Check the new version here

Popular channels

Zannini y Kicillof admitieron que los bonistas no quieren co

El ministro admitió que el proyecto de ley sólo busca mostrar voluntad de pago. Mañana será ley.



Axel Kicillof reconoció en Diputados que los bonistas difícilmente acepten cobrar sus deudas en el país y que la ley para abrir esta posibilidad sólo intenta encontrar un argumento para no considerarse en default.

El ministro de Economía fue a defender ese proyecto al plenario de las comisiones de Presupuesto y Finanzas junto a Carlos Zannini y la Procuradora del Tesoro Angelina Abbona, sólo que esta vez debió admitir que el cambio de jurisdicción no es más que para ganar tiempo. Nada cambió: el oficialismo consiguió dictamen y mañana lo sancionará.

Los diputados César Vaquié (UCR), Martín Lousteau (Suma) y Claudio Lozano (Unidad Popular) recordaron que Nación Fideicomisos difícilmente pueda implementar el canje en el país, como plantea el proyecto.

Citan el artículo 5.9 del contrato de prospecto para decir que el Banco de New York no cumplió con sus compromisos, pero las mismas cláusulas dicen que el agente fiduciario debe tener su sede central en Manhattan o en Columbia y un capital de 50 millones de dólares. Nación Fideicomisos queda acá y su capital es de 84 millones de pesos”, reiteró Vaquié a LPO.

Como nunca, cuando tuvo que responder a esta pregunta Zannini flaqueó. “Ahí es donde estamos más finitos, pero queremos cumplir con el pago antes del 30 de septiembre”.

El radical mendocino recordó que la declaración de default que tanto busca evitar Cristina, queda alcanzada por cualquier incumplimiento de contrato.

Con argumentos similares, Lousteau alertó un riesgo de default porque el proyecto pone “en un limbo” al Banco de New York, al sacarla como agente fiduciario con el argumento que no pudo efectuar el pago el 30 de junio, por decisión del juez Thomas Griesa.

En su proyecto de resolución, Lozano recordó que cualquier cambio de legislación puede ser legitimado con una asamblea de bonistas que reúna a la mayoría de los tenedores.

Kicillof volvió admitir que se trata sólo de decir que hay voluntad de pago y la esperanza de una adhesión masiva es lo menor. Ni siquiera espera que una asamblea de bonistas no necesariamente terminaría bien.

“Nuestro primer objetivo es el pago del 30 de septiembre. Los bonistas podrían rechazar la convocatoria, con lo cual sería lo mismo. Hasta donde yo sé, no es voluntad de los bonistas hacer un cambio de legislación”, dijo sin problemas.

“Queremos demostrarle a Paul Singer, a los legisladores norteamericanos y al mundo entero que Argentina tiene voluntad de pago”, se sinceró.

Aun cuando tomó de ese proyecto del Frente Renovador la posibilidad de pagar en Francia, Kicillof destrató a los legisladores de esa fuerza que lo presentaron. Sugirió que hablaba de un pago mínimo del 50% porque era la posible tenencia de bonos de Paul Singer. “Yo pensé que era del 1.5%”, enfureció luego Graciela Camaño.

Pero la principal crítica es que no explicaba como cumplir con los 200 millones de dólares a pagar el 30 de septiembre, como también que pauta un pago para a los buitres para el año próximo.

“Eso dispara la clausura Rufo”, explicó Kicillof, en referencia a la norma que obliga a igualar con los bonistas que entraron al canje cualquier oferta mejor que se le haga al resto. “Es una clausura de buena fe. Me da la sensación que se olvidaron de qué se trata”, había dicho Zannini.

El ministro de Economía se sintió cómodo peleándose con Federico Sturzenegger, proclive a pagar la sentencia. “Se dispara la rufo y todos querrán pagar. Usted exige lo que se hizo siempre: pagar, refinanciar y que se haga cargo el que sigue”, se defendió el ministro.

Cuando la oposición se había ido casi en su totalidad, motivo de una dura queja de Roberto Feletti (“Es una vergüenza. ¡Está el ministro de Economía!”) el socialismo ratificó su histórica postura por estudiar la legitimidad de la deuda, a través de Juan Carlos Zabalza.

“La mayoría de los partidos de la democracia argentina hemos tenido la convicción de que existía una importante parte de deuda que era ilegítima, por ello desde el bloque socialista hemos solicitado la creación de una comisión investigadora de la deuda externa, y consideramos importante y apoyamos que hoy se pueda conformar esa comisión”, cerró.
0
0
0
0No comments yet