Check the new version here

Popular channels

11 beneficios psicológicos de practicar actividad física

Muchos se anotan al gimnasio o comienzan un deporte u otro ejercicio para mejorar el aspecto físico. Sin embargo, la práctica regular de actividad física puede beneficiar a nuestra mente y estado de ánimo de formas muy interesantes.


Practicar ejercicio es sano para tu mente



En el último tiempo se han encontrado diversas formas en las que la actividad física aporta beneficios en las funciones cognitivas y en el bienestar mental. El psiquiatra John Ratey de la Escuela de Medicina de Harvard, autor del libro “La Ciencia Nueva y Revolucionaria del Ejercicio y el Cerebro dijo que “ejercitarse regularmente es bueno para el humor, la memoria o el aprendizaje”. Si sos de quienes dicen que no le interesa tener un buen cuerpo, prestá atención a los siguientes beneficios psicológicos que te puede traer la actividad física.

1 Genera químicos de la felicidad



La actividad física libera endorfinas, las cuales producen sensación de felicidad. Incluso, puede mejorar los síntomas de depresión. Por este motivo, los profesionales de la salud mental recomiendan el ejercicio a pacientes que padecen depresión o ansiedad. Digamos que funciona como un antidepresivo natural.
Si no te gusta moverte, pensá que no es necesario que lo hagas todos los días, con practicarlo tres veces por semana es suficiente para mejorar el estado de ánimo.


2 Reduce el estrés



¿Qué hacés cuando volvés del trabajo? ¿Te recostás a ver la tele o directamente atacás la heladera? ¿O ambas?
Después de las exigencias de la rutina diaria, lo ideal es desconectarse pero es mejor hacerlo con una actividad que realmente ayude a relajarse. El ejercicio ayuda a disminuir el estrés e incrementa la producción de denorepirefrina (noradrenalina), un químico que puede mejorar la respuesta del cerebro al estrés. Es decir, si hacés alguna actividad física tres veces por semana, vas a responder mucho mejor ante situaciones de presión y exigencia que pueden producirse en el trabajo o el estudio, por ejemplo.


3 Mejora la autoestima



El ejercicio mejora el físico, no sólo porque ayuda a bajar de peso y a tonificar sino que también aporta mayor flexibilidad y fortaleza. Estos cambios te van a hacer sentir mejor con vos mismo. Más allá del peso o la edad, la actividad física te va a ayudar a tener una percepción positiva de tu atractivo y capacidad y, en consecuencia, esto va a hacer que ganes seguridad.

4 Mejora tu forma de relacionarte



Si te sentís bien internamente y si tu estado de ánimo se ve favorecido, tu forma de relacionarte también va a mejorar. Al ganar autoconfianza, esto te va a dar más posibilidades para llegar a los demás. Además, si la actividad física que elegís se realiza en grupo, esto también te va a dar posibilidades de conocer gente y desarrollar nuevos lazos.

5 Mejora tu vida sexual



El sentirse bien consigo mismo y tener un mejor estado físico, repercute en un mejor desempeño y en un deseo renovado.

6 Alivia la ansiedad



Las endorfinas liberadas al practicar ejercicio ayudan a disminuir la ansiedad y, por ende, a generar calma en las personas que suelen sentirse “nerviosas”. Lo interesante es que este efecto perdura luego de la actividad física.

7 Previene el deterioro cognitivo



A medida que vamos avanzando en años, también van avanzando las probabilidades de sufrir el deterioro cognitivo, especialmente a partir de los 45 años. Practicar actividad física en forma regular entre los 25 y 45 años aumenta las sustancias químicas del cerebro que evitan la degeneración de las neuronas del hipocampo.
Además, realizar ejercicio durante la tercera edad, reduce el riesgo de mortalidad. El efecto protector a nivel cardiovascular de la actividad física disminuye las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular y mejora las funciones cognitivas reduciendo el riesgo de padecer demencia y enfermedad de Alzheimer.


8 Mejora tu memoria



Estar activo físicamente ayuda a la memoria y a la capacidad de aprender cosas nuevas ya que aumenta la producción de células del hipocampo, las cuales son responsables de la memoria y el aprendizaje.
El beneficio de la actividad física es de suma importancia en niños en edad escolar para que tengan un rendimiento óptimo. Pero terminar la escuela no tiene que ser una excusa para dejar de estar en movimiento. Un estudio realizado por Winter y Breitenstein (2007) encontró que la actividad física en adultos se relacionaba con la mejora en la adquisición y retención del vocabulario.


9 Aumenta tu capacidad cerebral



El ejercicio practicado en forma regular contribuye en la producción de neuronas y aumento de conexiones entre ellas. Al suceder esto, tu cerebro tiene una suerte de revitalización mejorando la capacidad de aprendizaje. En un estudio de Vaynman, Ying y Gomez-Pinilla se halló que el entrenamiento intenso aumenta los niveles de la proteína BDNF (Brain Derived Neurotrophic Factor) la que se considera que participa en el proceso de toma de decisiones, en el pensamiento y en el aprendizaje.
Ya sabés, si estudiás y te preocupás por rendir bien en los exámenes, tendrías que dedicarle algo de tiempo a la actividad física.


10 Te ayuda a ser más productivo



Schwarz y Hasson (2011) encontraron que los trabajadores que practican regularmente actividad física o deportes son más productivos y presentan mayores niveles de energía que los compañeros que tienen una vida sedentaria. Estos beneficios se incrementan si la persona se pone en movimiento durante la hora del almuerzo o antes de ir al trabajo, esta actividad ayuda a estar más alertas y activos.

11 Ayuda a conciliar el sueño



Si tenés dificultades para conciliar el sueño, practicar alguna actividad física un mínimo de tres veces por semana puede ayudarte a combatir el insomnio. Lo ideal es que intentes entrenar antes de las 18 horas ya que si lo hacés cerca del horario en que vas a dormir, puede que se produzca el efecto contrario y que te actives por demás.

Conclusión



Para practicar actividad física no es necesario que te anotes en el gimnasio más caro o que tengas que tener ropa especial para hacer algo. Con que salgas a caminar unas cuadras por día o que hagas alguna actividad en tu casa ya te estás ejercitando. Por eso, ponerse en movimiento es algo que puede hacerse de forma sencilla encontrando beneficios en la autoestima, previniendo enfermedades, mejorando la memoria, el aprendizaje, el sueño y la calidad de vida en general. Después de esto, no hay excusas para realizar algún ejercicio.
0
0
0
1
0No comments yet