Check the new version here

Popular channels

7 películas de los últimos 5 años que merecen...

7 películas de los últimos 5 años que merecen convertirse en clásicos del cine


Películas icónicas con excelentes guiones, actuaciones y direcciones que necesitan un poco más de tiempo para ser destacadas.



Lo que define a una película como un clásico no es una discusión muy común que se lleve a cabo por fanáticos del cine. Tampoco tenemos una definición autoritaria de lo que debe ser catalogado como clásico o no (y tampoco nos importa mucho porque se trata de una selección casi personal).

Sin embargo, hay algunas películas que se destacan de las demás, existen esas cintas que sabés que si las ves a cierta distancia (espacio-temporal) podes darte cuenta de que se trata de un clásico. En primera instancia, te das cuenta cuando el film rompe totalmente con las expectativas que tenías (esto puede ser un poco relativo, pero definitivamente cuenta) y además, tiene que contar con ciertas características como actuaciones memorables, un buen guión, y por supuesto una dirección que como mínimo debe ser muy prolija (se valora también mucho el trabajo de fotografía y producción).

Mas allá de que les parezcan o no clásicos (podemos disentir tranquilamente) aquí les dejo una lista de 7 películas estrenadas en los últimos 5 años que, mirando un poco con ojo crítico y a distancia podemos darnos cuenta que estamos hablando
de un clásico (yo estoy convencido de que sí, o por lo menos lo merecen).

1 Drive (2011)



El danés Nicolas Winding Rein dirige por primera vez para Hollywood y nos trae esta impecable pieza con elementos muy marcados de un film noire de los 80s con un trabajo de construcción de personajes, efectos visuales y un soundtrack digno de guardar en vinilo.

Ryan Gosling interpreta a el conductor, un protagonista sin nombre que participa en robos por la noche y trabaja como un stuntman de día, haciendo el mismo trabajo en ambos: conductor. Él es callado y enigmático y aparentemente impoluto de emociones al principio de la trama. Más adelante junto con una serie de increíbles actuaciones de la talla de Carey Mulligan, Christina Hendricks y Bryan Cranston, agregando violencia y una onza de intriga a la mezcla presenciamos un film que genera un magnetismo increíble.

Aparte del dominio visual y ojo para el detalle ahora (que lo conocemos) asociado con las películas del mismo director, "Drive" ha dividido a los espectadores desde el principio entre amantes y detractores, la película se ha convertido en un icóno por su uso de la imagen y sonido así también como una técnica de narración pura.


2 Inside Llewyn Davis (2013)



La pieza de estudio de los ya aclamados hermanos Coen sobre la escena del Folk norteamericano a principio de los años 60 demuestra que se pueden hacer películas con una historia simple sin dejar de lado el alma de contar algo que tiene profundidad ya que esta se presenta como una de los filmes mas íntimos y melancólicos del dúo.

La historia sigue a Llewyn Davis, un joven músico de Folk que no tiene casa fija, vive dando vueltas en lo de sus amigos, tocando conciertos en pequeños bares y buscando la atención de algún productor, esto sumado a su misión de entregarle un disco a un ícono de las discográficas de folk con una historia personal que entristece. A cada paso que da, nos muestra una pieza de tonos grisáceos (en el buen sentido), que no deja de lado el humor y las hermosas canciones que aparecen durante toda la película.

Con una impecable actuación protagonista de Oscar Isaac (te banco a muerte) y la performance de actores como Adam (Kylo Ren) Driver, Justin Timberlake y el legendario John Goodman y un repertorio de canciones con reversiones de los mismísimos Oscar, Adam y Justin de clásicos del folk, la película logra captar con mucho despliegue una historia que no deja de ser simple pero atrapante.


3 Blue is the Warmest Color (2013)



Adaptación de una novela gráfica de Julie Maroh, esta cinta francesa dirigida por Abdellatif Kechiche es la representación más apasionante y envolvente del primer amor que pasó por nuestras pantallas en los últimos 5 años. Para ayudar, trae consigo dos increíbles actuaciones de las actrices Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux, la primera fue llamada para recibir la Palm d'Or en Cannes junto con el director.

Con aproximadamente 800 horas de metraje, reducidas por Kechiche a los 179 minutos que conmovieron al mundo, la clara obsesión de su protagonista principal y varias escenas de sexo entre mujeres, la película logra disparar nuestras expectativas. Se sabía que siendo una historia de amor entre dos chicas estaba destinada a mover la cantidad de polémica que movió, pero ha llegado aún más lejos.

Durante tres horas, experimentamos la grandeza y melancolía de estar enamorado, que nos recuerda la histeria que viene con eso. Hay una serie de notables detalles narrativos, como se ve por ejemplo en la evolución del color a lo largo de la película. Un raro avance de una historia de amor puro y definitivamente destinado a ser recordado.


4 The Master (2012)



Como cualquier otra película de Paul Thomas Anderson, no hay mucho que se pueda explicar. Nos permite vagar por nuestras mentes, distrayéndonos con su humor feroz y sus decisiones artísticas sin límites. Para la trama, se basa en la historia de los tiempos tempranos de la iglesia de la Cienciología y su fundador L. Ron Hubbard.

Anderson, uno de los mejores cineastas de hoy, nos ha hecho creer que puede sacar una performance sorprendente de casi cualquier actor. En este caso, con su musa Philip Seymour Hoffman acompañado por Joaquin Phoenix y Amy Adams, fue fácil convertirla en una pieza muy acertada. Casi todas las escenas tienen un resplandor medio borroso generando una visión extraña no muy común en películas de Paul Thomas Anderson.

Se consideró demasiado extraña para los Oscars, ganando sólo tres nominaciones en las cuatro categorías de actuación, pero impactó a todo aquel que tuvo la oportunidad de verla, lo que hace poco probable que sea descartada en los años venideros.


5 The Social Network (2010)



Conocido por la mayoría como "La película de Facebook", es el ejemplo perfecto de lo que vamos a recordar en los próximos años cuando un nuevo genio aparezca y los avances tecnológicos más importantes entren en juego. Mark Zuckerberg tenía solamente una licenciatura de Harvard cuando comenzó la guerra con el contacto cara a cara. En 2004, en Harvard, había solamente unos cientos de usuarios. En el momento que esta película fue lanzada, ya contaba con más de 500 millones de usuarios en todo el mundo.

Como director, David Fincher nos hace obvio que es él quien está tras la cámara, tirando trucos visuales que hacen el film aún más cautivador a medida que el metraje sigue avanzando. Pero su trabajo puede verse sobre todo gracias a una gran adaptación del guión escrito por Aaron Sorkin (que ganó su respectivo premio de la Academia) escrito de una manera brillante, original, y con datos tan precisos que parecen irreales y hacen de la película sin dudas una pieza inolvidable


6 Shame (2011)



El retrato de la adicción sexual en las películas es limitado en calidad, pero estos años la temática ya ha sido honrada con la historia de Brandon (Michael Fassbender), un hombre inequívocamente triste en sus 30 y monedas que trabaja en un cubículo frente a una computadora y se convierte en un adicto al sexo. Brandon convierte el sexo en una tarea más, otra parte de su rutina. Él no muestra ninguna emoción o placer especial, por lo que su vacío es abrumador.

Explorando los rincones oscuros de la naturaleza humana Steve McQueen, el director de esta película, logra así, como en su obra anterior "Hunger" (2009), demostrar la capacidad que tiene de sintetizar cantidad de emociones en tan poco tiempo. Él guía a Fassbender hacia la apatía y además hace constante referencia al titulo de la película ("Vergüenza") en las emociones que Brandon transita. Shame es una historia humana que aparenta ser simple pero sin embargo compleja, consigue dejar una marca para esta generación y las venideras consagrándola como un clásico.


7 The Tree of Life (2011)



El naturalismo épico de Terrence Mallick es algo que todo fanático del cine debe conocer hoy en día. The Tree of Life cuenta la historia de una familia en la década de 1950 en Waco, Texas, con Brad Pitt como el padre, Jessica Chastain como la madre y tres hijos. El film ha sido comparado por los críticos con "2001" de Kubrick.

En su estreno en Cannes, los momentos finales de la película fueron eclipsados por la multitud de espectadores que sorprendieron con abucheos y carcajadas, diciendo que era una aburrida película cristiana. Esta fue la historia de un atormentado hombre de mediana edad y que en sí no puede parecer para nada fascinante, pero sin embargo ha logrado cautivar al publico por su audaz visión de nuestro universo. Logra una pura comparación entre la vida familiar y la creación y evolución de nuestro mundo.

Emmanuel Lubezki tiene uno de sus mayores logros como director de fotografía en esta película, capturando momentos muy apasionados y serios con igual gracia. Malick realiza una conducción a un mundo que resulta impecable desde todos los aspectos, y apoyándose sobre un soundtrack profundamente espiritual compuesto por Alexander Desplat que, en combinación también con la fotografía de Lubezki ha logrado impactar a los ojos de quienes la vieron por primera vez. Se
convirtió en una de las películas más reconocidas de estos años.



¿Cuál agregarías a la lista?
0
0
0
0
0No comments yet