Check the new version here

Popular channels

Yuri: amor entre mujeres en el manga y anime japonés



Que los japoneses están locos, que el sushi se ha puesto de moda y que la tecnología japonesa es la más puntera del mundo, son afirmaciones, interiorizadas por la generalidad de la sociedad occidental, que nos suelen servir para encasillar en nuestro ranking de categorías a este lejano país asiático. Pero, aún hay algo más por lo que Japón ha destacado en todo el mundo, con lo que ha generado cantidades gigantescas de ingresos anuales y lo que le ha valido para conquistar a millones de personas en el planeta entero. Eso es, sin duda, su famoso género de cómic, más conocido como manga, o su adaptación audiovisual denominada anime.




La homosexualidad para la sociedad japonesa a través de la historia se ha diferenciado en su tratamiento para los hombres y las mujeres. Aunque las conductas o prácticas homosexuales no han sido, ni son prohibidas o consideradas algo ajeno a la naturaleza humana, tampoco juzgadas “pecado” por ninguna de sus religiones (excepto la católica), la cultura japonesa entiende que la vida privada debe circunscribirse a la esfera más íntima del individuo, es decir de puertas para adentro; es mejor no saber y no preguntar. De modo que muchas de las personas homosexuales, aún hoy en día, no suelen salir públicamente del armario, o incluso deciden llevar una doble vida por miedo al rechazo social, aunque en Prefacturas como la de Tokio existen leyes que prohíben expresamente la discriminación por razones de orientación sexual. Si en el caso de las relaciones entre hombres existe documentación escrita desde el siglo XI, un ejemplo de ello seria la obra “Genji Monogatori”; las relaciones amorosas entre mujeres no han corrido la misma suerte. Las lesbianas, hasta hace muy poco, no han sido invisibles en Japón, debido en gran parte al machismo predominante.




Como siempre, en el caso de mujeres y además lesbianas, todo se complica, pero a pesar de este panorama la presencia del amor lésbico se ha hecho palpable en novelas, relatos, y por supuesto en manga y anime; unas veces como argumento principal de la trama, otras con carácter secundario, en algunas ocasiones de forma explícita y en otras latente.

El anime, o en España lo que conocemos como tal, se fue introduciendo con series como Heidi, Marco y Mazinger Z a mediados de los años ‘70, cada generación ha tenido su dosis, Comando G y Candy Candy en los ‘80, Sailor Moon, Saint Seiya (más conocida como Los Caballeros del Zodíaco), Chicho Terremoto, Campeones, Ranma 1/2, Dragon ball, Doraemon y Pokémon en los ’90, de las últimas Naruto o Sin-chan. Pero éstos no son todos los ejemplos de manga o anime que existen, ni ello es solo cosa de críos, además de historias infantiles (y algunas nada infantiles que se venden como tales), hay diferentes tipos de manga y sus clasificaciones varían según la edad y sexo de las personas que lo consumen. En Japón leen manga en todas partes y a todas las edades, la venta de manga y anime supone una importante fuente de la economía japonesa.

El yuri, es la manifestación de relaciones amorosas entre mujeres o fuerte atracción entre ellas en cualquier formato (novela, relato, manga, anime, etc). Sí aclararemos que “yuri” no está relacionado con sexo explícito o pornografía, ese género de manga es denominado como “hentai”.




0
0
0
0No comments yet