Canales populares

[3] Super Soldiers Apollo

Link a la primera parte: http://www.taringa.net/posts/offtopic/18133124/Super-Soldiers-Apollo.html


CAPITULO 1: CUANDO LAS ESTRELLAS CAIGAN A LA TIERRA (parte 3)

-Mamá… -Samanta quiso hablar con su madre-.
-No… no… NO, NO, NO, NO, -la mujer se recargo en la pared para luego dejarse caer recargada hasta sentarse en el piso- … ¿porque? –solloza-.

Afuera del instituto, los padres de John lo apresuran al auto.

-¿A dónde me llevan? Aún tengo clases.
-¡Cállate! Sube al auto. –es padre estaba expulsando aire caliente por las orejas-.

Dando un acelerón, el auto tomó camino a la autopista. Un muy incómodo silencio inundaba la cabina del auto. La madre tenía la mano en la boca y apretaba fuertemente los ojos, mientras que el padre tenía el puño fuertemente cerrado en la palanca de velocidades.

-Aaahhhhh –inhala la mujer fuertemente- ¿esto no puede ser? –Rompe en llanto- no, ¿cómo puede ser?
-Yo te diré como puede ser -dijo su padre solo como un padre puede hacerlo al encontrarse furioso- lo que sucede es que este haragán se la paso todo este tiempo perdiendo las oportunidades de tener futuro brillante en sus tonterías, mientras que lentamente se acercó a su propia horca.
La madre exhalaba aún más de tristeza al oír la palabra horca.
-Felicidades Johnny, ¿ya estas feliz? ¿No era esto lo que el caballerito quería?, ¿entrar a La Armada?, ¿Qué te conviertan en una cosa que ira a matar y que lo maten apenas poniendo pie en tierra en un planeta quien sabe dónde este?, pues lo lograste, en serio lo lograste.

John sintió mucho daño en su corazón al oír la forma en que se dirigían esas palabras.

-Papá, no, no es así no fue mi intensión…
-¿Entonces que fue? ¡Caramba!...
El silencio atronó otra vez la cabina. Solo interrumpido por los pequeños quejidos de su madre.
-Mamá...
-No me hables… -solloza-.
-Jamás creí que diría esto hijo… pero… cuanta vergüenza nos has hecho cargar ahora… saliste todo lo contrario a lo que tu mamá y yo hubiéramos esperado…

John sintió la tristeza inundar su alma.
-Estoy decepcionado…

Sin siquiera ir a la guerra, John sintió como su vida de apago ahí mismo.

La explosión ocurrió.

Rompió los cristales del auto.

Por no haberse puesto el cinturón, John rebotó en el asiento trasero.

Su madre gritó horriblemente.

Su padre freno con freno de mano.

La carambola no se hizo esperar, vehículos atrás chocaron violentamente.



John levanto lentamente la cabeza, sus padres estaban desmallados. Intento despertarlos agitándolos pero no logro nada, pero se percató que respiraban difícilmente. Intento salir del abollado auto hacia la nube de polvo y humo. Al pasar por los escombros del asfalto de la carretera, la cual esta en un puente de vigas. Un tramo del puente había desaparecido. Por él se podía ver las decenas de metros que aguardan hacia una caída horrenda.

-¿Qué ocurrió?
John corrió hacia los vehículos de atrás, los cuales estaban impactados unos con otros, podía oír los alaridos de los heridos y contemplaba cuerpos embarrados en el asfalto.
-Ayuda, ayuden por favor.
Adentrándose entre las chatarras un sujeto lo detiene.
-¿Qué sucede muchacho? ¿Dónde está tu auto?
-Allá, estuvimos a punto de caer, mis padres no responden.
-Tranquilo, ya veremos que hacer
-Oigan ¿qué es eso de allá? –pregunto un tipo que cubría su frente para que el sol no le estorbara la vista-.

La pregunta se hizo evidente, una explosión destruyó un edificio aledaño, lanzando humo y escombros por todos lados. Las nubes de humo y fuego desoriento a todos los conductores y pasajeros e intentaron huir, pero John regreso al auto.

La pesadilla comenzó, varias nubes explosivas cubrieron el cielo de la ciudad, lo que sucedía es que lo que lanzaban eran municiones en racimo, misiles diseñados para desplegar municiones más pequeñas que se dispersan sin importar el diámetro ideal para dañar el objetivo


ignoren al coso que se ve ._.


Hospitales, el Palacio de Gobierno, centros comerciales, todos impactaron, ninguno falló.



La ciudad cayo en la total desesperación en un abrir y cerrar de ojos, no había lugar a donde huir. John se arrodilló junto al auto de sus padres mientras se tapaba los oídos, intentando no escuchar las explosiones, los gritos…
-¿¿¿¡¡¡QUE ESTA PASANDO!!!???



Los poderosos rugidos de los racimos se detuvieron, John se quitó las manos de los oídos e intento ver. A lo lejos se oyen como la multitud huye sin dirección en busca de refugio. Sin aviso previo fue cuando los vio.

Del cielo comenzaron a caer vagones cúbicos que aterrizaron con un impacto fuerte, un lado de los vagones se abrió para lucir en su interior una maquina aterradora. Lo que era es un robot de color gris oscuro con detalles en negro, el cual se sostiene en 3 patas con un eje en el que rodaba un neumático casi esférico en cada extremo. La cabina no tiene cabeza sino un soporte para cámaras, puede girar 180° cuyo lado derecho posee una metralla doble adosada a su brazo con manos de 4 dedos finos para trabajos delicados mientras que el lado izquierdo carga con un complejo de 6 cañones para misiles pesados adosados a un brazo igual.

La cabina aloja al piloto sostenido por la espalda con las piernas libres con aditamentos para servir de freno y acelerador, los mandos son finos cables unidos por pequeñas articulaciones para dar destreza, los cuales están adheridos como guante a las manos del usuario para manejar eficientemente los brazos.

Sin problemas, las maquinas avanzan el línea por las cuadras de la ciudad disparando a diestra y siniestra. Aplastando, ametrallando y explotando todo. De unas capsulas más pequeñas descienden humanos quienes usan un traje de goma oscuro que encima lleva una armadura blanca con adornos rojos. El casco luce un visor color dorado que cubre la cara exceptuando la boca, la cual se cubre con una especie de boquilla. Sin más los soldados quitan el seguro de sus rifles y comienzan a disparar hacia los civiles y fuerzas policíacas rezagadas. Orgullosamente en su hombro derecho llevan el escudo de la patria a la que pertenecen.



Escuchando a lo lejos el atronador ruido de la destrucción y muerte del cielo una enorme nave apareció como de rayo produciendo un ruido ensordecedor, tanto que John grito con toda su fuerza cubriéndose otra vez.



El repentino objeto ocupo rápidamente el espacio que ocupa el aire por lo que se generó una onda expansiva tan fuerte que arrasó con los edificios que se encontraban enfrente y a los francos de la proa. Inteligentemente ninguna tropa fue desplegada ahí. Los desafortunados fueron aventados con súper violencia por el aire para luego ser otra vez lanzados en dirección contraria impactando sus cuerpos con cualquier objeto.



Dado a que la autopista quedaba de costado al Super Transporte, el aire solo fastidio a los que se encontraban ahí.

-Esto está mal, Elisium está invadiéndonos –dijo un policía oculto detrás de una patrulla volcada- los Apollo no han llegado.
-Llama a más refuerzos –le gritó un compañero oculto en un callejón-.
-La ciudad está sitiada, y por aire también –apunta hacia la nave que recién llego-. Al parecer interfieren con todas las comunicaciones, no puedo hacer nada
-¿Dónde rayos están los Apollo?

Un Apollo de Elisium emboscó al policía del callejón rompiéndole el cuello mientras que al otro un bombazo lo hace volar en pedazos.

El pánico era total, lo que parecía ser un día normal, acabo siendo la peor pesadilla. Pronto un vehículo de transporte de infantería mediano se postró encima del puente en donde descienden varios Apollos blancos y disparan contra los civiles que intentan huir. Del otro lado otros civiles más corren para resguardarse pero el piloto del vehículo ya los estaba aguardando, apretó el gatillo lanzando balas de grueso calibre volviendo pedazos a todos.

Terminando de acribillar a los que corrían, los soldados blancos ahora se aseguraban de asesinar a los que se encontraran dentro de los autos ya que no querían dejar a uno vivo. Pronto llegan a donde estaba John el cual inútilmente intenta alejarse de ellos avanzando lentamente sobre su espalda, ve como el que parecía ser el capitán de equipo arroja una granada debajo del auto de sus padres y este explota.

(si el video no ha llegado al 3:40 haz una pausa, luego sigue leyendo ; ) )

Los ojos de John observaron como su último pedazo de cielo se había esfumado. Este se levanta para dar pequeñitos pasos para luego caer de rodillas sin dejar de ver el auto incendiado. Aquel sujeto quien lanzo la granada se le acercó, mientras cargaba su semiautomática. Este le apunta al pecho y espero a que John lo viera. Sorprendentemente una voz femenina salió de ese casco. Y solo le dirigió sus últimas 4 palabras:

-“lo siento… nada personal”.

Sintió como algo se alojó en su pecho, fue un golpecito que después se tornó en un impacto fuerte, pasó de ser tibio a muy caliente y sintió como si un líquido cálido lo comenzara a humedecer.

Cae al piso

Cierra los ojos






Ojala nunca despiertes…


continuara...



No se olviden comentar, compartir, dar puntos, volverlo top y disculpen las ediciones chuscas. Hasta la próxima



EPILOGO:

La ciudad esta silenciada, la noche cae lentamente mientras el humo vuelve mas oscuro el ambiente, solo se oye el chispeo de la madera carbonizándose y el golpeteo del metal expandiéndose de los autos incendiados. La desolación de una ciudad no es interrumpida por el Súper Transporte que yacía arriba suspendido en el aire.

En el puente, el cuerpo de John yace tumbado e inmóvil, ceniza negra cae a su cuerpo. Disparos se oyen a lo lejos de tiroteos por parte de remanentes...

Un Apollo negro, de traje y armadura completamente negros cuyo visor en el casco es de color ámbar, su armadura esta dañada en el pecho del lado del corazón y se acerca al cuerpo de Jonh...

-Tiene pulso.

El sujeto de voz gruesa lo carga en sus brazos y se aleja mientras se desvanece en la niebla de polvo y humo.
0No hay comentarios