5 ganadores de la lotería que terminaron mal




A todos nos gustaría que nos tocara la loteria y más después de oír noticias como la del ganador que se llevó ¡137 millones de euros! El afortunado que consiguió este bote del Euromillones debe estar aun dirigiendo su suerte. Mientras tanto, el resto seguimos mirando continuamente los resultados del sorteo mientras cruzamos los dedos para que muy pronto tengamos que vernos con el problema de qué hacer con TANTO dinero.

Pero, aunque parezca mentira, algunos de los ganadores de la lotería sólo han hecho que ir de mal en peor desde que recibieron su premio. Si quieres conocer sus sorprendentes historias atentos a este top 5 de ganadores de lotería que terminaron mal.


1. Jake Wittacker: el fan del striptease.

Este estadounidense ganó 314, 9 millones de dólares en la Powerball americana. En un principio parecía que todo le iba bien, dio mucho dinero a beneficencia y a su familia pero pronto empezaron los problemas.

En 2003 le robaron 545.000 dólares que había dejado en su coche mientras acudía a un local de striptease. Cuando le preguntaron por qué llevaba tanto dinero en efectivo él respondió “Porque puedo”. En otra ocasión se detuvo a personal del mismo club de striptease por drogar a Wittaker para intentar robarle. Parece ser que este “afortunado” ganador no aprendió la lección ya que al año siguiente le volvieron a robar dinero del coche, en esta ocasión 200.000 dólares. Desde luego, a Wittaker no le gustan las tarjetas.







2. Evelyn Adams: dos veces ganadora, dos veces perdedora.

Dicen que un rayo nunca cae dos veces en el mismo sitio pero Everlyn Adams es la excepción que confirma la norma. Ganó la lotería en dos ocasiones (1985 y 1986). En total se llevó la nada desdeñable cifra de 5,4 millones de dólares pero lo de creerse la mujer más afortunada del mundo se le fue de las manos. Acabó desarrollando una ludopatía y apostando y perdiendo todo su dinero para acabar viviendo en una caravana. ¡Hay quien tienta demasiado a la suerte!







3. Rhoda Toth: la enferma imaginaria.

Se gastó su premio de 13 millones de dólares en un suspiro y poco después la acusaron de evadir impuestos. Antes del juicio su marido falleció y ella afirmó que estaba enferma de esclerosis múltiple. Quizás Toth pensó que así iba a salir indemne pero se descubrió que mentía y además fue condenada a tres años de prisión. Sin duda, Toth siempre iba con la verdad por delante.







4. Alex Ashoak: en casa del herrero, cuchillo de palo.

Ganó 500.000 dólares en una lotería organizada por una organización sin ánimo de lucro que ayudaba a víctimas de acoso sexual. Sin duda era una buena causa pero con la que parece que Ashoak no comulgaba demasiado ya que se acabó descubriendo que había acosado a dos niñas menores de 13 años. Poco después de que la noticia saltara a la luz recibió una paliza que lo llevó al hospital.







5. Luke Pittard : viaje de ida y vuelta a la comida rápida.

Este británico trabajaba en un McDonald’s cuando ganó 1,3 millones de libras. Pittard no supo invertir bien y malgastó su dinero en lujos y caprichos. Tan sólo un año y medio después volvió a trabajar en su puesto anterior. Según él lo hizo porque echaba de menos a sus compañeros. La verdad es que su excusa no cuela demasiado y se dice que en realidad su presencia en la compañía es un extraño reclamo publicitario.