualizarían los valores de sus combustibles.

Tras haber anticipado la medida al equipo del ministro de Economía, Axel Kicillof, las autoridades de YPF prevén llevar adelante la “remarcación” de precios en los surtidores durante la primera quincena de noviembre.

Los aumentos se extenderían a todas las regiones y los nuevos valores de la Capital Federal y la región metropolitana continuarán siendo los más bajos del país.

Pese a que la cotización del petróleo sigue cayendo en el mercado internacional, la suba en danza para los combustibles locales obedece a la estrategia de YPF de ajustar sus ingresos por encima de la inflación y del ritmo de ajuste que viene registrando el valor del dólar oficial.

En lo que va de 2014, las naftas y el gasoil acumulan un incremento que supera el 40% frente a crecimiento del índice los precios minoristas que se ubica en torno del 30%, según las mediciones de las consultoras privadas y provinciales.

En tanto, si se cotejan los precios actuales con los que estaban vigentes hace 12 meses, se observa que los aumentos promedios que implementaron las petroleras superan el 60%.

La doble combinación de los marcados incrementos que se registraron entre enero y septiembre y la situación económica recesiva, han provocado una caída en las ventas de combustibles que oscila entre el 6% y 10% con respecto a 2013.

Lejos de representar un problema para sus cajas, la reducción del consumo interno le permite a las petroleras colocar, en determinados períodos semanales, los excedentes de naftas y gasoil en el mercado internacional a valores que superan entre 20% y 30% sus ingresos locales.

Más allá de apuntalar los ingresos de YPF para que Galuccio pueda llevar adelante su plan de inversiones, el nuevo aumento que se espera en las estaciones de servicios terminará trasladándose, de una u otra manera, a los costos operativos de los principales sectores de la economía.

Junto con los usuarios particulares, las principales afectadas serán las empresas de transporte de cargas y pasajeros y las que brindan servicios logísticos que tienen a los combustibles líquidos como sus principales insumos.

Además, el retoque en los combustibles seguramente le dará otro argumento de peso a los gremios que vienen reclamando el pago de un “bono de fin de año” para contrarrestar la pérdida del poder adquisitivo que sufren los salarios por los aumentos de precios y los descuentos previstos en los aguinaldos por la incidencia del impuesto a las ganancias que el Gobierno, hasta ahora, se resiste a modificar.


EN ESTE POST, TODOS PUEDEN COMENTAR

♪♫ Magneto, Magneto, Magneto corazón, Acá tenes los pibes para la destitución ♪♫
0
0
0
1
0No comments yet