About Taringa!

Popular channels

3 razones por las que tener menos significa tener más





Sigo sin ser la chica espiritual, sin embargo, soy una mujer más feliz.

Mis armarios estaban llenos de cosas: ropa, de zapatos, cajas con cosas que podría necesitar en el futuro. Nunca me llamó la atención demasiado esto hasta que un día no cabía ni un sólo alfiler más en mi armario. Tirados por ahí quedaron esos vestidos nuevos que había comprado. Había ido sola al centro comercial porque ninguna de mis muchas amigas había estado dispuesta a acompañarme. Creo que ese mismo día fue el que descubrí que en mi vida tampoco cabía nadie más y que por mucho que lo intentara, me sentía exhausta y muy sola.

No sé exactamente de donde vino la idea que tuve, no soy del tipo de chica “espiritual” (aunque no hay nada de malo con serlo, es sólo que yo no lo era). Soy una chica común que había acumulado demasiadas posesiones físicas y que tenía demasiadas personas en su vida que decían llamarse “amigos” pero realmente no lo eran.



Ese mismo fin de semana decidí que las cosas tenían que cambiar y que no iba a seguir siendo la misma persona.Un año después, mis posesiones caben en dos maletas (algo muy conveniente a la hora de viajar) y mis amigos de verdad los cuento con los dedos de una mano. No me siento triste, sino todo lo contrario: me siento feliz y plena por primera vez en mucho tiempo. Esto fue lo que aprendí el día que decidí que menos era más.

1. Cuando tienes menos le das más importancia a lo que tienes porque es más especial

Mucho de lo que tengo hoy en día tiene una carga emocional importante. No digo que lo único que importe sea ese sweater que tejió tu abuela el año pasado. Tengo muchas cosas que me he comprado también, sin embargo, no han sido compras al azar: han sido momentos especiales de mi vida. Todo lo que tengo tiene que ver con quien soy y con lo que he vivido.

2. Cuando tienes más siempre quieres más



Podía tener cientos de vestidos, zapatos, sweaters, camisetas pero nunca era suficiente. Lo que pasa es que cuando tienes mucho o hay muchas personas en tu vida que no son realmente importantes, tu atención y tus recursos se ven divididos de una forma que no hace mucho sentido. Nunca podía sentirme satisfecha con lo que tenía y eso me frustraba.

3. Cuando tienes menos es más fácil sentirte agradecido (lo importante es más evidente)

Una taza de café preparada por un ser amado a las 7 am. Un asiento vacío en el transporte público. Una sonrisa de un extraño en la calle o de un compañero de trabajo. Un almuerzo delicioso. Una tarde con personas que realmente te quieren. Un buen libro. Sea lo que sea, ahora puedo apreciarlo más, lo que hace que no me cierre ante las cosas negativas. Antes cuando nada salía como yo quería me cegaba y sentía que todo mi día se había arruinado y no lograba ver las cosas más simples. Ahora siento que soy más agradecida con todo lo que me da la vida.

¿Cómo hacerlo?

Libera espacios físicos



Olvídate de las cosas que ya no usas, como ese recipiente que no tiene tapa. (¿Qué tan probable es que la encuentres?) Es poco probable que sigas usando esa ropa que ya no te queda o esos calcetines que no combinan. Estas cosas ya no pertenecen a tu vida porque tu vida es la de una personas que no desperdicia sus recursos ni su tiempo.

Libera espacios emocionales



Aprende a perdonar a los demás, especialmente si son cosas que pasaron hace muchos años. No necesitas que ellos te contesten o que te agradezcan, sólo necesitas aceptar que todo ha pasado por una razón. Al mismo tiempo, deja ir las expectativas. Cuando tenemos ideas de lo que queremos que pase es más fácil sentirnos frustrados porque nada parece salir como esperamos.

Sigo sin ser la chica espiritual, sin embargo, soy la chica que vive más feliz y que ha descubierto que tener menos significa tener más, y que el espacio libre no siempre necesita ser llenado con más y más cosas.


0No comments yet
      GIF