Canales populares

5 formas en las que puedes enamorarte de correr





El amor y el odio están a sólo un paso de distancia.

¿Eres de las que ves gente corriendo en la calle y piensas: “Me gustaría poder hacer eso”? Tenemos un par de secretos y una gran buena noticia para ti: ¡Nadie es bueno para correr en un comienzo! Aunque muchos nazcan con las habilidades innatas y otros muchos aprendan a correr en el camino, la verdad es que todos partimos donde mismo: desde el principio. Así que si te gustaría incorporar este popular deporte a tu rutina de ejercicios pero no tienes idea por donde especial, no te preocupes, tenemos algunas respuestas para ti. Recuerda siempre consultar con tu doctor antes de incluir cualquier tipo de ejercicio.

1. Prepara tu reproductor de música con tus canciones favoritas

Una buena selección musical te ayudará mucho a la hora de empujarte a hacer cosas que no parecen tan sencillas. Correr puede parecerte monótono o hasta aburrido (eso, hasta que te vuelvas adicta, que es lo que le pasa a todos) y la música te ayudará a relajarte, divertirte e incluso distraerte de la incomodidad física que puedas experimentar en tus primeras sesiones. Existen también diferentes sitios y aplicaciones donde puedes conseguir música de forma gratuita si tienes conexión a internet en tu teléfono.

2. Pídele a una amiga o amigo que ejercite contigo

Ejercitar con alguien hace que sea más difícil decir “mejor no saldré y me quedaré cómodamente haciendo algo que me parezca más divertido,” porque al hacerlo estarías cancelando los planes con tu amiga o amigo. No es necesario que esta persona sea un corredor experimentado, sólo necesitas que tenga las ganas de salir a correr un rato contigo. Juntos pueden diseñar algún recorrido que esté en medio de ambas casas en caso de que cualquiera de los dos deba volver de improviso.



3. Consigue un plan de entrenamiento que mezcle correr y caminar

Son muchos los sitios webs en internet que han popularizado los planes de entrenamiento en línea completamente gratuitos. En general, se ofrece una variedad de planes que combinan caminar con correr y que son perfectos si estás recién comenzando o si tienes problemas con algunas de tus articulaciones, en cuyo caso necesitas aminorar el impacto del deporte. Estos planes usualmente se organizan según una cantidad específica de entrenamientos por semana y que pueden durar entre 8 a 12 semanas. Es una buena forma de ir revisando tu progreso y de ver resultados de forma segura. Advertencia: es probable que después de completar tu plan de entrenamiento quieras hacer otro.

4. Compra zapatillas adecuadas



Muchas veces compramos las zapatillas que están de moda o las que tienen los colores más lindos. La dura verdad (para tus articulaciones y piernas) es otra. Lo mejor sería que te asesores por un especialista en el tema o un doctor. Muchas tiendas donde se venden implementos deportivos específicos cuentan con un especialista, pero si este no es el caso de tu tienda más cercana, siempre puedes pedirle un consejo a tu doctor. No sólo es importante determinar que tipo de pisada tienes, sino que también averiguar si es que necesitas una amortiguación extra o un soporte mayor en los tobillos.

5. Come bien

Correr tiene algo bueno independiente de si buscas mantener tu peso o bajarlo: necesitarás muchos carbohidratos. Al correr tu cuerpo ocupará más energía y como ya sabes, la dieta del corredor tiene mucho que ver con las pastas, el arroz y las papas. Sin embargo, siempre es buena idea mantener un balance y comer carbohidratos complejos, los cuales te darán más energía, te ayudarán a correr más rápido y te harán sentir mejor. Lo mejor es añadir carbohidratos a las comidas previas a correr, por ejemplo puedes comer un poco de arroz junto a tu ensalada en la cena si durante la mañana siguiente saldrás a trotar, o comer una barra de granola y algunas frutas que te aporten azúcares por la tarde si correrás de noche.

Sea cual sea tu plan de entrenamiento, tu decisión o el tiempo que le dediques a tu nuevo deporte, debes saber que todo cambio toma tiempo. Sigue tu propio ritmo y siéntete orgullosa de formar parte de la comunidad de corredores a nivel mundial, ese grupo de personas que se ponen las zapatillas y salen a las calles sin importar si hace frío o si está lloviendo. Ahora es posible que cuando los demás te vean pasar digan “Yo también quiero ser como ella.”



0
0
0
0No hay comentarios